La dialéctica actual ¿partirá la liga?

Esta semana, las movilizaciones reales y virtuales con marchas, contramarchas, antecedidas, transversalizadas e impulsadas por matrices comunicacionales antagónicas, manifiestas en esos novedosos ciento cuarenta caracteres que a veces rayan en la vacuidad, tuvo como corolario el deceso de varios jóvenes. Justo el día del bicentenario de la Batalla de la Victoria. A lo mejor algunos sean honrados como mártires por los lideres que llamaron a tomar las calles, lo que para sus familiares tal vez no tenga sentido.

Lo cierto es que se ha tensionado nuestra sociedad nuevamente bajo el aparente espectro bien vendido de la polarización. Lo cual ha conducido a que en la cotidianidad, la gente del barrio que comparte las mismas carencias y necesidades se enfrenten, cuando el meollo y problema real es que tal tensión es originada por la confrontación permanente de clases del proceso dialéctica que vivimos, que se expresa vivamente en la acumulación de riqueza de unos poco en detrimento de las mayorías. Esa es la verdadera disyuntiva.

Y en estos momentos hemos llegado casi al punto de cero de tolerancia, el de máxima tensión, pues se han dado las condiciones para desvelar las truculencias que los empresarios han estado haciendo para robarse gran parte del dinero de todos los venezolanos, que para mayor desgracia ha sido de la manera más legítima. Los mecanismo creados por el gobierno para otorgarles divisas, para que en contrapartida abastezcan de bienes y servicios nuestro mercado, han sido grotescamente burlados. El gobierno ha actuado asertivamente pero de modo tardío. Todos hemos visto desde noviembre a través de las supervisiones e intervenciones ejecutadas por Indepabis, cómo abultaban (y aún reinciden) los precios de los productos en un cien o mil por ciento por encima del dólar preferencial que les fue otorgado. También hemos leído en las estadísticas oficiales que el setenta porciento de las divisas de la nación va a manos de los empresarios confiando en su buena fe para que sus ganancias las reinviertan, aumenten su producción y productividad, y generen empleos, pero ya sabemos cual ha sido la resultante: fuga de divisas, desabastecimiento, escases, colas, arrecheras, y una tímida organización popular consciente que acompaña las iniciativas del gobierno para enfrentar tal caos.

Por todo eso, la tensión podría partir la liga. Y podría partirse a favor de la sociedad más justa que anhelamos, a favor de la concreción de un nuevo Estado cuyo dueño ha de ser el pueblo con conciencia de clase, alejado por lo tanto de esos procesos enajenadores que propician los mecanismos ideológicos capitalistas. Ello supondría por supuesto, el defenestramiento de la casta empresarial hambreadora, y la consecuente transferencia de la ingente cantidad de divisas que se les otorga, a la economía popular, para lo cual es necesario (como siempre lo he dicho y no me cansaré de hacerlo) impulsar lo que Chávez llamó "el triángulo elemental del socialismo": a) La propiedad social de los medios de producción; b) la producción social organizada por los trabajadores; y c) la producción para las necesidades comunales.

Pero mucho cuidado, la tensión podría partir la liga a favor de la burguesía, que ha aupado una polarización artificiosa, anti-clasista como lo dije arriba, mediante el impulso de un golpe de Estado u otra salida anti-democrática. Seguir calentando la calle en la búsqueda de más muertos es la estrategia ideal para empezar un proceso deslegitimador del gobierno. Cuentan con gente armada, dinero, apoyo del exterior y de los empresarios beneficiados con el dólar a seis treinta cuya tarea es mantener la inercia en la actividad económica tal como lo han hecho hasta el momento.

Estamos justo en el culmen del proceso dialéctico de nuestra sociedad, esa es mi percepción. Y debemos tenerlo claro, asirlo para actuar. Para romper con el viejo Estado o para permitir que se entronice definitivamente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1940 veces.



Aquileo Narváez Martínez


Visite el perfil de Aquileo De Jesus Narvaez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aquileo De Jesus Narvaez

Aquileo De Jesus Narvaez

Más artículos de este autor