Reprimir o cambiar las condiciones sociales

Desde hace meses hemos evidenciado marchas multitudinarias de personas, sobre todo en Caracas, en contra del gobierno de Maduro. Estas manifestaciones no son producto de un simple capricho; representan el resultado de las pésimas condiciones económicas y sociales que hoy padecemos los venezolanos.

Al mismo tiempo, los distintos medios de comunicaciones informan de la manera violenta con la cual los cuerpos policiales y militares en su afán de dispersar dichas manifestaciones, terminan reprimiendo a esos individuos, con resultados muy lamentables, sumando hasta la fecha más de 80 personas asesinadas y un monto mucho mayor de lesionados. Maduro en respuesta asegura que esos muertos no son de su gobierno, por cuanto no es política de Estado "disparar primero y averiguar después" y que además, como decimos en criollo, él mete las manos al fuego por sus Fuerzas Armadas, porque ahora obedecen a un gobierno "revolucionario; bolivariano; chavista y cristiano", y responsabiliza por esos muertos al imperialismo yanqui y a sus lacayos en Venezuela, a la derecha "asesina". Minutos después, les extiende nuevamente las manos y los llama al "dialogo"; al mismo, tiempo, los redes sociales reseñan de la visita de los hermanos Rodríguez al dirigente del partido Voluntad popular en la cárcel de "Ramo verde".

Lo paradójico, es que los venezolanos nos encontramos en medio de una "danza macabra" entre cúpulas políticas disputándose el poder. Por un lado la MUD; montándose en la cresta de la ola de un descontento popular que obedece a la legítima lucha de los individuos, contra las peores circunstancias sociales y económicas de la vida diaria y por el otro lado, el gobierno de Maduro, que en vez de tomar las decisiones sociales, políticas y económicas contempladas en la constitución vigente, en las leyes (orgánicas; ordinarias y especiales) y en el Plan de la Patria; optó por la política de permitir el saqueo del erario nacional a quienes estén dispuestos a mantener su gobierno a sangre y fuego en contra de la población descontenta y crítica. El gobierno dialoga y negocia con las cúpulas de la derecha nacional y extranjera, y reprime al débil jurídico de esta triste historia que es el pueblo.

En este contexto, Maduro promete que la solución a todos nuestros problemas serán resueltos mediante una "Constituyente". Y por cuanto gran parte de su gabinete conformará esa Asamblea Constituyente y deberían dar el ejemplo; nos preguntamos; esa constituyente; ¿solicitará abrir juicios penales por corrupción contra funcionarios del alto gobierno, incluyendo a generales; almirantes y mayores generales; anularán los contratos con las compañías extranjeras por la explotación criminal e ilegal del Arco Minero; solicitaran la repatriación de los millardos de dólares que se encuentran en el extranjero producto de la corrupción incluyendo a los testaferros; develaran a la población los acuerdos ocultos que existen con representantes del imperio (Kerry - Jaua; Shannon - Diosdado; Trump - Maduro) y con la derecha nacional; se develará el misterio del jugoso negocio del dólar paralelo; de por qué no se "sembró el petróleo" y se tenga que importar los alimentos; de por qué se pagan millardos de dólares en la deuda externa todos los años, en vez de reconducir la misma, como hacen muchos países, mientras nos morimos de hambre?. Solo algunas preguntas que sabemos de antemano que esa Constituyente no estará en capacidad de responder ni asumir; sin pasar a discutir lo inconstitucional de su convocatoria; por pretender que con la sola voluntad de una persona (presidente) se pueda instalar un "poder" que "ni los poderes constituidos podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente"; para cuando esta Asamblea que pretenden instalar haya concluido su tarea; ya todos estaremos muertos o los más afortunados presos.

Finalmente, con inmenso dolor manifiesto el fracaso de este gobierno; muchos sueños y esperanzas arrastran con su ineptitud; corrupción y soberbia. El gobierno de Maduro prefirió reprimir; aumentar la población carcelaria y construir más cárceles que transformar para bien los pésimos y graves factores económicos y sociales que obligan a la población a salir a la calle a protestar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2125 veces.



Carmen Alicia Hernández Rodríguez

Abogada. Investigadora de los movimientos sociales

 carmenaliciahr@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Alicia Hernández Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: