Te ruego Diosdado: Usa tu organización electoral para evitar más feminicidios

Para todos es notorio y público que la organización del Partido Socialista Unido de Venezuela tiene una organización grandiosa, que los ha llevado a controlar 279.460 calles del país, en 48.376 comunas (datos de enero 2020), jefes de calle, etc., lo cual ha servido de gran apoyo y fortaleza para ganar cuantas elecciones se presenten.

O sea, hasta ahora ha funcionado como una excelente organización de carácter básicamente electoral, donde leo además que el 80% de los jefes de calle son mujeres.

Pero apreciados lectores, ¿de qué nos sirve a los chavistas, a todos los venezolanos en general, estar tan organizados electoralmente si siguen matando a las venezolanas? En lo que va de este año, sin concluir los dos primeros meses, hay 39 mujeres asesinadas en Venezuela.

Cierto que esa organización articulada en lo que denominan Raas (Red de articulación y acción sociopolítica) sirve para mantener viva la revolución, defender nuestra soberanía que la parte golpista de la oposición quiere entregar, para seguir luchando por la justicia social, para que los bienes de la nación se repartan de la forma más equitativa posible, pero… con el desastre que se nos presenta, la protección social de los más vulnerables debe prevalecer, no solo en la alimentación.

En un gobierno donde el Jefe del Estado es Presidente del PSUV y las jóvenes, las mujeres en general, son violadas, agredidas, asesinadas, es obligatorio pensar en un invento extraordinario. Ya lo propuse hace tiempo a la Primera Combatiente, pero no sirvió de nada mi súplica. En ese momento me refería a las jóvenes que se iban del país, a ser traficadas, maltratadas, al no tener el amparo de su nación, de su familia cercana, de la gente a las cuales les duele su hija, nieta, que se preocupan por su camino, su futuro.

Ahora está sucediendo con mucha más intensidad en nuestro país. Es un horror y un dolor leer cada día la muerte de una de esas jóvenes, casi siempre donde está involucrada una pareja, pero también un padrastro que se da a la tarea de abusar sin misericordia de las hijas de la compañera. Por no hablar del embarazo de adolescentes, y la venta de recién nacidos, hasta llegar a la locura de dejarlos en un basurero. Nada de esto debe suceder en nuestro país, con un gobierno revolucionario, de justicia social, que pregona el respeto a los derechos humanos, con una ley que protege a niños, niñas y adolescentes.

Ocurren episodios en cada estado, en cada región, por lo general dentro del pueblo que la revolución trata de proteger.

Las causas de estos hechos desastrosos, de catástrofes que nos afectan a todos y todas, se suman al conjunto de situaciones de gran vulnerabilidad en la cual estamos inmersos, por las sanciones, por la pandemia, por la falta de salario, la gravísima carencia al no lograr obtener lo mínimo necesario para la subsistencia. Falla la estabilidad en las familias, por la exacerbada frustración en que estamos sumergidos los venezolanos en general. Ese análisis se lo dejo a los sociólogos, que deben ya estar evaluando este triste y lamentable panorama de nuestra actualidad.

Mi ruego al diputado Diosdado Cabello tiene sentido. Lo oigo a ratos en el Mazo Dando, y me admiro de la gran organización alcanzada para el seguimiento de los afiliados al partido, para las labores necesarias. Creo incluso se ha puesto de manifiesto y hecho valer en la vigilancia epidemiológica luchando contra el covid.

¿Por qué no pedirle a cada jefe o jefa de calle, no solo que maneje la distribución de las bolsas CLAP, para la alimentación de los que ahí habitan, sino que realice investigación social y reporte posibles situaciones inadecuadas que acontecen a nivel familiar?

Es fácil escribirlo, pero me doy cuenta de las grandes dificultades implícitas, acaso ¿no dicen que los chavistas se crecen en las dificultades?

¿Cómo averiguar el entorno familiar de chicas para intentar prevenir la desgracia? ¿Cómo organizar patrullas sociales que con discreción investiguen, averigüen, sospechen anormalidades, con la mejor de las intenciones, evitar lo peor? Deben convertirse para ello en trabajadores sociales.

Recuerdo ahora los llamados "patriotas cooperantes" de Diosdado que buscan y reportan episodios asociados con los políticos de la oposición. ¿No pudiesen ser más útiles con este otro fin? ¿Más imperioso, más noble?

Me pregunto, ¿bastaría solo castigar a los culpables? Necesario, indispensable, pues sería un ejemplo para otros delincuentes en potencia. Pero opino que no es suficiente.

Rescatemos nuestra juventud, nuestras niñas y jóvenes, nuestras mujeres en peligro por la brutalidad machista de muchos venezolanos que aún mantienen solapadamente costumbres, creencias, actuaciones y hasta genes, que Francisco Herrera Luque describe magistralmente en sus libros.

Propongo incluso ir más allá. Apelo a las varias combatientes por la revolución, a las esposas de los gobernadores, de los alcaldes, las compañeras de los oficiales de la Fuerzas Armada Bolivariana.

La diputada Cilia Flores en su momento no me hizo caso, pero tal vez las mujeres todas de esta nueva Asamblea Nacional puedan organizar la búsqueda intensiva de futuras jóvenes en extrema vulnerabilidad y peligro de ser violadas, asesinadas y destruidas por un hombre venezolano.

Me han tildado de cándida, pero creo que Diosdado Cabello tiene la suficiente sensibilidad de aceptar este reto por el bien de la revolución, por el bien de nuestra gente. Poseedor de una gran inteligencia, aunada a mucha capacidad de trabajo, una excelente organización ya lista, una enorme ascendencia política, tengo la seguridad de que sabrá inventar algo, como ocurría en esas largas noches de insomnio de Chávez, buscando siempre el bien del país.

Nadie dice que es fácil, pero hay que intentarlo y lograrlo. ¡Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1009 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas