El Socialismo del Siglo XXI debe garantizar que las nuevas generaciones vean el futuro con optimismo

Se lee y se escucha a muchos políticos y escritores venezolanos que intentan restaurar ideologías, principios y conceptos de otrora, que han fracasado en el linear el perfil de desarrollo de los pueblos, en especial los de Latinoamérica. Si se persiste en esa tónica, se caerá en la trampa cíclica que la vida depara para todos aquellos que dejan de asumir el verdadero rol que le corresponde en la historia, asumiendo posiciones de una falsa intelectualidad al repetir conceptos y viejos esquemas que han perdido vigencia y que el pueblo no está dispuesto a revivirlas. Lo que se debe perseguir es motivar a los pueblos para que ratifique o reforme los objetivos de la revolución bolivariana, estableciendo alternativas para elegir el camino idóneo y así comenzar a planificar integralmente el país que se quiere, donde se generen las acciones especificas « normas» a partir de las costumbres consuetudinarias reforzada con la practica actualizada; para que sirvan de soporte a las presentes y futuras generaciones.

Este es el momento que el creador les ha otorgado a los pueblos Latinoamericano, de comenzar a mirarse en el espejo y con orgullo y entendimiento, empezar a construir el Socialismo del Siglo XXI, como un sistema neo socialista. Las tácticas y estrategias desarrolladas, evitan que el capital golondrino vea en los pueblos Latinoamericanos lugares idóneos como paraíso del capital. Los obstáculos hay que afianzarlo y profundizarlos para evitar que las esperanzas sean derrumbadas por aquellos países que siempre consiguen desarrollar argumentaciones para apropiarse de " lo que no le pertenece"

Es menester que las organizaciones políticas y religiosas, tengan conciencia de que una sociedad bien estructurada, comienza con las determinaciones específicas individuales. La formación comienza en el seno de la familia y se complementan con un proceso educativo constructivo natural. Es imperante redefinir el rol de la familia en la sociedad, para evitar que las organizaciones interesadas comiencen a exigir comportamiento colectivo, como si los sujetos se sacaran de la botella donde duerme el genio. Me refiero al supuesto líder que es impuesto a dedo y se le vincula con una capacidad organizativa, que deja mucho que desear. El organizador político y social debe de generar los beneficios y el líder debe recoger los logros políticos y el pueblo los benéficos sociales. Si es buena, conseguirá la bendición del pueblo mediante los votos y si es mala, la negación del voto lo motivara a mejorar sus destrezas y habilidades.

Es fácil entender los principios estructurales de una organización gubernamental democrática. Sin embargo, son muchos los que se prestan para desviarlas para conseguir sus más oscuros intereses. Y los que no se desvían, corren el riesgo que sus acciones sean minadas por la consecuencia del desequilibrio emocional. Parece muy audaz, cuando un grupo de compatriotas pretendan desarrollar leyes, fomentando el desarrollo de un pueblo legislador. Cuando desde un punto de vista dialectico, los pueblos aunque es sabio, no tienen todos los conocimientos para desarrollar leyes. El sistema democrático prevé las elecciones regionales de diputados, que deberían de recopilar lo común de las diferentes normas y transformarlas en reglamentos. De igual manera, las cosas comunes de los reglamentos, deberían ser la materia prima para que los diputados nacionales generen las leyes. Es decir, aplicar el método inductivo y no el deductivo, porque solo el creador lo aplica y con eficacia.

La existencia de miles de leyes aprobadas, muchas reformadas varias veces y otras olvidadas vigentes, para muchos los cambios han sido desalentadores, aunque se le otorga la posibilidad de errar sin mala intención y corregir. Sin embargo, se debe de crear un equipo de profesionales idóneos en cada área política y empezar a revisarlas ontológicamente y darle mayor profundidad conceptual. Hasta cuando se corre el riesgo de perder lo que se ha conseguido con sangre y buena voluntad. Hay que tener recelo con el hermano que no se maneja con equidad y justicia; porque no le esta dando el uso adecuado a los inmensos recursos que posee, que por sus deudas "no le pertenece" y tiene muchos socios que lo secunda por muchas razones que la historia oculta como evidencias no procesadas.

Se pretende estigmatizar que "solo se hace revolución con los jóvenes" Es menester discutir y descifrar lo que se persigue con esa frase. La etapa de juventud de todo ser humano, se percibe la voluntad, la energía, la facilidad de nuclear compromiso y la facilidad de promover el liderazgo emocional. Lo más significante en los jóvenes, es: la energía y el liderazgo emocional. Esto lleva a inferir que puede existir la posibilidad de que se pretenda generar una "lucha de clases" que es imperante evitar. La so pretendida intención de concientización de clases, mediante el proselitismo político externo, sin duda alguna es extemporáneo e inconveniente. Existen suficiente capacidad profesional y de sabiduría en los pueblos latinoamericano « Bolivia es un ejemplo» para desarrollar un liderazgo racional, para conseguir el desarrollo en paz y con sentimiento patrio. Hay que evitar que los jóvenes «y luego los no jóvenes » sean carne de cañón, por la incapacidad de muchos lideres.

La praxis confirma, que cuando el ser humano observa que un fenómeno sociales, políticos y económicos no dan los resultados esperados, en vez de desarrollar la investigación científica para lograr resultados tangibles, se desesperan porque el tiempo no lo favorece y buscan en otras latitudes experiencias similares, para ser aplicada en su entorno, sin considerar que existen grandes diferencias políticas, económicas, sociales y otros, entre los pueblos «el desconocimiento de esto, ha permitido que muchos hermanos mueran sorpresivamente » Cuando lo que se debe hacer es templar las fibras patrióticas del pueblo y cuando este en el zenit, aflore la conciencia. De todo esto, se puede afirmar; hay que evitar que las futuras generaciones miren hacia atrás y te recuerden como anclas que impiden ver el futuro con optimismo.


basilioalezama@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1754 veces.



Basilio A Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: