Sentir Bolivariano

Que siga el debate (I)

En el artículo anterior, le dimos la bienvenida al debate, a la discusión permanente, de altura y bien fundamentada. En esa oportunidad, refiriendo la Ley de Universidades, considerando que estos espacios ofrecidos por los medios de comunicación, son escenarios que bien pueden aprovecharse para elevar esa voz, ese criterio particular, que sirva como punto de partida para abrir el compás de juicios, criterios y razonamientos de todos los sectores que hacen vida en la sociedad. 

Esta vez, y haciendo alusión a la excelente jornada llevada a cabo el pasado sábado por dirigentes y militancia del Partido Socialista Unido de Venezuela, donde se debatieron las cinco líneas estratégicas de acción política planteadas por el comandante Hugo Chávez, aprovecho para contribuir, a través del intercambio de las ideas, con esa discusión; que sirva para seguir nutriendo con planteamientos, criterios, inquietudes, propuestas y pensamientos, las acciones necesarias para el reimpulso definitivo de la revolución bolivariana. Por ello, que siga el debate!!! 

Considero pues, que la principal de las cinco estrategias planteadas, la que puede derivar el éxito de las otras líneas, es la primera: “De la cultura política capitalista a la militancia socialista”. Si no logramos accionar esta estrategia tan ambiciosa, y necesaria, que se ha impuesto la Revolución, la cual es la raíz, la génesis de nuestras fallas y errores como militantes, sencillamente, será muy difícil, y quizás hasta utópico, alcanzar nuestros objetivos, por lo menos, en el tiempo que nos hemos propuesto. 

Dice la primera línea que “esta cultura capitalista se expresa en el hecho de considerar que pertenecer a un partido equivale a invertir en él, a través de sus contribuciones financieras o con su trabajo militante, y que esa “inversión” debe ser recompensada o remunerada con puestos, cargos, prebendas o influencias en el Estado, en el terreno de los negocios o en el mismo partido”. 

No se trata, camaradas, de ver en el PSUV, la solución de sus problemas individuales, y que de el triunfo o el fracaso de esas aspiraciones, dependa la convicción y lealtad que se tenga con los preceptos revolucionarios. Se trata de llevar en el alma, mente y corazón, el proyecto bolivariano que estamos construyendo  y accionar de acuerdo a dichas convicciones para, entre otras cosas, seguir buscando soluciones sociales en colectivo, con verdadera solidaridad y con auténtico amor a los semejantes. 

Insisto y seguiré  insistiendo en la necesidad de alimentar y elevar nuestra conciencia revolucionaria, tomando en cuenta que, si bien, no somos “puros”, es decir, todos y todas tenemos influencias de esa “cultura capitalista”, estamos en el imperioso deber de luchar contra esa corriente nefasta, contra esos “reflejos condicionados”, que tanto daño le siguen haciendo a este proceso bolivariano. 

Como militantes, debemos ser ejemplo y testimonio de vida revolucionaria y bolivariana, sobreponer los intereses colectivos ante los individuales y rechazar actitudes que no son propias de las que pregona la Revolución. La lucha “radical” es contra el egoísmo, el burocratismo, el sectarismo, el oportunismo, la corrupción y muchos otros grandes defectos, o antivalores, que nos desvían del camino hacia la consolidación del socialismo bolivariano. 

Por eso también mi insistencia en el estudio y en la formación ideológica. Es necesario que entendamos de dónde venimos, en qué momento histórico estamos; y por qué debemos luchar férreamente contra esas desviaciones pequeño burguesas. El pasado no podemos cambiarlo, pero el futuro sí está en nuestras manos. 

Y debemos empezar por desechar esa cultura capitalista desde lo “interno de nuestro partido”. Dice el final de la línea estratégica: “Es por ello, que el Comandante Hugo Chávez, Presidente del Partido y líder de la Revolución, hace un llamado a las 3R al cuadrado, orientadas a revertir los defectos perversos de estas conductas. En este sentido, toda la dirigencia y la militancia del Partido debe comprometerse, de la manera más disciplinada, en la concreción de las 3R al cuadrado, desde los distintos niveles de dirección hasta la militancia de base. Pero serán las bases del Partido las protagonistas de este proceso. No será una rectificación “desde arriba”, sino fundamentalmente desde las bases”. 

El momento histórico que estamos viviendo y la revolución misma, nos invita a rectificar, desde las bases, desde nuestros hogares, desde el seno de la familia, desde las aulas de clase, desde las comunidades, desde todos los sectores donde cada uno y cada una, militantes del PSUV, podamos continuar la obra bolivariana, podamos seguir avanzando en este proceso de transformación del viejo estado burgués al Estado Socialista. Y este llamado, sabemos, es extensivo a todo(a) militante (que quiere ser socialista) de los partidos de la alianza, de los frentes sociales, del poder popular revolucionario. 

Por lo tanto, compatriotas, camaradas, “…demostremos que llevamos en la sangre y en el alma, el coraje de los Libertadores de Suramérica y démonos una Patria Soberana y Socialista donde vivamos todos con justicia, con dignidad y con bienestar”. 

Patria socialista o muerte

¡¡¡Venceremos!!! 

sentirbolivarianobarinas@gmail.com
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1853 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a117156.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO