Colombia: ¿Rescate de película hollywoodense o arreglos entre gobiernos y guerrilla?

1. La democracia en México, Colombia, como en casi todos los países, es un sistema jurídico y político que sirve para legitimar los intereses económicos y políticos de la minoría dominante. Esa democracia que ha sido siempre controlada por un puñado de ricos empresarios y políticos, es la democracia que se conoce como tal en Europa, los EEUU, Colombia o México. Sin embargo la que muchos quieren o desean es de otro tipo: una democracia directa, participativa, popular o autogestiva que no ha existido en lugar alguno porque los poderes ideológico, político, empresarial y militar, lo han impedido con su fuerza. Así como la política no es el arte de lo posible (tal como ha difundido el oportunismo) sino el pleno desarrollo de la conciencia y de las potencialidades para hacer posible lo que hoy parece imposible, así también la democracia (palabra tan. desprestigiada porque todos hablan en nombre de ella) tiene que ser igualitaria en todos los campos sino no es tal. Los medios de información hablan de democracia en México, pero interpretan los acontecimientos tratando de manipular a la población.

2. Los medios electrónicos de información mexicanos, todos al servicio de poderosos empresarios y del gobierno derechista, han enloquecido de alegría y llaman a la población a alegrarse porque “el ejército colombiano, encabezado por el presidente Álvaro Uribe, logró liberar a 12 personajes secuestrados por los guerrilleros de las FARC hace seis años encabezados por Ingrid Betancourt”. Las alabanzas por la “bien planeada estrategia (durante varios meses) del ejército logró un rescate limpio sin disparar ningún tiro”. No escatimaron decir que Evo Morales miente al decir que las negociaciones de Hugo Chávez dieron buenos resultados y que “en esta acción sólo el gobierno y el ejército colombianos deberían recibir aplausos”. Por eso cuando se dice que en el estado de Guanajuato hay una escuela del ejército para entrenar torturadores, habría que preguntar: ¿Quién entrenó a los locutores de los medios a torturar con sus gritos estridentes, sus permanentes mentiras y tergiversaciones?

3. Lo raro es que la misma Betancourt ha agradecido su liberación al ejército y a Uribe. Ella no puede ignorar de las grandes gestiones de Hugo Chávez y de la legisladora colombiana Piedad Córdoba. No puede ignorar que las FARC, por lo menos en el último año, han estado interesadas en liberarlos y que es el gobierno de Uribe el que boicoteaba la liberación queriéndola aprovechar para bombardear a la guerrilla. No puede olvidarse que Chávez recibió todos los halagos y aplausos del mundo por sus gestiones y que el mismo Uribe siempre trataba de boicotear cualquier liberación. ¿Cuál ha sido el papel del gobierno de Bush en las permanentes confrontaciones de Chávez y Uribe al ser éste su personero? Todavía vendrán más elementos para analizar lo que realmente está sucediendo. Los medios de información sólo se han dedicado a repetir y propagar la línea que les ha llegado de los EEUU por medio de sus agencias noticiosas. Por eso hay que tener siempre cuidado.

4. Lo que se puede vislumbrar, apenas una hora de escuchada la noticia, es que pudo haber un arreglo entre gobiernos y las FARC para liberar a esos 12 rehenes. Si bien el ejército y el gobierno asesinos de Colombia cuentan con toda la asesoría de la inteligencia militar yanqui, las guerrillas de las FARC, que ocupan por lo menos una tercera parte del territorio de aquel país y que llevan 44 años luchando en la selva, no se están chupando los dedos para descuidar a sus rehenes, mucho menos a la Betancourt. La realidad es que al parecer las FARC se han debilitado en los últimos meses por la muerte de sus dos principales dirigentes que obligó al nombramiento de una nueva dirección colectiva. El argumento de que bajó el helicóptero o la avioneta, sigilosamente, en territorio de las FARC parece un argumento de imbéciles para tontos. Pero otras cosas inexplicables pudieron haber pasado: que las palabras de Hugo Chávez hayan calado hondo y las FARC hayan pensado en otra estrategia.

5. El cine Hollywoodense de los Rambo, “Sosteneguer” o Harrison Ford (películas del “héroe gringo que hace justicia asesinando a los malos alemanes, japoneses, comunistas, vietnamitas o palestinos”) sólo han buscado y, mucho han logrado, hacer más imbéciles a los seguidores de la cultura yanqui, penetrando la mente de los mexicanos desde que son niños. Los “emocionantes rescates” de los “heroicos guerreros yanquis de la libertad” parecen repetirse en Colombia según nos cuentan los sumisos locutores de Televisa, TV Azteca y Radio Fórmula en esta tarde de lluvia. Las palabras del presidente boliviano Evo Morales, al instante de haberse dado la noticia, parecen mucho más claras, posibles y evidentes. Lo importante es conocer cuál es el argumento de las FARC para tratar de entender los arreglos que tuvieron y los motivos por los que llegaron a esos acuerdos con el gobierno asesino de Uribe. De todas maneras no sabemos el estado de las guerrillas, las posibilidades de vida que tenían los rehenes y las concepciones políticas que se están manejando al interior de las FARC.

6. Se ha difundido ampliamente que en nuestra “democracia” todos son iguales ante la ley y “todos son hijos de dios”, sólo que unos son más iguales que otros, es decir, unos son iguales haciendo negocios en el narcotráfico, los bancos, comercios, industrias y otros son iguales viviendo en el desempleo o trabajando en el campo y la ciudad con salarios de hambre. ¿Puede funcionar la democracia directa y popular, una Constitución política o ley o un gobierno democrático con justicia social entre personas en extremo desiguales? En México, como en Colombia, la democracia real es una caricatura, una farsa. El gobierno y el aparato militar yanqui están usando a los gobiernos de estos dos países como puntas de lanza para golpear a Venezuela, Bolivia y Ecuador. Uribe y Calderón se están aprovechando de la democracia de los ricos y sus leyes para imponer su poder sobre la población miserable que cada día está más desesperada. Si las FARC abandonaran las armas y en México el EPR y el EZLN hicieran lo mismo, las esperanzas de la población se perderían.

7. Es interesante ver cómo cambian las ideologías y las estrategias políticas de la izquierda: en los años sesenta, por el ejemplo de la revolución cubana, del guevarismo, de las guerrillas en América Latina y la guerra de Vietnam, la vía armada tuvo primera importancia. Con el triunfo electoral de Salvador Allende en Chile en 1970 la vía electoral y parlamentaria se hizo presente y las polémicas de Marx, los anarquistas, la socialdemocracia y los leninistas fueron verdaderas confrontaciones. Las guerrillas nicaragüenses y salvadoreñas también influyeron en los ochenta para instrumentar políticas. Con el surgimiento mundial del neoliberalismo y la caída del falso “campo del socialismo”, parece estar anclada la izquierda en la lucha limitada contra la etapa más notable del capitalismo no contra el sistema de explotación y opresión. No sabemos hoy, con la nitidez necesaria, el rumbo preciso por el que la izquierda debe caninar. Lo que sí se observa es que la “lucha por la democracia” mediante acuerdos y arreglos de nada sirve si no se impulsa la movilización de masas en calles, Fábricas y campos.

pedroe@cablered.net.mx


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4418 veces.



Pedro Echeverría V.


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a59821.htmlCd0NV CAC = Y co = US