Aporrea y Jesús Silva, los más perseguidos dentro del chavismo

La revolución ganó la elección presidencial de 2018. Ya no me digan que mi sinceridad genera peligro a la revolución. Ahora voy a hablar desde la autocrítica revolucionaria.

¿es más fácil dialogar con ex adecos, ex copeyanos, ex terroristas guarimberos, ex militantes de partidos fascistas, abogados que demandaron a Chávez y lo llamaron asesino, entre otros oportunistas que jalan, pero es imposible dialogar con chavistas de a pie que no jalan?

Ejemplo: www.Aporrea.org no tiene bozal de arepa, expresa críticas revolucionarias y no hay forma de callarla a pesar de amenazas y difamaciones de poderosas élites intolerantes. Venezuela sabe quién es Aporrea.org

Yo tampoco tengo bozal, magnates de derecha y de izquierda no tienen nada que darme ni yo nada que pedirles. Si un día el 1% de espacio libre se cierra y el arbitrario bloqueo mediático llega al 100℅, pues ni modo, diré gracias a quien me dio la mano, y seguiré mi rumbo escribiendo en las paredes con mi propia materia prima como lo hizo el Marqués de Sade en su dramática etapa final. Soy terco como él.

El país me conoce. Ver video: ¿Quién es Jesús Silva?

Los hechos hablan más que las palabras (calumnias). Si los perros ladran es porque cabalgamos

Yo discrepo de mucha gente que escribe en Aporrea, sobre todo porque, junto con Maduro y Diosdado, he sido el personaje más atacado por ciertos columnistas. Obviamente M y D son políticos poderosos y yo simplemente soy una partícula del universo sin poder político ni económico, sencillamente soy un chavista de a pie.

Pero en esencia, yo respeto y valoro positivamente a Aporrea como plataforma libre y plural del pueblo revolucionario. Ojalá otros medios siguieran su ejemplo tolerante.

En este contexto, Aporrea sigue siendo socialista porque lucha contra el capitalismo, ella públicamente apoya la lucha de los obreros frente a los atropellos que acontecen en empresas del sector privado y público.

Aporrea sigue siendo antiimperialista porque está contra la dominación yanqui, ella públicamente apoya a los patriotas venezolanos que rechazan el bloqueo económico y la invasión militar gringa.

Aporrea sigue siendo defensora de la ética revolucionaria porque combate contra el burocratismo y la corrupción, ella públicamente apoya las denuncias del pueblo ante irregularidades que afectan el patrimonio nacional.

Aporrea sigue siendo popular y comunal porque públicamente apoya las nuevas formas de organización en comunidades humildes que tratan de desarrollar una democracia participativa y protagónica donde el poder popular tenga fuerza y no dependa de los burócratas.

Todas estas posiciones ideológicas y políticas que caracterizan a Aporrea, yo las comparto en su teoría y las ejerzo en su práctica. Son estas posiciones las que nos hacen chavistas.

Irónicamente ser chavistas sin ataduras con grupos de poder nos convierte en blanco de una feroz cacería de brujas, mucho se ha hecho por eliminarnos de la opinión pública.

Miles de dólares se han invertido por hackear y destruir la plataforma de Aporrea de internet. Cifra parecida y mucho lobby (chisme de oficina en oficina) se ha gastado en bloquear a Jesús Silva en todos los medios de comunicación, potencias políticas y económicas se han dedicado a este acto de cobardía, bajeza y desprecio a la pluralidad que tanto profesan en televisión. Ahora intentan asesinarme electrónicamente mediante la eliminación de mi cuenta Twitter. Lucen desesperados por culpa de un insignificante comunicador chavista sin acceso a horarios estelares televisivos.

Pero si persecución, bloqueo mediático, y difamación son el precio que hay que pagar por no jalarle mecate a caudillos engreídos, si nos odian simplemente por dedicarnos a trabajar como revolucionarios de acciones concretas (y no de relaciones públicas), pues bienvenido sea ese alto precio.

Ojalá que la reelección de Maduro para gobernar seis años más sea tiempo suficiente para que cierta gente entienda que si un chavista de a pie no te jala, eso no significa que es tu enemigo o que esconde un puñal. Que cese la cacería de brujas, el sectarismo y la desconfianza, que triunfe la libertad de expresión, la unidad revolucionaria programática, y la tolerancia a la diversidad dentro del chavismo y fuera de él.

Somos chavismo de a pie, no pedimos pan, sino respeto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4526 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Silva R.

Jesús Silva R.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a263871.htmlCd0NV CAC = Y co = US