Los mundos paralelos de Heinz Dieterich

Tal vez algunos piensen que no soy digna siquiera de levantar la cara, por mi carácter de india inculta, que no debiera mirar a los ojos y mucho menos responderle a semejante catire-europeo-cosmopolita, por mucho que los alemanes ilustrados me caen tan bien. Pero es que Heinz Dieterich va de la lucidez al delirio. Ora pronuncia un concepto acertado, ora es víctima (¿?) de la ofensiva ideológica del imperio y pretende lanzar contra las víctimas, sobre todo sobre las que resisten, la “culpa” de que el imperio destroce, asesine, robe a los pueblos y propague guerras como suprema estrategia de supervivencia. Son los bandazos típicos de la pequeña burguesía tarifada.

De acuerdo con lo que expresa en su artículo “La responsabilidad de Gadafi en el avance de la OTAN” este inteligente señor quisiera hacer creer que, una vez que un gobierno progresista llega al poder, se borran las fuerzas hegemónicas del mundo y todo se hace fácil, un campo florido en el cual no hay contradicciones, y estos líderes deben hacer elecciones, las cuales, con la misma magia del mercado, solucionarán todos los problemas. Cuando los jefes de Estado son producto de elecciones, como Chávez, eso es silenciado por este ciudadano. Y todo lo que pase, es culpa de los que se rebelan contra el imperialismo. Hasta cuando son hechos pedazos por “las bombas de la OTAN”.

LOS PECADOS DE GADDAFI

Es interesante la coincidencia de Dieterich con el imperialismo, cuando acusa a Gaddafi por “la falta de democracia y participación de los ciudadanos en los asuntos públicos de la nación”, de restringir

“el poder y la conducción pública a un aparato monopólico”, de ser “incapaz de adaptarse a las nuevas condiciones” cuando el mundo “cambió”.

Pero nuestro esclarecido intelectual profundiza: La culpa es de los socialistas. “Todos los países del Socialismo del Siglo XX adoptaron el modelo stalinista, cuyo totalitarismo destruye per se la capacidad de evolución del sistema revolucionario. Al cambiar su entorno mundial, no lograron la transición del stalinismo totalitario al Socialismo democrático del Siglo XXI y regresaron al capitalismo.

Y luego vuelve a machacar que Gaddafi “ha mantenido a la población durante 48 años bajo estado de sitio (¡!). “ (sic) Párrafos más abajo insiste en la línea que ha mantenido el imperio para aislar a Gaddafi de los movimientos de izquierda, que les ha resultado tan efectiva: Acusarlo de traidor. “De hecho, su capitulación data de diciembre del 2003, cuando renunció al desarrollo nuclear, entregó el petróleo y se volvió colaborador del Mossad, de la CIA y del MI-6”.

¿Será por traidor que el imperialismo lo busca para reventarlo a bombazos? ¿Quién quiere creerse esa patraña?

LA CULPA NO ES DE LA ESTACA SI EL SAPO SALTA Y SE ENSARTA

No es el imperio, no es el capitalismo, ni el poder de las corporaciones transnacionales que son capaces de todo para que los pueblos no levanten la cabeza, para adueñarse de los recursos naturales allí donde estén, sin importar los medios, pasando por sobre montones de cadáveres de gente inocente. Para Dieterich “La culpabilidad histórica es de esos líderes y colectivos (partidos, guerrillas, facciones) que encabezan procesos de transformación democratizadores, para después sacralizar de inmediato el “nuevo orden” que generan, y en el que nada puede modificarse sin su beneplácito”

Y para que no haya la menor duda, dice nombres: “Gadafi, Saddam, Noriega y de los regímenes caídos o en crisis del Socialismo del Siglo XX” quienes, de acuerdo a las sabias sentencias de este sesudo intelectual, “Piensan que en un cosmos en constante movimiento y, por lo tanto, cambio, pueden permanecer en el inmovilismo, petrificando y sacralizando su modelo original de dominación que instauraron cuando tomaron el poder. Una conducta de suprema ignorancia o soberbia.”

En la última frase es en lo único que acierta este ilustre europeo. Sus palabras destilan “ suprema ignorancia o soberbia”.

LA “DEMOCRACIA” OCCIDENTAL Y LOS PARADIGMAS IMPERIALES

Existe un modelo de democracia, y sólo uno: El modelo representativo yanqui-eurocentrista. Hacer elecciones; pura “democracia” representativa. Para nuestro brillante expositor, quienes no puedan controlar o cambiar la burocracia “deberían dimitir.”. Y después la coge con nosotros: “La Izquierda idolatrante y oportunista que les rinde culto a la persona y al poder, es corresponsable de las derrotas como la de Gadafi, porque sustituye el análisis crítico por el newspeak de los líderes”. ¿Acaso los pueblos, como los que apoyamos a Chávez, deberíamos defenestrarlo porque Heinz Dieterich lo dice? ¿Con qué autoridad?

Si Gaddafi entrega el petróleo, rodeado por todas partes, es maluco, si lo quiere nacionalizar, es maluco. “Las descabelladas propuestas de Gadafi, de enero a marzo del 2009, (nacionalizar el petróleo y entregarle el dinero al pueblo. Nota mía) (...) fueron frenadas por su propia clase política en el “Congreso”. (...) estaban tan fuera de la realidad como las propuestas del dinero comunal y de las Comunas, del Presidente Hugo Chávez, y sólo hubieran acelerado el desastre, si se hubieran realizado.

Definitivamente, hagan lo que hagan los jefes de Estado progresistas, está mal, según esta lumbrera.

¿ES EL IMPERIALISMO ES UN HECHO ATMOSFÉRICO, Y NO UNA FUERZA POLÍTICA-ECONÓMICA-MILITAR?

Como fenómeno natural, omnipresente, el imperialismo y todos sus lacayos debe ser aceptado y sus mandatos son de obligatorio cumplimiento, es lo que se destila del artículo que comento. Finalmente, como la última gota que derrama el vaso, sin importarle la gente que muere cada día, hay que permanecer callados y los que mantienen su dignidad en alto, son los culpables, a quienes Dieterich ridiculiza: “Cuando sus triunfalismos se caen en pedazos ante las bombas de la OTAN, solo saben repetir las lamentaciones sobre la maldad del imperialismo. (...) Asumen entonces el papel de los curas. Todo lo que está mal en la maravillosa creación del Señor es la (imprevisible) obra del Diablo.

Aquí mostró el carnet con el águila imperial y las tres letras. A confesión de parte...

SOBERANÍA Y LUCHA DE CLASES

Lo que calla Dieterich es que la lucha de clases está presente en todos los ámbitos, y nada ni nadie escapa a la confrontación global entre el capitalismo en su fase terminal, el imperialismo, y los pueblos emergentes, cuya vanguardia, aunque no le guste a este señor, son los pueblos revolucionarios y los gobiernos progresistas. Pero dentro de los gobiernos progresistas y los movimientos revolucionarios también existe la lucha de clases, expresada en la confrontación entre corrupción y contraloría social, entre las propuestas socialistas (como la comuna de Chávez que no le gusta al tipejo ese) y la “mano invisible del mercado” neoliberal. Ningún país escapa a esto, ningún partido. Hoy día, en todo el planeta, la lucha de clases se pelea cuerpo a cuerpo, y de eso se tratan las contradicciones dentro y fuera del PSUV en Venezuela, de eso se trató la lucha entre Gaddafi y los progresistas, por un lado, y la burocracia vendida de Libia, por el otro; entre los gobiernos sub imperialistas de Europa y sus pueblos, que comienzan a conocer una pobreza que en nosotros es milenaria. Tampoco escapa a estas contradicciones el mismísimo imperio global, los Estados Unidos, que reprime a sus propios manifestantes al igual que ataca a los demás países. Ojalá que no se les ocurra también ponerle bombas atómicas a los obreros y estudiantes yanquis que luchan por sus derechos, para “salvarlos”.

SE LE CAE LA MÁSCARA

Lucha de clases hay también en la mente de Heinz Dieterich, que pretende hablar como intelectual socialista y lo pequeñoburgués pitiyanqui se le sale por la jeta. Porque los pueblos son soberanos y, si bien agradecemos cualquier aporte teórico, por más chimbo que sea, somos quienes hacemos la historia. Pero a nuestra manera.

Una frase crítica sincera en el momento oportuno es revolucionaria, pero cuando las bombas nos están cayendo encima, repetir los mismos argumentos del imperialismo que nos está masacrando, es una conducta abiertamente reaccionaria y pro imperialista.


andrea.coa@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2478 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: