Regreso a clases: ¿Cómo, con quienes y con qué?

El Presidente Nicolás Maduro anunció el comienzo del nuevo año escolar 2020-21 y en qué términos. Es una pena que ninguno de los gremios que agrupan a obreros, empleados y profesores, tanto de la educación Básica, Media Diversificada y Profesional, como de los del subsistema universitario, en todo el tiempo previo a la presente fecha hayan ejercido acciones concretas en defensa y garantía de los más elementales derechos laborales, como por ejemplo, el contemplado en el artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV:1999), que reza:

Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. ... La Ley establecerá la forma y el procedimiento.

Los unos, los gremios oposicionistas, porque desde la comodidad de sus casas, aculillados por la COVID-19 y desinteresados por sus gremios a cuenta de que ya no dejan pingües ganancias económicas o crematísticas representar a pobres y trabajadores, además de que su única obsesión ha sido "la salida de Maduro", según órdenes de quien les paga en US Dollars, desde la National Endowment For Democracy (NED) et al; los otros, más interesados en coordinar y congraciarse con el gobierno y el ministro de turno, que en plantarse y hacer valer los derechos laborales conquistados o los mínimos, para evitar la extinción institucional. Todos dejaron a la deriva a obreros, empleados y profesores. No importa si pasan hambre, como la están pasando; no importa si abandonan el sistema y emigran, como está sucediendo; no importa a mueren, se suicidan o enloquecen en esta crisis. La única razón que esgrimen es la narrativa del bloqueo económico que nos impone Trump y que no hay de dónde sacar más nada. Cualquier otro razonamiento o exigencia, según éstos genios, es falta de comprensión, salto de talanquera y traición.

Ahora bien, todos estamos de acuerdo en que el sistema educativo no debería interrumpirse y, pese a la pandemia de la COVID-19, debemos avanzar, a la distancia, desde el hogar e ideando nuevos mecanismos creativos, pero lógicos y realizables.

El "cómo" es un asunto a resolver. Los docentes (o si aún quedan investigadores en las universidades) no tienen salario con qué pagar internet; muchos no tienen internet en sus casas; la mayoría docente de Venezuela (más del 80%) no tiene teléfono celular de tecnología Android de media, ni alta gamma; la mayoría de ellos no tienen computadoras, laptops o tablets.

Y ningún docente, empleado profesional y obrero, de toda Venezuela, cuyos sueldos devengan en bolívares, ninguno recibe de salario más del equivalente a 12 dólares, porque la mayoría de todos estos trabajadores del sistema educativo nacional gana entre 3.20$ y 5$ mensuales (un 85%, según reflejan las nóminas de pagos que manejan en cada ministerio).

Así, con este panorama, no sabemos con quiénes cuenta el Estado, nuestro Presidente Nicolás Maduro y los dos ministros de estos dos subsistemas. Yo no voy a ser tan irrespetuoso con los ministros Aristóbulo Istúriz, ni con el ministro César Trómpiz, para pintarlos como a un par de idiotas que no saben al detalle de esta sórdida realidad con la que contamos en todo el sistema educativo y sus dos grandes subsistemas. Tampoco, me voy a unir al coro de bobos que dicen, en plan de jalabolas, que "el presidente Nicolás Maduro no lo sabe y lo engañan". Métanle el dedo en la boca a ver si no muerde. Lo que sí sé es que con colaboradores espontáneos sin formación académica, con improvisación y con piratería y adulaciones al Presidente Maduro, no vamos a llegar a nada bueno. Todo lo contrario.

En cuanto al "conqué" (así se escribe al sustantivar "con qué", porsia), modestamente, con toda humildad y respeto por los trabajadores del sistema educativo, le propongo al gobierno que preside el camarada Nicolás Maduro, lo siguiente:

  1. Resuelva inmediatamente un nuevo salario y esquema salarial, en Petro, no en Bolívares en las condiciones actuales, así como lo prometió una vez; o acojámonos y exijamos al TSJ, adherimos a la sentencia que hace apenas horas aprobó la Sala de Casación del Tribunal Supremo de Justicia (Sentencia Nro 128 de la Sala de Casación Civil, según ponencia del Magistrado Francisco Velásquez Estévez), en la que los abogados pueden cobrar sus honorarios en US Dollars ($), dicho en español de Venezuela, en dólares, muchos de los cuales siendo apenas abogados se arrogan fraudulentamente el título de Doctor, sinque por esto sean mejores profesionales o mejores trabajadores que el resto del sistema educativo, lo que en jurisprudencia del derecho significado que "lo que es bueno para el pavo, ni que lo fajen chiquito";
  2. Que el Ejecutivo Nacional, mediante sus ministerios (ya existe la data exacta), entregue a cada profesor una laptop o tablet o computador de escritorio, de los fabricados por la empresa VIT, que vendían por la empresa estatal CANTV;
  3. Que mediante CANTV (que hoy tiene los insumos suficientes), se instale servicio línea telefónica y de internet con su respectivo módem-router inalámbrico, en cada casa o residencia dónde habiten los profesores y maestros;
  4. Que se abra una oferta de incentivo económico adicional a todo aquel trabajador jubilado de cualquiera de los dos subsistemas, que se incorpore a cualquier institución, por un lapso perentorio, hasta que se complete el reclutamiento e ingreso de personal con las credenciales y nivel académico requerido para su rol de empleado, docente y obrero.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1134 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía