Divorcio entre el proyecto y el proceso Bolivariano

El Proyecto socialista bolivariano y el Proceso político bolivariano, son dos conceptos bien distintos, el primero establece las bases conceptuales y teóricas que definen el rumbo de la revolución venezolana a ser desarrollada en el siglo XXI, posee como referentes al marxismo, el humanismo, el cristianismo, el pensamiento de los dos Simones (Bolívar, Rodríguez) y Zamora, el indigenismo y la contribución de muchos pensadores y autores revolucionarios de Suramérica y el Caribe, incluidos políticos e intelectuales revolucionarios nuestros, y por supuesto el legado en materia política y ética que nos dejo el comandante eterno Hugo Chávez Frías; mientras el Proceso, lo constituye la acción y gestión del Gobierno bolivariano y el Partido (PSUV) en muchos casos se evidencia el divorcio entre el Proyecto y el Proceso referidos, lo cual pone en riesgo la permanencia de nuestro Proceso político bolivariano, además de la incongruencia que supone el mencionado divorcio, debemos agregar las amenazas externas (oligarquía parasitaria y depredadora, imperialismo y sus lacayos) e internas (infiltrados, corruptos y burocracia ineficiente), que se han venido incrementando progresivamente.

Sectores críticos como Marea Socialista, y otras tendencias del PSUV, y del Polo Patriótico, así como muchas individualidades comprometidas con el Proyecto Bolivariano hemos venido alertando al efecto, sobre las inconsistencias y las amenazas presentes que revisten peligrosidad y que pudieran reversar el Proceso instaurado por voluntad popular, expresada democráticamente desde hacen 15 años, forjado por el Pueblo venezolano y nuestro gran líder Hugo Chávez Frías.

Entendemos que sólo con la elevación de la conciencia política del pueblo venezolano, con el fortalecimiento del poder popular organizado y la crítica constructivas y propositiva que conlleve a las rectificaciones necesarias de la gestión del Gobierno será posible brindar al Proyecto y el Proceso revolucionario, socialista y bolivariano, también entendemos que el PSUV, como principal, pero no única plataforma partidista de apoyo al Gobierno, debe ser expresión de verdadera democracia participativa y protagónica, y no un instrumento manejado por cúpulas desde las instancias del Gobierno al servicio de factores o grupos de poder, que intentan confundir al pueblo chavista entre la defensa del proyecto con la defensa de los cargos.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1276 veces.



Mariano Crespo Colina

Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista.

 mcrespo48@yahoo.es      @dialogoambiente

Visite el perfil de Mariano Crespo Colina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: