El alcalde en su laberinto

Tenía tiempo que no escribía pero el alcalde del municipio Sucre, en el Estado Yaracuy, me sacó de mi mutismo.

El señor alcalde del municipio Sucre, en Yaracuy, Adrian Duque; cuya capital es la ciudad de Guama, sale en un video que se posicionó como tendencia nacional en un suspiro y seguramente ya estará en la punta mundial, marcando como nazi moderno las viviendas de los portadores de algo que para él debe ser así como una plaga.

Vamos a ver si nos ponemos de acuerdo en los procedimientos, ¿El mandato no es que al primer síntoma la gente acuda al hospital centinela asignado?, ¿El protocolo no es que TODO infectado, asintomático o no, reciba atención medica apropiada, para evitar la propagación del virus?

¿De dónde saca ese alcalde la información para marcar esas casas?, ¿Los denuncian los vecinos?¿Los acusas los del consejo comunal?, ¿los acusa un chismoso de oficio? Y ¿Cuál es el procedimiento de ese alcalde? ¿Va a esa casa con su equipo y les marca la casa como leproso y se va?¿Les hace pruebas rápidas y determina si son positivos o no? ¿De ser positivos les marca la casa y los amenaza con quitarles la bolsa clap y el gas si destruyen la calcomanía?

Para empezar, TODO, ciudadano, positivo para covid19, debe estar bajo custodia del sistema nacional de salud, en los hospitales centinelas o CDI designados para tal fin, hemos escuchado incansablemente a nuestro Presidente, Nicolás Maduro Moros, repetir y repetir que nadie debe estar tratándose en su casa. Sabemos (o imaginamos) que algunas personas por razones de temores, reales o infundados, han decidido no someterse al sistema nacional de salud y se están tratando a escondidas en sus casa, poniendo en riesgo a toda su familia y a la sociedad en general; pero tampoco vamos a criticarlos porque la verdad es que los cuentos que se oyen son terroríficos y algunos pensaran "mejor morir acompañado" (si es que a morir se llegare) "que morir en un almacén de despojos" como nos han hecho creer en muchos casos.

El sistema de salud pública de Yaracuy es de los mejores del país, eso lo digo por experiencia propia y con conocimiento de causa, ¿Qué está pasando? Que debido a esa eficiencia los compatriotas de Lara, Carabobo, Cojedes y de zonas más lejanas se están desplazando para allá para ser atendidos, eso hace temblar la capacidad de atención en los contados centros de salud; debido a eso en ese estado se está permitiendo que personas que sean positivos pero que tengan la condición de asintomáticos o leves, puedan quedarse en sus casas para no saturar los centros de atención, pero bajo el compromiso individual de ser estrictos con el cumplimiento de la cuarentena obligatoria para proteger a sus comunidades.

Esas personas no están cumpliendo con la condición permitida de llevar su tratamiento en casa y están saliendo a la calle poniendo en riesgo a los demás; la verdad es que con esta gente provoca cualquier cosa, incluso meterlos presos en cárceles hospitales para que no sean tan irresponsables…pero eso no se puede hacer, no eso está fuera de toda posibilidad.

El alcalde en su desesperación y muy mal asesorado se cansó y decidió, de manera totalmente ilegal y atentatoria contra derechos humanos, marcar sus casas para acusarlos ante sus comunidades, que en tiempos medievales le meterían candela a la casa para evitar males mayores y que en esta situación actual, quien sabe que harían con esas pobres personas.

¿Qué sigue?, ¿Ponerles una marca en el brazo de manera individual, con algo que no se pueda borrar, a los habitantes de esas casas para evitar que salgan?

No señor alcalde, no es así como se hacen las cosas, usted debería renunciar por incapaz y debería ir preso por mala gente. Si usted recibe denuncias de que hay gente posiblemente infectada, debe ir con el equipo médico, hacerles las pruebas y llevárselos al hospital (por las buenas o por las malas) si es que quiere hacer algo positivo para la comunidad.

El fiscal General tomó la decisión de abrir una averiguación contra el alcalde, por la posible comisión de delitos y ordenó el retiro inmediato de esas marcas, muy bien, muy a tiempo, pero ya el daño está hecho, ya esas casas quedaron marcadas para sus vecinos, eso ya no se puede revertir.

Lo que el estado debe hacer es buscar una solución al problema de la poca capacidad hospitalaria, estableciendo carpas de campaña o mediante la instalación de hospitales móviles para atender los casos asintomáticos o leves, pero nadie, absolutamente nadie debería estar tratándose en casa y amparado por el mismo estado menos; eso es una soberana irresponsabilidad de todo el estado que lo permite.

Por otro lado esa amenaza, de quitarles la bolsa CLAP o el servicio de gas Comunal; además de miserable es una burla al pueblo, ¿Qué bolsa? ¿La que le llega cada cinco meses, con comida para cuatro días?¿Cual gas? ¿Ese que cada quien compraba cuando necesitaba o que la empresa le llevaba a sus casa cuando se le solicitaba y ahora depende de que el consejo comunal le dé la gana de llevárselo? (¿Que será de la vida del muchacho aquel de apellido Grey que se llevaba 25.000 dólares semanales vendiendo ese mismo gas comunal, por cierto? ¿Se escapó del país, lo metieron preso, lo designaron embajador en Sry Lanka o en Siberia?)

No alcalde, mas bolsa usted si cree que este pueblo se puede amenazar con una bolsa CLAP, trate de comer en su casa con una bolsa de esas cada cinco meses y después nos dice.

En Fin una acción miserable, mírese por donde se mire. Así, Así, Así No se gobierna, señor alcalde..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 553 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas