Echárselo en caldo 'e ñame

Dícese en el argot popular venezolano, "echárselo en caldo 'e ñame", para significar múltiples cosas, que en el contexto venezolano, significarían, "liquidarlo fácilmente", "salir de un estorbo, de manera fácil", "joderlo de manera barata", expresiones que, por supuesto, los lingüistas del estructuralismo ramplón (derecha filofascista disfrazada de académica en las universidades) rechazan, por no estar dentro de lo que ellos designan como "su norma culta".

El caso es que el Presidente "Obrero" (guácala, dicen las peluquinas y peluquines criollos), Nicolás Maduro, se los espetó, con donaire y charm, que ninguno de los presentes en la reunión de gobernadores y alcaldes tuvieron con este chofer de autobús, llamado la República Bolivariana de Venezuela. No hay por qué extrañarse, si unos cuantos alcaldes o alcaldesas de esta honorable y honesta reunión, se pasan al bando de la revolución, con el chavismo que lidera el Presidente Nicolás Maduro.

Y, más allá de que los puso a cantar, a todos juntos, como hermanos, nuestro glorioso himno nacional, entonado por el Liberador del Siglo XXI, Cdte Hugo Chávez, nuestro Presidente Maduro, fue reconocido por ellos, como tal, les demostró, con hechos, que la subestimación y desprecio con el que lo han tratado -y lo seguirán haciendo- en nada le afecta. Todo lo contrario, lo fortalecen y no podrán salir de él, tan fácilmente.

Ahora, viene lo malo. La conspiración sigue. Del lado oposicionista, electoralmente, no tienen nada qué buscar, tanto, que el parasitarismo adeco (por demás, peligroso), lo ha reconocido en actos de provocación a la derecha terrorista liderada por la trilogía del mal en la MUD, para que esos otros se lancen en dicha aventura y éstos poder recoger en río revuelto. Además, el mensaje del Secretario de Estado estadounidense, fue directo y expreso, hacia los grupos atomizados de la derecha extrema en Venezuela, que acatarán porque tienen una garantía, la invasión de United States of America.

Para ellos todos, esperar hasta el 2015, a otras elecciones inciertas para ellos, sería permitir que la revolución se profundice, con esa Ley que nos dejó Chávez, llamada el Plan de la Patria y con ese "tipo", que "está más duro que sancocho 'e pata", con "ñame y todo". Ellos, ahora, con el libreto de la derecha universitaria, el de los motolitos, es decir, "tira la piedra y esconde la mano", van por el Golpe de Estado. Sería un error creer que porque han perdido estrepitosamente su "Plebiscito", se encauzarán por la ruta democrática. Todo lo contrario. Ahora, están como fiera herida y vendrán en una escalada violenta, entre las que cuenta la "guerra económica", con nuevas tácticas que ya están implementando, con relativo éxito para Fedecámaras-Venamcham.

Ahora bien, preocupan más, aquellos, que a la distancia, hicieron ver que estaban con el Comandante Chávez y que, una vez ganada la presidencia, es decir, los oportunistas y parásitos aparecieron en escena. Éstos, ahora, son los paladines de la revolución blanda o light (como la generación frigurt criolla) y se creen herederos presidenciables o gobernantes, esos que, incluso, hablan de una eficiencia en términos del más rancio capitalismo, o de un "humanismo" capitalista, incluyendo a los choros de la corrupción dentro del gobierno.

Esos parásitos, también querían y quieren "echarse en caldo 'e ñame" al Presidente Nicolás Maduro. Promueven paralelismos, boicotearon candidaturas, hacen trabajo de quinta columna, ruedan bolas, trabajan arduamente, con ayuda de medios oposicionistas, con los que planean separar a Diosdado Cabello, a Elías Jaua, Rafael Ramírez y Jorge Arreaza, del entorno presidencial, amén de que alimentan el ego de oficiales de alta jerarquía de la FANB. Ahora, ya están, incluso, haciendo sus listas de diputados a la Asamblea Nacional, con sus supuestas cuotas, sin pensar, ni en revolución, ni en el Pueblo. Estos son los más peligrosos.

A los de a pie, del Gran Polo Patriótico, en especial, a los militantes del PSUV (lo digo, por ser el de mayor número de militantes y fundado por el Comandante Chávez), solo nos blindará acatar una sola línea, hacer de los partidos revolucionarios, no maquinarias electorales, sino mecanismos de revolución y obedecer únicamente a Nicolás Maduro, sin tapujo, sin dudar y sin protagonismo, menos aún, sin fidelidades a terceras jugadas extrañas, aunque se vistan de rojo. Hemos, por fin, entendido por qué el Cdte Hugo Chávez, en su opinión consideró a Nicolás Maduro y nos pidió que lo eligiéramos como Presidente de la República. Y, entre ambos, se han echado en caldo 'e ñame a media conspiración. Todo por la revolución. Aún falta.

*Prof. Luis Pino
@l2pino2

sipango60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3405 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a178960.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO