Opinión, Política i Trogloditas

Es ofensa llamar a un cardenal troglodita, pero no lo es decir que el presidente esta podrido

“Incluso cuando el pájaro camina,

  se nota que tiene alas”

 Antoine-Marin Lemierre

“Aunque de rojo vistais,

a mí no me asustais”   

Cantinflas

  En este problema que confronta la nación venezolana, cuando un jerarca de la iglesia investido o disfrazado de Cardenal, se cree convertir en “líder” de una oposición que no consigue uno, i como no tiene preparación para la tarea que se ha impuesto, contrariando lo que se le ha señalado desde la jefatura del Imperio Vaticano el Papa Benedicto XVI, su “artillería del pensamiento” consiste simplemente en calumniar, mentir i conspirar, hablando todo el tiempo mal de su patria e injuriando o insultando a un presidente como lo es Hugo Chávez Frías, más cristiano que el mismo “excelentísimo” pájaro rojo, que ofende al color más cálido i bello del círculo cromático de los artistas. I entrecomillo “excelentísimo” porque es uno de los títulos o cognomentos que se ponen estos mafiosos  de una de las tantas religiones del mundo, las cuales al decir de Bertrand Russell –lo he repetido muchas veces− “todas son falsas y nocivas”.

Ofender el color rojo de un Cardenal de la Iglesia romana, sería ofender la hermosa ave presente  en muchos estados del país, como la especie  denominada color de sangre de toro encendido, que combina con plumas su elegante plumaje, con plumas negras (el Ramphocelus carbo); i presente igualmente en los uniformes de los Cardenales de Lara i en los distintivos del más grande, democrático i organizado partido político de nuestra historia: el PSUV,  más parecido al macho del Cardenal Coriano de altivo copete (Cardinalis phoenicius) i según el dicho popular, rojo rojito. Este cardenal  rojo con plumas negras, como ave criolla, tiene sus también  su  pico luctuoso, significando en el humano (Urosa Sabino o Savino) la negrura en el pensar, de modo que el dogmatismo, la ignorancia i la maldad, le están volviendo todo en un pájaro negro i hediondo como el zamurito. Es conocido el currículo de este sacerdote que, desde que aspiró a ser arzobispo de Caracas i luego al Cardenalato, hizo apenas dos pausas de jalabolismo estructural, para dejar de hablar mal del presidente Chávez i de la Revolución Bolivariana, porque éste debía otorgarle el visto bueno. Esa larga lista de continuas agresiones, está publicada ya en Aporrea, donde se puede ver que antes de llagar a la presidencia, decía en el pasquín El Nazional, que Chávez proclamaba que quienes no estuvieran con él, no servían para nada i que si no ganaba las elecciones, iba a correr la sangre. Luego repetía cosas como que “Todos estos facinerosos, sus jefes i el mismo Chávez, deben ser juzgados i sancionados, porque tienen las manos manchadas de sangre i eso no puede quedar impune”. Ya aquí lo llama facineroso i asesino con manos manchadas de sangre;  de acuerdo al nuestro Código Penal, ya debía haber ido a prisión. En otra ocasión o en varias ocasiones, ha dicho que le presidente va a llevar al país a un desastre i, luego del golpe de estado, que los venezolanos que eligieron a un hombre nefasto como Chávez, no pueden ahora regresar a querer gobernar al país. Del mismo modo ha defendido siempre a Bush i al imperio, i a los causantes de las muertes del golpe de estado, los defiende como presos políticos i no como delincuentes. Finalmente, para no seguir el inventario de graves acusaciones e insultos, la cantaleta que más repite i ahora la ha llevado personalmente al Vaticano, es que el presidente nos quiere llevar hacia una dictadura marxista-leninista, o castro-comunista, mostrando una ignorancia de la historia universal que alarma. Sin embargo no le oímos una sola palabra, la menor reflexión, sobre las grandes atrocidades que hacen los curas encadenados al celibato, violando niños i niñas, seres inocentes a los cuales trazan un difícil porvenir, pero como ellos no saben lo que es al amor que se tiene a los hijos, son como verdugos solteros.  Hasta un sacerdote que tenga un tiradero en la sacristía o en el cuarto adjunto, es tolerable si lo hace con una mujer a la que enamora o seduce; empero violar a una mujer ya es tamaño delito i depravación, por lo cual imaginen eso con menores de edad. Merecerían cárcel en pena máxima. Conozco varios que han dejado el sacerdocio por razones biológicas, para hacer hogares normales; pero aunque haya otros que provocan versos como escuchábamos en el Maracaibo de ayer, no son seres normales, sino sociópatas, monstruos, criminales. Veamos estos versos “maracuchos”:

Dicen que el Padre Faría

se ha metido a torero

por que tiene un matadero

mariano en la sacristía

 Sin embargo, el pueblo venezolano que, gracias a tantas Misiones de calidad, ya ni es analfabeto ni ignorante de la realidad social, sabe mui bien de tanto sacerdote pederasta, homosexual, sodomita, tracalero, ladrón, embustero i cuanta bajeza humana pueda existir. El pueblo sabe cuando se ocultan o callan los delitos o las ridiculeces o inmoralidades. La prensa independiente i la radio los denuncia abiertamente i además, cómo esta corruptela moral i ética, es en todo el mundo. Las iglesias se están quedando vacías i los que asisten en mayoría, lo que menos hacen es reflexionar i rezar. Por eso debe ser que ahora se acabaron los sermones para hacer propaganda i agresiones políticas en su lugar, a ver si atraen más fieles a la oligarquía conservadora, muchos de los cuales no van a misa, sino cuando haya alguna exhibición que hacer o contemplar. Un ejemplo absolutamente verdadero, fue la misa que el pueblo obligó a interrumpir a otro Cardenal de lamentable recuerdo como lo fue también un troglodita, el tal Castilllo Lara.

 A todo esto, preguntémonos: ¿Qué estudios o que preparación se adquiere en un seminario? Tuve un alumno de filosofía, brillante de talento i músico de una vocación increíble o prodigiosa para los más variados instrumentos que, según me contaba en nuestras partidas de ajedrez, todo el trauma que había hecho en su espíritu, el Seminario, pues la madre sobre todo, quería hacerlo cura. Él mismo decía que sintió en ocasiones la tentación del protagonista de la novela LA RUEDA de Herman Hesse, las incomodidades, atrocidades i castigos que recibían, con una alimentación pésima, mientras ellos se asomaban al comedor de los maestros, i eran banquetes, con manzanas, peras, vinos i una comida de ricos.  De aprendizaje de vida, mui poco o nada. Por eso a veces estoi tentado a desafiar a cualquiera de esa Conferencia Episcopal Venezolana, para que me muestren su libros, qué leen, cuales obras me pueden probar que las leyeron, de qué temas fuera de la Teología i la Historia de la Iglesia que no fundó Cristo, me pueden hablar, para convencerme que de “excelentísimos, ilustrísimos, reverendísimos” i muchos otros pomposos títulos que se adjudican, son casi analfabetos culturales, con honrosas excepciones como Santo Tomás, Teilhard de Chardín, Mendel, Lemeitre, etc. Una minoría que da pena, ante tantos millones de curas, obispos, arzobispos i Papas que avergüenzan la historia del cristianismo. Los Obispos o Arzobispos, son casi todos trogloditas. Troglodita es sencillamente como lo dicen las enciclopedias, i el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, hombre de las cavernas o que habita en ellas (no las construyó, Tulio) o también, hombre bárbaro i cruel, que también le es aplicable a Urosa Sabino; lo que metafóricamente aplicamos en los tiempos actuales, a los que tienen una mentalidad mui lejana en el tiempo, pasando a la pre-historia. I por cierto que eso ocasionó que un invitado de Globovisión  al programa de la noche con tres gaznápiros sin remedio posible, un sociólogo, de nombre Tulio Hernández, echándose de erudito, de intelectual i maestro, dijo que los trogloditas eran una tribu que “construyó una caverna” mui sofisticada (menos mal porque sofisticado es falso, adulterado, nunca refinado ni exquisito) en Toulouse, Francia; de tal modo que Carla Angola dijo emocionada ¡Entonces ese bruto de Chávez (lo dio a entender i lo pongo yo), lo que le estaba haciendo era un elogio! Yo aprendí esa palabra desde el bachillerato i Carla la descubre hoi. Este sociólogo, pues, es el descubridor de la “tribu de los trogloditas” en Toulouse. Esto es sensacional, porque además la Cueva que habitaron, es la única construida, no natural, en la pre historia. Todas la cuevas que se citan en la historia del arte especialmente, cerca de los Pirineos españoles i franceses están en Francia en la Dordoña, de paisajes calizos con cuevas i gargantas, i el nombre que confunde es el de la Cueva de Lascaux (lazcó) que los franceses consideran también como una Capilla Sixtina de aquellos tiempos, aunque es a la famosa Cueva de Altamira en España a la que José Pijoan llamó la Capilla Sixtina de la Era Cuaternaria, descubierta en 1879, ricas en pinturas ambas.

 Pues bien, a un hombre terco, de poca cultura fuera de lo religioso, con problemas personales tal vez serios que lo condicionan a odiar, ha conseguido en nuestro presidente en quien descargar toda su furia retenida, buscando notoriedad  i “papeles verdes” de alguna ONG preocupada por el porvenir de Venezuela.  Razonamientos firmes, no le he escuchado ni uno, a no ser repetir como loro viejo que si aprendió a hablar antes de encanecer, lo que dicen todos los enfermos de Macarthismo, “supuesta doctrina” de un senador estadounidense obsesionado con el Comunismo que nunca ha existido en el mundo. Me atrevo a decir firmemente, estar seguro que este Cardenal que empalidece de odio anticristiano i se vuelve rosado, que no ha leído, i menos estudiado, un buen libro sobre marxismo, o orientado hacia la vida de Marx, un filósofo que para muchos, está más vigente que nunca en el siglo XXI, como lo está el pensamiento del Libertador, porque con pensamiento humanitario, se dice que mundanizó a Hegel, i estudió los terrible efectos de injusticia social que trajo el mundo, la Revolución Industrial, i consiguió que el motor del movimiento dialéctico i las crisis que se presentaban en la explotación del hombre por el hombre dentro del capitalismo (ahora sabemos que es salvaje) era la lucha de clases que será por siempre, porque lo más utópico que pueda tener el comunismo, es la sociedad sin clases.

 I así como he señalado otras veces, el ejemplo de un senador del Congreso norteamericano, rebuznar respecto a los problemas i las soluciones provenientes los rayos ultravioletas i el agujero de la capa de ozono, en el cono sur, es de señalar que la iglesia, desde Galileo (le dieron la razón después de 350 0 más años, i Copérnico i mucho antes aún (cuando querían armonizar el dogma cristiano con la filosofía griega, especialmente Plotino), vienen protagonizando disparates ofensivos, entorpecedores de la vida social i distorsionadores de mentes. El ejemplo más conocido en el siglo pasado, por la fama de uno de sus participantes, es cuando en Nueva York, el Obispo Maining se opuso a que Bertrand Russell impartiera clases de Lógica i Matemáticas, en la Universidad de Columbia. Los argumentos: no se había examinado i probado la capacidad de este profesor para enseñar esas materias, a pesar de ser autor del Principia Mathematica; i segundo, que con sus ideas liberales iba a contaminar o relajar, la moral de la juventud norteamericana. I lo alarmante de todo esto: le dieron la razón, i Russell se fue a exponer sus conocimientos en la Universidad de California. Así, podemos citar cientos o miles de disparates más, especialmente en cuanto al embarazo, el aborto, la genética, la eutanasia, células madres,  etc., i en todo interviene la iglesia con ideas medievales, contrariando a la ciencia, amparados en la mayor mentira de todos los tiempos: que hablan con la palabra de Dios.

 Empero, hai defensores del Cardenal rojinegro que llegará a zamuro, i se ofende porque le califiquen con el apropiado cognomento de Troglodita, i “aunque el pájaro camina, se nota que tiene alas”, i bajo ellas esconde conspiración, odio i traición; la oposición se estremece de furia i angustia, aunque al presidente ya no encuentran manera de ofenderlo, insultarlo i desearle la muerte, no natural sino el magnicidio.  Así, en estos días, me enteré indirectamente porque desde el año 2002 no he vuelto a comprar los “grandes diarios o pasquines” de Caracas, donde en uno de ellos, dirigido por un hombre que tiene avergonzado a su padre aun después de muerto, el Bobolongo-Director, que bautizó así Teochoro Petkoff, puso una mancheta, que dice en recuadro: “Chávez está podrido” pero de ninguna manera eso es un insulto, una falta de respeto, un delito contra los derechos humanos i la dignidad presidencial, sino una “genialidad” de un mediocre por los cuatro costados. De esa mediocridad, ya va llegando el tiempo o el día, de ocuparme de sus desméritos.


robertojjm@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3890 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a103811.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO