La Guaratara

Por Evio y por todos

Vamos Nicaragua, con espíritu Sandinista, a vencer el terrorismo gringo!

De la Caracas musical y violenta, con sus cristales filosos y oscuros, su cielo de smog y pólvora, vino el lacerante final de nuestro hermano Evio Di Marzo. El dolor de familiares, amigos y todo un pueblo no cabe en la urbe y va más allá del Caribe con profundo lamento. Evio, hermoso caraqueño, mago de la dulzura tropical y Poeta, legislador sublime del Ávila. Guerrillero armado de guitarra y palabras. Cayó nuestro hermano herido por esa marca de la Caracas fantástica y feroz, de esa cicatriz en un rostro amado, que quisiéramos borrar, pero aun así preferimos con su imperfecta mejilla; Caracas, musa preciosa de Evio, con sus heridas y venas maltratadas, su son y sus barrancos amada. En su absoluta mirada de convulsa capital caribeña se fue Evio, dibujando en nuestra historia otra perla negra.

Por Evio y por todos, debemos seguir construyendo una Venezuela humana, asumiendo su ejemplo de lucha desde la cultura, el arte, la música, la estética comprometida que, en su momento, la generación de Evio Di Marzo, elevó hasta vencer la avasallante neo colonización que se venía encima apoyada por disqueras y medios internacionales. Con su Adrenalina Caribe chispeante, Evio nos regaló, de su pecho amoroso, el más rico tributo romántico, de autenticidad estética y discurso, profundamente, caraqueño, que se haya logrado en la fusión de la poesía, la salsa, la balada y el rock.

Por Evio y por todos, seguramente el Presidente Nicolás Maduro se reunirá con los Medios Comunitarios, Libres y Alternativos, Cultores y Artistas, con el mismo nivel de importancia otorgada a los medios públicos y privados, porque la amenaza brutal del fascismo, la neo-colonización y el paramilitarismo contra nuestros referentes estéticos y éticos ha encontrado en los Medios Alternativos y Cultores una barrera valiente y creativa, como la Adrenalina de Evio, Adrián Guacarán y miles de comunicadores decididos a defender la Patria en la dimensión fundamental: el ethos, la identidad, la moral.

Sin desmeritar el trabajo de los medios públicos, ni la "obligación" de los privados, debemos reconocer en la comunicacional-cultural popular su capacidad de neutralizar el despliegue psicológico contra Venezuela, tanto en el abordaje social, como en el espectro radial y redes sociales, impidiendo que el terror de las guarimbas se impusiera. Nuestros comunicadores alternativos y tuiteros han desmontado las cadenas de manipulación que las cuentas oficiales no alcanzan a contrarrestar, por ello, a esa reunión, no faltarán ForoCandanga, ONCA, Patriotas Digitales y todos los Colectivos que tienen de cabeza al cibercomando instalado en el área NRO del Pentágono, el cual no logra doblegar nuestras guerrillas de internet, a pesar de dar la batalla con celulares obsoletos, deteriorados, sin plan de datos, ni wifi, pero con Lealtad Chavista inquebrantable.

Piedras en el Zapato

Varias Cinematecas permanecen cerradas, unas por desidia, otras por burocracia, todas por falta de voluntad. Tiene razón Rodolfo Santana: el mayor latifundio son las salas de cine.

La penetración acelerada de la derecha en nuestras instituciones avanza, mientras dormimos: en la Entidad llamada a ser la más Chavista, la Jefatura de Prensa ha sido confiada a la asesora propagandística del partido VP y administradora del portal web al servicio de la oposición y la universidad emblema de la Revolución, en ese mismo Estado, sigue dirigida por agentes de la USAID y la NED.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1919 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad