Que majadera es la Majo

Con asco una vez más, hice de tripas corazón para escuchar a la bestia de la Majo y su escena global; es impresionante lo que sale de la boca de esa mujer.

Que racismo mas puro y que fascismo mas acido (Todo fascismo es acido, pero esta se pasa).

Resulta que una mujer que tiene en sus manos la oportunidad de usar el poder de la comunicación para informar y alertar a la comunidad sobre situaciones que atentan contra la dignidad, la vida y la paz; decide usar ese poder a favor de los criminales y asesinos que matan niños y mujeres.

Me refiero a su reseña sobre el (repudiable) hecho del atentado contra la iglesia judía de Caracas; vamos a estar claro es un hecho que atenta contra la tranquilidad de los vecinos y que debe mover a los cuerpos de seguridad del estado a investigar, porque lo ultimo que nos falta es que se arme aquí una matanza o una ola de atentados entre Judíos y árabes.

No queremos eso, claro que no; pero aun así da asco escuchar hablar sobre ese tema a una mujer que no dijo ni papa sobre la criminal y abominable matanza ocurrida en Gaza (y que aun no termina), a una mujer que ignoro el tema de que el criminal gobierno judío se limpio el trasero con las ultimas resoluciones de la ONU, que imploraban el cese a las hostilidades.

El Gobierno Judío, ojo, no el pueblo, aunque un porcentaje de estos son tan radicales como sus jefes (por algo los eligieron); pues bien El Gobierno Judío ordenó la matanza y tiene planificado el exterminio de los palestinos en Gaza, lo cual es ignorado por la bestia parlante llamada Majo; la misma que hoy sale alarmada, porque unos vándalos pintaron con spray unas paredes sin herir a nadie, indignada porque unos bandidos aprovecharon que el sitio estaba completamente solo, para entrar y defecar (según su palabras, porque esas imágenes no las pasaron) en los pasillos de el sagrado recinto.

Esos vándalos lograron sacarle algunas lagrimas a unas damas que ocuparon las pantallas de televen durante el reporte y nos hace preguntarnos, ¿cuantas lagrimas derramarían esas venezolanas ante las dantescas imágenes de los niños, mujeres, hombres muertos y mutilados? ¿o por las ciudades arrasadas? ¿cuantas lagrimas derramarían al escuchar las palabras del secretario general de la ONU, cuando dijo: "No tengo palabras para describir lo que he visto, estoy horrorizado"?…

Los vándalos destrozaron y hollaron el sagrado altar el templo judío, eso esta mal porque lo sagrado se respeta; ahora bien, sin animo de justificar tamaña ofensa, digo dentro de mi ¿y los sagrados templos llamados vidas (seres humanos) que fueron destruidos por las bombas judías no son una ofensa grave a Dios?, ¿Bestia Majo no era necesario empezar por ahí antes de tocar el tema?...Esos temas religiosos y de asesinatos en el nombre de Dios; ese pretender mezclar lo sagrado con lo humano me recuerdan las palabras de el eterno Ali: "…pero también reza el piloto cuando monta en el avión, para ir a bombardear a los niños del Vietnam…"

Todos los actos de vandalismo a pequeña o gran escala son repudiables, por eso estoy asqueado de que a pesar de tener razón al denunciar algo que no debería pasar en nuestro país, esa denuncia se haga a través de una boca que antes de hablar del tema debería limpiar con su lengua lo que dijo que dejaron los vándalos, debería llorar hasta deshidratarse por los miles de palestinos asesinados, debería llorar amargamente y desgarrarse las vestiduras por lo absurdo de la situación en esa zona y por sobre todas las cosas, debería orar por que algún día Dios ilumine a esa gente a fin de que se abracen como hermanos y convivan en paz, después de todo eso entonces tendrá autorización y moral para tocar el tema…

NO AL VANDALISMO, NO AL RACISMO, NO A LA INJUSTICIA

SI A LA VIDA


oscarajimenezr@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3576 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad



Revise artículos similares en la sección:
Oposición