¡El Pueblo! El que siempre paga los p’os

Que desesperanza puede rondarle a uno cuando frente a los resultados del referendo todos hacemos un llamado a la reflexión y autocrítica, partiendo por detectar las causas de este empate técnico y sobre todo el alto nivel de abstención del “chavismo” que a todas luces sorprendió a propios y a extraños, se comienzan a tomar medidas y decisiones que tienden a configurarse en un castigo para los ya calificados como culpables del revés de la revolución: El Pueblo.

En primer lugar se anuncia la revisión de la política de precios que tenderá a su flexibilización, lo que en criollo significa de hecho una total liberación de precios, con esto convalidando los argumentos del capitalismo de que el desabastecimiento se causa principalmente por el control de precios; estos desvergonzados “pseudo empresarios” no asumen su responsabilidad por la ineficiencia de sus industrias y acostumbrados a chantajear a los gobiernos con las nefastas leyes del mercado parece que una vez más se saldrán con la suya y conseguirán vender sus productos a los precios que les de la gana y cuando les de la gana. El pueblo ya sabe que si falta un producto son varias las razones que inciden para tal hecho, pero también sabe que el tema de los precios está íntimamente ligado a la Especulación y al Acaparamiento, con el agravante del aumento de la demanda de los productos y repito la ineficiencia y hasta la negligencia para producir y distribuir con claros objetivos políticos y por supuesto económicos de los mal llamados “empresarios” del sector privado.

En segundo lugar se toma la medida de eliminación de la tarjeta de crédito prepagada bajo el argumento de que la misma se utiliza para la obtención de dólares que no son utilizados para los fines que se requerían, en otras palabras que muchos compatriotas vendieron su cupo a personas que de alguna manera hacen negocio con las divisas en el mercado prohibido o paralelo. Cuando se tomo esta decisión se debió aplicar la empatía, vale decir, ponerse en los zapatos del otro; puede uno suponer que esta tarjeta prepagada tuvo éxito por ser un instrumento de pago seguro que le permitía a quien la poseía hacer sus transacciones sin tener que cargar la plata encima, porque el Hampa sí que azota, también puedo imaginarme o ponerme en los zapatos de aquellos que sí utilizaron sus divisas y reitero sus divisas, porque esas no se las regalaron, las compraron y pagaron, para los fines permitidos o solicitados y ahora pagan tanto justos y pecadores. Este instrumento lo utilizan mayormente por seguridad quienes no tienen escoltas y tienen que pagar bienes y servicios y algunas viajar por el paìs.

En tercer lugar la Ley de amnistía con la cual se dan perdones e indultos a personas involucradas en hechos que todavía quienes los sufrimos estamos clamando por justicia, que los responsables de ese golpe de estado del 11ª, los responsables del golpe petrolero, que no son más que los victimarios asesinos del pueblo, paguen con cárcel sus crímenes; aspirábamos a que una Fiscalía General de la República reabriera por fin el expediente de estos hechos y que un Tribunal Supremo de Justicia los calificara como delito de ¡Golpe de Estado! y sin embargo es el indulto el premio que reciben; Con esto se valida el argumento de que sí hay presos políticos en Venezuela.

Se nos confunde al pueblo cuando se reivindica la tesis para investigar el posible asesinato del Libertador, que es absolutamente necesario aclarar por la historia y para la historia, pero a su vez se nos pide que olvidemos hechos que aun desgarran nuestras almas cada vez que llega un Diciembre y con ella la Navidad y el año nuevo y no están muchos de los nuestros que deberían estar, cuyas vidas fueron truncadas por golpistas llenos de ambición y lujuria por el poder. Donde quedará la responsabilidad de Venevisión y los demás medios de comunicación (impresos, audiovisuales, radiales) en la masacre del 11 de abril y el subsecuente golpe de Estado, que con sus mentiras, que no equivocaciones, viles mentiras, habían condenado a Venezuela a una dictadura cruel y sanguinaria, más de 40 fueron los muertos entre el 11ª y el 13ª. Por eso ahora me sorprende que en Venezuela sí hay presos políticos según esta ley y perdonen mi falta de tino, pero es la interpretación que le doy. Un preso político es un preso de conciencia, un preso por sus ideas y no veo quien califique en Venezuela como tal. Una Revolución la hacemos los subversivos y nos enfrentamos a los reaccionarios y contra revolucionarios; no nos confundamos.

Desde mi sentimiento de pueblo que Dios los Perdone, que es a él a quien corresponde. Y no me califiquen de vengativo que la distancia de los hechos es muy corta y la imprecisión impera, se impone investigar y sentenciar culpables e inocentes y de allí si parte, en mi opinión, la verdadera concordia, porque estos perdones deben partir desde el arrepentimiento sincero del pecador (golpista) que ya algunos de los beneficiados (as) por esta ley piden la Libertad de Violadores y Asesinos; lo que es bueno para el pavo lo es también para la pava.

Como no interpretar que exista una relación directa entre los resultados adversos del 2D y estas tres situaciones que afectan directamente al pueblo Bolivariano, ese que está en la calle jodiéndose frente a organismos públicos que después del 2D algunos se fueron de vacaciones como si estuvieran muy cansados de cumplir con sus deberes, como si por premio merecieran más paciencia del Soberano, como sino se impusiera un balance de lo pendiente a ver si de verdad me puedo ir a descansar en vez de transferirle al pueblo su responsabilidad por haber incidido en la derrota de Diciembre.

Lo lamento pero parece que el pueblo siempre paga los p’os...

En todo caso Feliz Año 2.008...

¡Patria, Socialismo o Muerte! ¡Venceremos!

tuliovillegas@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2648 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas