Agenda oculta

En estos momentos, cuando el pueblo venezolano y las distintas organizaciones políticas que hacen vida en nuestro país se preparan para las elecciones del 26 de septiembre. El oposicionismo, haciendo despliegue de sus grandes medios, nacionales e internacionales, presentó a sus candidatos, tratando de posicionar la matriz de opinión de que iban por la Asamblea Nacional. Tal vez algún incauto llegó a creer que dejarían de un lado la agenda oculta para meterse de una vez por todas en el redil de la democracia y participar de manera transparente en los comicios legislativos. Pero la cadena de eventos demuestra todo lo contrario, pues ellos definitivamente perdieron toda capacidad de decisión y como le vendieron el alma al diablo, tendrán que cumplir al pie de la letra las recetas que les impongan, pues reza un viejo adagio "quien paga pone la música".

Es así como son desenmascarados por Eva Golinger, quien presentó documentos desclasificados del Departamento de Estado estadounidense evidenciando que periodistas y medios venezolanos han recibido más de 4 millones de dólares a través de la Fundación Panamericana para el Desarrollo, Freedom House, y la Agencia del Desarrollo Internacional de Estados Unidos entre otros, bajo la máscara de la implementación de programas para "La promoción de la libertad de los medios y las instituciones democráticas".

Los papeles liberados revelan que más de 150 periodistas fueron entrenados por agencias estadounidenses y cerca de 25 páginas Web financiadas con dinero del extranjero. Ello deja claro el porqué de la proliferación de páginas Web, blogs, miembros de Twitter y Facebook que son utilizados sistemáticamente en la difusión de mensajes, materiales, directrices y lineamientos distorsionados contra la revolución bolivariana y la figura del presidente Chávez.

Como parte del plan y conscientes de la imposibilidad de obtener una victoria electoral, tenían la necesidad perentoria de generar a través de acciones terroristas una alteración a la paz interior de la República, que les permitiera llegar a los comicios en un escenario de violencia y desasosiego para luego desconocer al árbitro y pasar a la fase de desobediencia civil, buscando acelerar el recalentamiento social y avanzar a un estado de conmoción para solicitar la intervención de organizaciones tuteladas del imperio norteamericano.

Como artífice de esta siniestra acción fue enviado a nuestro país el terrorista salvadoreño Francisco Chávez Abarca, entrenado por la CIA y puesto a la orden de Luis Posada Carriles y la Fundación Nacional Cubano-Americana, quienes se han ligado con los círculos extremistas de venezolanos prófugos de la justicia residentes en Miami, conformados en dos organizaciones, Independent Venezuelan American Citizens y Venezolanos Presos Políticos en el Exilio. Además de los estrechos lazos tanto de Posada como de Chávez Abarca, de los congresistas republicanos Ilena Ros-Lehtinen, Mario DíazBalart y el senador republicano George LeMieux. Todos ellos a través del cubano-venezolano Robert Alonzo trajeron hasta Caracas paramilitares colombianos para que cumplieran las mismas tareas.

Por supuesto, que los órganos de inteligencia de nuestro país saben a ciencia cierta cuáles son las cohonestaciones de estas organizaciones dentro de Venezuela, quedando en evidencia los medios de la derecha, quienes aplican la mayor censura, que es su línea editorial, obviando el sagrado derecho a la información, y como colofón la conducta cómplice del cardenal Jorge Urosa Savino, quien trató deliberadamente de echarle tierra al asunto con sus infaustas declaraciones.


guaricoeditorial@gmail.com


Twitter:@pedrocarrenoe


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2643 veces.



Pedro Carreño


Visite el perfil de Pedro Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Carreño

Pedro Carreño

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad



Revise artículos similares en la sección:
Oposición