Problemas de la transición

El problema principal es el de precisar las características e implicaciones del período de transición. Plantear en términos simplistas las sustitución del capitalismo por el socialismo, sin abordar la cuestión vital de la transición, es una manera mecánica que conlleva serios peligros para el proyecto revolucionario. El materialismo mecánico es el peor enemigo del materialismo histórico, porque aparenta una verdad que es una visión esquemática de la realidad, fuente del dogmatismo estéril de nefastas consecuencias. La venezolana es una revolución de liberación nacional que avanza hacia el socialismo y éste es un proceso complejo, largo y difícil, determinado por la existencia de diversos modos de producción con su correspondiente expresión ideológica, política y jurídica: capitalismo de Estado, capitalismo privado y socialismo. El sector más dinámico sería el socialismo porque, a través de las cooperativas, participaría la inmensa mayoría de la población con toda su iniciativa creadora.

Las empresas básicas, la industria relacionada con la defensa, la política exterior, la diplomacia, las alianzas estratégicas, la educación, la salud, la ciencia, el deporte y la cultura en general, todas ellas son acciones que estarán en manos del Estado revolucionario. Mientras exista el imperialismo y el capitalismo predomine a nivel mundial, el Estado tendrá un rol de gran significación en la economía, la política, la defensa, la cultura y las relaciones internacionales. Las agresiones del imperialismo y la resistencia de sus aliados internos imponen una mayor centralización y control de la economía. El capitalismo de Estado es antesala del socialismo.

La alianza del capitalismo de Estado y las cooperativas, como está ocurriendo en Venezuela, constituye el núcleo productivo para construir las bases del socialismo. El problema no es solo la derrota del capitalismo sino la eliminación del capital. En la medida en que la distribución de la riqueza creada por toda la sociedad vaya pasando a manos de ésta, iremos construyendo el socialismo pleno o integral. La propiedad social de los medios de producción, a cada quien según su trabajo de cada quien según su capacidad y el régimen social de cooperativistas cultos son los principios generales del socialismo. La acción creadora de las masas irá delineando las características específicas que adquieran esos principios en la concreta realidad venezolana.

robertohernandezw@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2963 veces.



Roberto Hernandez Wohnsiedler

Abogado y Sociólogo. Fue diputado, vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ministro del Poder Popular del Trabajo y Seguridad Social y militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Es autor del libro La Clase Obrera y la Revolución Bolivariana.

 robertohernandezw@gmail.com

Visite el perfil de Roberto Hernández Wohnsiedler para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Wohnsiedler

Roberto Hernández Wohnsiedler

Más artículos de este autor