Ex revolucionarios traidores

Lo peor que puede ocurrirle a quien siendo joven fue revolucionario, es llegar a la adultez y transcurrir el resto de su vida siendo la negación viviente de sus principios ideológicos originales con tal de preservar prebendas y parcelas.

Lenin planteaba la imposibilidad de que un verdadero revolucionario pudiera mantenerse en un gobierno burgués, tales alianzas son contra natura e inviables a menos que se trate de un histrión que se mimetiza o permanentemente cambie de color.

En Venezuela y América Latina, antiguos partisanos del marxismo terminaron siendo bufones del sistema burgués y su engreída cultura, con tal de envejecer en cargos burocráticos.

Lo que gobiernos burgueses no lograron con represión y balas, lo hicieron con dádivas y concesiones. Lograron corromper a los revolucionarios.

En tiempos de revolución social y gobiernos que prestan apoyo, los ex revolucionarios son los opositores más implacables. Obsequian desprecio al mérito y prestigio notorios de quienes en forma impoluta siguen la senda de la revolución. Esos que renunciando a las ventajas o prebendas de cúpulas privadas o públicas, bregando por una sociedad mejor.

En política el fin no justifica los medios, no hay política revolucionaria que pueda ejercerse sin lealtad, sin moral, sin solidaridad ni respeto a quienes te dieron la mano. Toda otra política es contrarrevolucionaria y debe ser denunciada.

En verdad las aparentes alianzas antinaturales entre derechas e izquierdas, son abrazos entre dos derechas con maquillaje distinto. Por eso los ex revolucionarios traicionan a sus camaradas ya que les irrita ver en ellos la perseverancia de luchar por una revolución social nutrida de dignidad, idealismo y causas justas.

Mediante procesos materiales, que no legales, sacarán del juego a sus camaradas revolucionarios porque así lo negociaron con sus secuaces de la derecha extrema. Mentir, simular que nada pasa, es esencial para el triunfo de la traición y confinar al estado de indefensión absoluta a la víctima de la vendetta.

Violar el debido proceso del imputado es vital para la eliminación política, sin derecho a ser oído ni participar en los foros donde se les acusa, al final, el resultado producido es la marginación del revolucionario, pero debe parecer casualidad para que no aparezcan victimarios y haya impunidad.

El único que enfrenta abiertamente los delitos burgueses nacional e internacionalmente, es el revolucionario que la cúpula fascista debe eliminar pues su actividad le en rostro a los revolucionarios su cualidad de renegados, oportunistas y acomodaticio. La cabeza del revolucionario es la única que vale para pactos electorales y aspiraciones políticas burguesas.

Se ha podrido la academia, invadida por fantasmas opacos que odian a las estrellas que brillan. No podrán quitarle ni su prosperidad ni su fama. Y al final Robespierre, de tanto cortar cabezas, será el próximo decapitado. La moral revolucionaria será quien derrote a la desvergüenza reformista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5011 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: