Las cinco líneas en perspectiva

El Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, como presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) e ideólogo de la Revolución Bolivariana, lanzó para la discusión y aplicación cinco líneas maestras que de materializarse estaríamos definitivamente en el camino correcto; solo que hay algunas dificultades que vencer y para lo cual se requiere mucha fortaleza ideológica.

En nuestro humilde concepto las dificultades están de entrada, en la primera línea, que es la raíz, la madre de todo lo que de allí deriva. En esta recomendación el Comandante llama a pasar de la vieja cultura política a la militancia revolucionaria, socialista verdadera y, es allí donde radican todas las dificultades, porque incluyendo autoridades del PSUV, aun no se han sacado el adequito y el copeyanito, que la IV República inoculó en su sangre y por eso nos encontramos con personeros que han capturado cargos de elección popular, ya sea gobernadores, alcaldes diputados y hasta concejales, que lo primero que han hecho para deslindar con los “pata en el suelo” que les apoyaron con su voto ; es hacerse de matones guardaespaldas, eufemísticamente llamados agentes de seguridad, quienes se encargan de ponerle en el pecho el bastón al tierruo, que intente acercársele, porque ese elegido ya dejó de ser el igual, para convertirse por obra y gracia de la concepción burguesa, en una personalidad que requiere cuidar de su seguridad y si algún viejo amigo pretende acercarse simplemente para saludarle, debe solicitar audiencia, porque ya es el súper ocupado que solo funciona con agenda.

Si hablamos de lo que está de moda, el “Control Obrero”, hay que abrir un capítulo aparte, si bien es cierto que en muchos casos los camaradas trabajadores han demostrado su conciencia de clase y están saliendo adelante, existe la otra cara de la moneda, donde los “empoderados” defacto, se han convertido en bonzos burócratas, aprovechadores del bien público y aquí la militancia honesta tiene que meter mucha lupa, para echar a los pomalaca (fruta tropical, roja por fuera y blanca por dentro) que sobran en este proceso y sobre todo en las viciadas federaciones, cogollos forjados a punta de trampas y tretas malsanas.

Esos vicios hay que enfrentarlos con el impulso del Poder Popular y la construcción del Estado Comunal, plataforma para el forjamiento de la nueva sociedad, la nueva república, con mujeres y hombres nuevos, que propicien el empoderamiento del soberano para  el pleno ejercicio del gobierno, con la eliminación de las alcabalas burguesas que está frenando el avance revolucionario (léase, gobernaciones, alcaldías e instancias parlamentarias locales y regionales, que responden al estamento pequeñoburgués del Estado Capitalista).

En otro aspecto, es urgente ir a la constitución de los consejos laborales para dar al traste con las mafias sindicaleras, auspiciadoras del sicariato para mantener secuestrado al movimiento obrero. Todo esto legado de la IV República, con sus escuelas de cabilleros y pistoleros dirigidas a capturar a sangre y fuego los sindicatos en manos de izquierdistas.

La segunda línea aboga porque el PSUV se convierta en un poderoso movimiento, en una maquinaria de organización que garantice el piso político para el avance revolucionario y no  exclusivamente para fines electorales. La tercera es hacer del PSUV, un vigoroso instrumento de agitación, de propaganda y comunicación. La cuarta hacer del PSUV, la plataforma de construcción y fortalecimiento del Poder Popular. Estos tres lineamentos, son nada más y nada menos que los principios leninistas a cerca de lo que debe ser un partido proletario, como vanguardia de la revolución.

Para lograr esto hay que crear estructuras de dirección, con una nueva concepción, donde  los jefes de las alcabalas no sean también jefes del partido como ha ocurrido hasta ahora, para que la resultante de estas cuatro líneas maestras pueda dar origen a la quinta, que no es otra cosa que el Huracán Bolivariano, que deberá arrasar con lo que queda del andamiaje del Estado capitalista y dar paso al estado socialista. El Estado comunal, por eso en urgente colocar esas cinco líneas en perspectiva.

(*) Periodista

 cd2620@gmail.com 

cadiz2021@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2260 veces.



Cástor Díaz (*)

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: