Queremos un Gran Polo Patriótico desde las bases

En las líneas de acción política de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en su cuarta línea versa sobre como el PSUV debe ser una plataforma de desarrollo y fortalecimiento del Poder Popular, y específicamente en esta cuarta línea, se divide en varios puntos, el 5to se refiere a la constitución del Gran Polo Patriótico como una audaz política de repolarización.

Este Gran Polo Patriótico debe apostar por los cambios democráticos y revolucionarios de nuestra sociedad venezolana, rescatando el espíritu nacionalista y libertario que hace 200 años animó la lucha del pueblo venezolano para darse una Patria Libre y Soberana. Por ello, en el Plan de la Patria, en este segundo Plan Socialista Económico y Social de la Nación, con esa visión estratégica que caracterizó siempre a Hugo Chávez Frías, no es casual que el Primer Objetivo Histórico sea el de defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: La independencia nacional.

Es en ese contexto, que en mi último artículo, al cierre señalaba no serán unas simples elecciones parlamentarias las que se escenificarán en nuestro país, además de reiterar los innumerables llamados que nos formulo Hugo Chávez, cuando se presentaban este tipo de coyunturas: “Nosotros debemos estar preparados para defender la Revolución Bolivariana en cualquier escenario donde ésta plantee la confrontación”. Pero le agregaría, que es vital para dar estas batallas, y para seguir conservando nuestra independencia, que la Revolución Bolivariana conserve los espacios de Poder que ha conquistado.

Por ello, que el Objetivo Nacional, el 1.1 versa sobre la obligación que tenemos de garantizar la continuidad y consolidación de la Revolución Bolivariana, y algunos de los objetivos estratégicos y generales en este sentido, tenemos los siguientes:

1.1.1 Fortalecer a través de los procesos electorales la Revolución Bolivariana, elevando la moral y la conciencia del pueblo venezolano y de los pueblos del mundo en su lucha por la emancipación.

1.1.2 Preparar la defensa de la voluntad del pueblo, mediante la organización popular y el ejercicio democrático de la autoridad del Estado.

1.1.3 El fortalecimiento y la expansión del Poder Popular.

1.1.4 Preservar y recuperar los espacios de gobierno regional y local, para profundizar la restitución de poder al pueblo.

No podemos negar la realización de los Consejos Patrióticos Bicentenarios, los cuales se hicieron mientras el Comandante Chávez estuvo con nosotros en esta tierra; ni de los Círculos de Lucha Populares y el Vivir Bien; ni la conformación de los diferentes Consejos Presidenciales del Poder Popular de diferentes sectores, ni la inclusión de diferentes partidos y movimientos sociales dentro de la gestión de gobierno.

Sin duda, que un proceso con estas características crearía las condiciones para reunificar y, sobre todo, ampliar la base popular que sustenta a la Revolución (obreros, campesinos, pobladores, estudiantes) y para lograr alianzas con sectores patrióticos de la clase media profesional, de la cultura, del deporte y de pequeños y medianos empresarios honestos.

Este proceso de amplia planificación participativa e inclusiva a escala nacional, centrada en la lucha y en las demandas concretas de las comunidades y no en abstracciones discursivas, podría constituir, en el corto plazo, un viraje estratégico en la ampliación de la correlación de fuerzas favorables a la Revolución Bolivariana.

En el Gran Polo Patriótico, el Partido debe ser el más activo participante del gran esfuerzo de unir a los y a las patriotas venezolanos y venezolanas en la gran tarea de defender la Independencia y la Soberanía Nacional y Popular como única garantía de lograr una sociedad donde el pueblo venezolano garantice la plena satisfacción de sus necesidades humanas.

Pero, autocríticamente debemos reconocer, no hemos estado en capacidad de debatir ampliamente y aprobar un plan de construcción del Socialismo en lo concreto. Por ello, es que viejas prácticas y modos del Estado Burgués no sólo que en buena medida están vigentes, sino peor aún, están intactas. Esta falla debe el Gran Polo Patriótico corregirla de inmediato.

Pero, volviendo al tema concerniente al Parlamento y a las elecciones del año que viene, no es del todo cierto, y con todo respeto lo señalo, lo expresado por el camarada Diosdado Cabello, de que una Asamblea Nacional no puede derrocar al Parlamento, y daré a continuación los argumentos que sustentan esta aseveración que hoy hago.

En primer lugar, la campaña constituyente de 1999. Recuerdo al propio Comandante-Presidente Hugo Chávez, cuando recorrió nuestras calles, nuestros campos, nuestras minas en la campaña para la elección de los y las constituyentistas de la fórmula patriótica. Recuerdo que el Comandante decía, planteando un escenario muy improbable, pero no imposible, basándose en las tesis del Poder Constituyente originario: “Si la mayoría de los constituyentistas son de los enemigos de la Patria, ellos pueden perfectamente sacarme de aquí”. Porque los poderes constituidos deben subordinarse al Poder Constituyente. Chávez estaba clarito y le explico eso al pueblo.

El segundo supuesto que me quiero permitir plantear, es una Asamblea Nacional con cualquiera de las mayorías que plantea la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en manos de la derecha venezolana. Luego de aprobada la Ley de Presupuesto y endeudamiento para el año 2015, en sesión plenaria del día 9 de diciembre de 2014; el Presidente Nicolás Maduro, en Barinas, cuando le colocaba el “Ejecútese” a dichos instrumentos jurídicos, señalo que de no haberse aprobado el presupuesto 2015, se hubiese tenido que cerrar escuelas, centros de salud, los aportes a las Misiones se hubiesen reducido de manera considerable. Agréguele a ello, las dificultades económicas que estamos afrontando actualmente, eso hubiese contribuido a complicar aún más el panorama político y social en nuestro país.

Además de ello, recordemos que tenemos un artículo en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que es el 233, el cual establece las faltas absolutas del Presidente de la República. Una Asamblea Nacional en manos de la derecha, dependiendo del caso, pudiera cambiar la correlación de fuerzas del Tribunal Supremo de Justicia, de los integrantes del Poder Ciudadano (Ministerio Público, Defensoría del Pueblo, Contraloría General de la República), y de los rectores y rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE), ello, para poder declarar su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta mèdica designada por el TSJ y con aprobación de la Asamblea Nacional; o alegar abandono del cargo bajo cualquier pretexto o excusa, ya que nuestra Carta Magna no expresa con claridad cuando procede ese abandono del cargo. Desde la Asamblea Nacional, pudiera sabotear la labor del Ejecutivo Nacional, y propiciar las condiciones de inestabilidad política e ingobernabilidad para forzar una crisis en nuestro país (renuncia del presidente Maduro, revocatorio, golpe parlamentario al estilo Honduras y Paraguay, golpe de estado tradicional).

El tercer escenario, es que los factores revolucionarios obtengamos una mayoría precaria en la Asamblea Nacional. Me explico. En la relegitimación de los poderes del año 2000, los factores revolucionarios obtuvimos casi 100 parlamentarios y la derecha 65. Pero con los saltos de talanquera que hubo, dicha correlación quedó afectada, y al finalizar dicho período de esa primera Asamblea Nacional, la correlación quedó 83 diputados del Bloque Patriota, y 82 del Bloque de la Antipatria. Fue el período donde si uno de nuestros diputados se enfermaba y no se incorporaba el suplente, o trataban de captar a un diputado para quebrar nuestra mayoría, nos pusieron en un trance bastante complicado, en donde incluso hubo que hacer algunas concesiones. Esos diputados de derecha más los renegados, aplicaban tácticas dilatorias, se inscribían los 82 en todos los debates, lo que hizo que varias sesiones plenarias culminaran bien entrada la madrugada, para que las leyes y créditos adicionales que necesitábamos no fuesen aprobadas; a veces quebraban el quórum parlamentario, aprovechándose de la inexperiencia de algunos de nuestros diputados, entre otras maniobras de sabotaje.

En un supuesto de que en las elecciones parlamentarias del año que viene, la correlación de fuerzas quedará 83 diputados por el Gran Polo Patriótico y 82 de la derecha, le daría alguna fuerza, a pesar de ser minoría, para torpedear y sabotear la labor de nuestro parlamento, y forzar condiciones de ingobernabilidad y caos, para dar al traste con la Revolución Bolivariana.

Por ello, es que para el año que viene, debemos ir en una alianza perfecta en todos los circuitos y en las listas para estas elecciones a la Asamblea Nacional por parte del Gran Polo Patriótico. Queremos un Gran Polo Patriótico en la calle, junto al pueblo, combatiendo junto al pueblo contra el burocratismo, la corrupción, la guerra económica, los asesinatos selectivos, las guarimbas, y cualquier otra forma de desestabilización y sabotaje.

Creo que nuestros candidatos y candidatas a la Asamblea Nacional por el Gran Polo Patriótico deben ser electos y electas desde las bases y no por las cúpulas de los partidos que lo conforman. ¿Qué si estas elecciones de base puedan meter su cuchara gobernadores, alcaldes e integrantes de los poderes constituidos? Pues, déjenme decirles que no hay metodologías perfectas, y todas tienen sus riesgos, sus pro y sus contra, pero me parece que el método de elección por la base es uno de los más democráticos, y que antes de dichas elecciones de base, esto vaya acompañado de una campaña interna de altura de los diferentes precandidatos y precandidatas.

Bueno, estas son algunas reflexiones, esbozo de posibles escenarios, e ideas preliminares de cara a poder obtener un triunfo importante en la batalla político electoral que se nos avecina el año que viene.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1850 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a199749.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO