Una cruz en el techo y en el pecho

Cuando el golpe del 4 de febrero, luego de ser arrestados todos los oficiales y soldados rebeldes, un oficial que declaró a la prensa dijo que faltaba por investigar a fondo que significaban unas cruces pegadas en los techos de los vehículos militares que participaron en la rebelión. Recordé este episodio, mezcla de candidez con ignorancia militar, por este largo apagón ocasionado en el Guri, el cual produjo la indignación y la denuncia por parte de todos los voceros del gobierno de un sabotaje del imperio.

La verdad es que no es relevante si esto fue un sabotaje, un atentado del imperio en complicidad con terroristas nacionales o fue simplemente la torpeza de alguien. El deterioro del sistema es viejo, Chávez lo supo, a nosotros nos consta que trató de evitarlo comprando plantas termo eléctricas y que quiso recuperar el gas de los mechurrios de la refinarías, en parte para ese fin. Lo que nos impresiona es la negligencia de nuestras fuerzas de seguridad, la calma, el descuido con el Gurí, que equivale a decir, con el frágil corazón del país.

Todo el mundo sabe lo vulnerable de nuestro sistema eléctrico y a causa de él, lo expuesto que está nuestro país en el caso de una guerra; puede ser colapsado totalmente por falta luz, sin servicio de agua potable y sin comunicaciones, como acaba de pasar; todo el mundo lo sabe menos la fuerza armada, parece, por lo que declara el ministro de la defensa. La denuncia a los conspiradores nunca puede disculpar la incapacidad estratégica militar, la falta de previsión del gobierno con esto, en este momento particular donde a cada rato Maduro, Diosdado y Jorge Rodríguez están hablando de guerra, de conspiración, de infiltrados, de sabotajes ¿Habrá que explicarles para qué son las cruces en el techo? Bien, el Gurí tiene una cruz grandotota en un mapa, allá en el Pentágono, en Brasil, en Colombia, se ve desde el cielo, por eso hay que ocuparse de él, del sistema eléctrico nacional, no es un juego.

Con 27 horas sin luz nos invaden tres veces y Diosdado no se entera. Con otras 27 horas sin luz, sin agua y sin comunicaciones pasarán muchas cosas, pasará todo aquello que el gobierno teme que pase y mucho más. Incluyendo a estas desgracias hay que añadir el desprestigio definitivo de los pinochos, bocones y arengadores del gobierno, los cuales, en vez de aferrase a la verdad de los hechos se disculpan denunciando a los enemigos de ser malos, malvados y violentos. Siendo así de violenta la conspiración imperial ¿Qué esperanza tiene Maduro de que Trump se entreviste con él? Esta bien que pierda la dignidad, insistiendo en ofrecer su mano, pero ¿Ahora la vergüenza?

Nosotros somos patriotas socialistas, chavistas, insistimos en la revolución socialista y vencer al capitalismo, su lógica y su espíritu, ¡nada tenemos que ver con Maduro, el madurismo y sus "cosas", sus políticas, sus reuniones secretas, sus negociaciones!, es bueno que quienes nos leen o nos lean lo sepan de una vez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 516 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /energia/a276852.htmlCd0NV CAC = Y co = US