¿Desaparecerá el PSUV?

Para algunos la politología es una ciencia no consolidada, pero también es un arte al cual tiene acceso el más común de los mortales interpretando sucesos, procesos, circunstancias y la propia historia para sacar conclusiones o hacer proyecciones. Me anoto entre los mortales del común que hace ejercicios en base a la realidad de nuestra patria.

Después del 27 de febrero de 1989, siendo un profesor universitario de geopolítica alimentaria, me sorprendió el odio hacia el pueblo por la clase gobernante y la sangre derramada, haciendo alardes del conocimiento sobre la dependencia alimentaria en Venezuela. Hasta ese momento, y lo he creído todavía, en este país parecía que nada pasaba. La corrupción, el abandono de la infraestructura, las graves carencias del sistema educativo, los salarios de hambre, y la venta de un país, estaban en el orden del día y el pueblo sumiso, apenas tenía fuerza para protestas callejeras de bajo tenor. Pero el pueblo explotó, y lo que yo había aprendido se resquebrajó como un jarrón cuando impacta un piso. Los partidos políticos que tenían responsabilidad ante la crisis, se comportaban como el avestruz, y la izquierda estaba de capa caída, desmoronada en miles de grupúsculos que no sabían a donde ir.

En ese lapso entre 1989 y 1992, se agudiza la desconfianza en las instituciones públicas y en los partidos políticos, y entre las sombras de un samán convertido en ramas secas, un grupo de militares hace planes para cambiar ese estado calamitoso de la sociedad. Fracasan y durante varios años se trasmutan en el MBR 200, una mezcla explosiva militar y civil, cada uno con sus aciertos y errores, y con sus culturas. Cuando llega el momento, la dinámica política transforma ese pequeño cuerpo de organización en una maquinaria electoral, muy activa y atractiva, que origina una migración sin precedentes desde los partidos tradicionales hacia la izquierda. Fue el momento estelar del MVR. Algo pasó que Chávez vio en ese movimiento la inercia y la tendencia a regresar a las viejas estructuras políticas y lanza la famosa arenga sobre la necesidad de un partido único para la revolución, que aglutine, antes que disperse, que una sola ética y un solo proyecto se defienda desde esa nueva perspectiva. No fue posible, de único pasó a unido. Varias organizaciones de abolengo político, formadoras de cuadros, donde el estudio de la política es la esencia de su larga existencia, permanecieron alejadas del llamado. Hoy el PSUV, es el partido más grande en población inscrita en el país, pero también es, a la luz de las demandas actuales de transformación, un nuevo dinosaurio, una estructura periclitada, amorfa, y confundida, especialmente en el gran clamor de fortalecer el poder popular. Es una organización cupular y cada vez es más difícil que alguien de la periferia se ubique en el centro de los acontecimientos políticos, que se controlan desde pocos círculos de poder. Que la MUD sea una aberración no me preocupa, pero que el PSUV muestre signos de decadencia si me desgana.

Me anoto entre los que piensa que el Comandante Eterno tenía planes para revitalizar el PSUV, y entre las opciones estaba posiblemente crear un nuevo partido, aprovechando el dislate para hacer la limpieza que obligatoriamente habría de hacerse. En revolución los partidos tienden a tener corta vida si se atrofian o se deforman y muy larga si la calidad revolucionaria es la que rige por dentro.

Estamos en un momento coyuntural electoral donde esto, desmantelar la maquinaria pesada del PSUV, sería un atentado contra la propia existencia de una opción de poder de largo plazo; y sin ese poder las transformaciones nunca llegarían, pero vendrá el tiempo para una reflexión colectiva y constructiva, y quizás todos comencemos a llamarnos comunistas.

Con calma Maduro, pero arrecia cuando creas conveniente limpiar la casa.


mmora170@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2120 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: