¿Será que el exviceministro de Rafael Ramírez, así como le pasó a Nelson Martínez, también morirá en custodia?

Recién vi la siguiente noticia en Aporrea, y mi corazón casi se me salió por la boca:

(VIDEO) Detenido exviceministro de Finanzas durante gestión de Rafael Ramírez en Pdvsa

La noticia habla sobre supuestos masivos actos de corrupción de un valor de cerca de 5 mil millones de dólares, supuestamente cometidos por Rafael Ramírez y su gente hace unos 10 años atrás.

Diez (10) años después de los supuestos hechos, el actual jefe de Estado venezolano y su gente los persiguen, así, de repente, entonces, uno se pregunta:

¿Por qué no los persiguieron antes?

¿Por qué ahora?

¿Cuál es el propósito?

Bueno …

A- La primera cosa que me vino a la mente aparte de esas preguntas arriba, fue que, ya que dicen que el exviceministro fue detenido por el actual Estado venezolano, debo suponer que él se encontraba aquí en Venezuela cuando ocurrió su detención, ¿verdad?, lo cual supone que él probablemente ha estado viviendo aquí en Venezuela todos estos años, entonces, me vino a la cabeza la siguiente observación:

Si el monto del desfalco fue de cerca de 5 mil millones de dólares, lo cual es muchísimo dinero equivalente más o menos a todo el ingreso del Estado venezolano del año 2019 (ver el número 103 en la lista), ¿qué carrizo hacía ese exviceministro todavía viviendo en Venezuela?

¿Él tipo esta loco?

(Lo dudo.)

¿Entonces, por qué él no se fue del país hace 10 años atrás cuando supuestamente ocurrió ese desfalco, precisamente para evitar ser capturado por el Estado venezolano?

¿Ustedes se quedarían en Venezuela después de haber exitosamente robado miles de millones de dólares de los cofres del Estado venezolano?

¿No se irían ustedes lejos de Venezuela, lejos del alcance de la justicia venezolana, lejos de los tentáculos del actual jefe de Estado venezolano?

¿Entonces?

¿Qué hacía ese exviceministro en Venezuela?

¿Será que hace 10 años atrás, después del robo, él se sintió tan mal que decidió de quedarse en Venezuela y esperar ser capturado y arrestado para después de haberse gastado millones disculparse, pedir perdón, y enseguida voluntariamente cumplir una condena de 20 años en los infernales calabozos del actual Estado venezolano para morir anticipadamente de hambre, desnutrición, enfermedades, o de maltratos, golpes, y torturas?

¿Ah?

B- La segunda cosa que me vino a la mente fue la siguiente noticia en Aporrea, con fecha de diciembre del 2018:

Falleció Nelson Martínez, expresidente de Pdvsa, detenido desde 2017

Así como ha ocurrido con muchos prisioneros del actual Estado venezolano desde el 2013, Nelson Martínez murió bajo custodio del Estado, dicen que fue debido a un ataque de corazón, o algo al estilo, pero no se sabe si el actual Estado venezolano le habría intencionalmente negado la atención medica, lo cual habría ciertamente contribuido a su deceso anticipado y posiblemente evitable, o si murió de causas naturales sin instigación por parte de los efectivos de seguridad del actual Estado venezolano (el miedo puede causar un ataque de corazón).

Que yo sepa, no se conocen públicamente las circunstancias que le causaron el ataque de corazón mortal, ni cómo los efectivos de seguridad del Estado reaccionaron, es como si el actual jefe de Estado venezolano estaría encubriendo algo, así me parece, bueno, es que también soy muy paranoico (ver el addendum más abajo).

CONCLUSIÓN

¿Será que el exviceministro de Rafael Ramírez, así como le pasó a Nelson Martínez, también morirá en custodia, en manos del actual Estado venezolano?

ADDENDUM

Sepan que le tengo terror al actual jefe de Estado venezolano y a su gente. Terror. Solo de pensar que ese exviceministro se encontraría hoy en custodia del actual Estado venezolano, me hace sentir muy mal, pero muy mal.

No creo que podrían imaginarse cómo me siento a menos de haber ustedes mismos vivido en carne propia la tortura (espero que jamás la vivirán, es una de las perores cosas imaginable de vivir), es que yo fui secuestrado y torturado y casi matado aquí en Venezuela en el 2015.

Yo sé exactamente cómo se siente de ser torturado.

Es un sentimiento de terror casi inexplicable, y extremadamente traumatizante, es algo muy profundo, es un sentimiento de total pero absoluto terror, de incomprensión, donde mientras a uno lo torturan, uno no puede parar de preguntarse … ¿por qué? … ¿por qué me hacen eso? … ¿por qué? … ¿por qué? … ¿por qué? … hasta que uno finalmente se resigna a aceptar que morirá en manos de un montón de sádicos enfermos del alma de manera totalmente desgraciada, impotente, sin razón, como un animal, por nada y para nada, porque no existe absolutamente ninguna razón para justificar la tortura.

Pero el actual Estado venezolano incurre en eso.

Por eso les tengo tanto terror al actual jefe de Estado venezolano y a su gente.

Quería aclarar eso, para que sepan, que me siento muy mal escribiendo estas líneas pensando en lo que le podría pasar a ese exviceministro (espero que no le pase nada), es que yo sé precisamente a qué tipo de tratamiento inhumano, salvaje, y sádico él y todos los prisioneros del actual Estado venezolano podrían posiblemente estar expuestos.

Y eso, me da terror.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1649 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social