¿Cómo dar el golpe de timón en PDVSA? (Parte II)

En el primer artículo referido al golpe de timón en PDVSA, escribimos sobre:

1)- Los objetivos expresado por el presidente Nicolás Maduro.

  • "Que la clase obrera pase al mando de PDVSA a todo nivel y haya un profundo proceso de transformación socialista, productiva, profundamente humana".
  • "Reestructuración absoluta".
  • "Vencer la corrupción y la burocracia".

2)- Antecedentes.

Lo sucedido en el paro sabotaje, donde las y los trabajadores asumieron la responsabilidad colectiva de poner la industria en marcha y cómo después una elite tecnocrática y politiquera desplazó el protagonismo obrero.

3)- Situación actual.

La resistencia a los cambios por una tecnocracia que frena el aporte tecnológico de los y las trabajadoras, la burocracia, la corrupción y la ineficiencia que algunas veces puede verse como sinónimo de incapacidad, pero otras veces son tácticas para "el contrato", "para la compra de emergencia" y el derroche, con el fin de la ganancia ilícita de grupos en posiciones de poder; descartando el ahorro, la sobriedad y en fin la optimización de los recursos en función de nuestra empresa.

Ahora bien ¿como actuar? ¿Como dar ese golpe de timón?

No pretendo en este punto marcar reglas, porque creo vamos a tener una metodología de discusión a la cual debemos acogernos; sin embargo no esta demás sugerir algunas condiciones necesarias a cumplir para sobrepasar las olas de la resistencia al cambio.

Primera: La máxima participación de las y los trabajadores petroleros en los proceso de discusión.

A mayor participación, menor capacidad de maniobra de quienes quieren torcerle el rumbo a estas históricas jornadas para que todo quede igual, mosca con todo el que tenga a su cargo personal y le reste importancia a estas jornadas o le ponga trabas a sus supervisados limitándole la participación .

Segunda: Igualdad plena en el proceso de discusión.

Aquí todos somos trabajadores; la discusión debe darse con amplitud y con absoluta libertad; debemos desprendernos de las charreteras, nadie debe de sobreponer su nivel en la estructura de la empresa para imponer sus criterios y eso va también con los voceros que puedan elegirse ya que la experiencia tenida es que a lo largo del proceso bolivariano en todos los escenarios donde se han elegidos voceros, mayormente no han entendido sus funciones asumiendo un actitud de jefecitos o del viejo delegado de la democracia representativa (Delegado es quien se encarga, por elección o designación, de representar a una colectividad o a una persona o de actuar en su nombre); en cambio el vocero es otra cosa; el vocero es aquella persona con reconocida solvencia moral, trabajo comunitario, con capacidad de trabajo colectivo, espíritu unitario y compromiso con los intereses de la comunidad, que sea capaz de coordinar y facilitar los aportes colectivos en dichos espacios de participación y que mantengan estimulados y motivados a los trabajadores y trabajadoras.

Tercera: Congruencia con el objetivo trazado.

La experiencia nos revela que si no existe unificación en cuanto a lo que se quiere; la direccionalidad puede perderse y por consiguiente el objetivo deseado. Por lo tanto debe de hacerse conciencia y posicionarse un discurso en las amplias mayorías de trabajadores y trabajadoras que rechace las manipulaciones, el oportunismo, las ambiciones de cenáculos, buscadores de cargo y currículos, el corporativismo patológico como también el anarquismo de grupos politiqueros.

Aquí la única ambición, el único currículo, la única política, es la política en grande, la política que esta dirigida a trasformar las estructuras de de PDVSA para servir mas eficientemente a los intereses del pueblo venezolano en general, y los de la Clase Obrera en particular; abriendo paso a un modelo de gestión socialista, que se sustente en la Gestión Directa y Democrática de la Dirección del Proceso Social de Trabajo por parte de la Clase Trabajadora consciente y organizada.

"...está escrito acá en el Programa de Gobierno, nosotros traspasemos la barrera del no retorno de nuestra Revolución. Para eso habrá que trabajar muy duro en todos los órdenes, en todos los órdenes; en lo económico, en lo social, en lo político, en lo cultural. Y en todos esos ámbitos u órdenes la clase obrera —camaradas, compañeros, compañeras— tiene que seguir jugando un papel fundamental. Carlos, yo te diría, así como ustedes me piden, y yo lo asumo, lo asumo, profundicemos y aceleremos los cambios revolucionarios, soy el primero en levantar la mano y decir: "de acuerdo". Pero también de aquí para allá les pido, les exijo, y tengo moral para hacerlo, que la clase obrera profundice y acelere su papel en la transición al socialismo". Hugo Chávez

Chávez cumplió, estamos en deuda con él, es la hora de la clase obrera.

ABREBRECHA Y DESPUES HABLAMOS

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1447 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Ovalles

José Ovalles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social