Samán en el tablero de Go

Esas son las vainas que arrechan y que en definitiva decepcionaron y siguen decepcionado: Burdos subterfugios cuartorepublicanos de los que se valen quienes hoy detentan el poder, que por cierto se cansaron de ver la paja en el ojo ajeno para terminar así, borrando de la manera más vil con cualquier esperanza en un proyecto que alguna vez tuvo sentido para quienes somos de izquierda.

Eso sin mencionar la cacería de brujas (perdón por el lugar común) iniciada: persiguiendo, excomulgando y silenciando cualquier intento de denuncia, cualquier ápice de duda en los fines o en los medios para los fines, cualquier cosa que oliera a crítica, cualquier figura que no se alineara en definitiva con la mano ahora todopoderosa. Atreviéndose inclusive a poner la etiqueta de "desleal" o "traidor" a diestra y siniestra, chantaje grosero que sólo busca perpetuar el poder sin otro fin que el poder mismo.

Esta vez le tocó a Samán, hombre de honestidad proba, quien hace años se fue de frente contra las farmacéuticas, sin temor, y que ahora como en aquella ocasión le toca encarnar a David otra vez, el David contra Goliat pues. Este hombre leal a sus ideas, a pesar de lo devaluado del término "político" hoy en día, hace este esfuerzo en solitario: sin jingles que lo coreen, sin padrinos institucionales que le hagan el "caifás" y sin corte "jalabolística" detrás que le quite la pelusa de la ropa y le agende reuniones y entrevistas.

Samán ha tenido tan pocos espacios en el panorama mediático reciente que ni siquiera espacio en el tarjetón electoral le dejaron. ¡Increíble!!

A este hombre parece moverlo el más genuino dolor de ver ante sus ojos a un país en franca descomposición política, económica y social, donde los carroñeros (políticos, empresarios y demás intereses foráneos) no dan tregua ni la darán hasta no ver el hueso.

Demasiada indolencia, demasiada injusticia, demasiado cinismo, demasiada hambre, demasiada arrechera, demasiado milico robando, pana...

...Tal como en un tablero de go, las fichas negras fueron movimiento a movimiento, tomando posición ¿o posesión? hasta arropar todos los espacios. Ahora como un cáncer que hizo metástasis están en todos lados.

Y como le comenté ayer a cierto comunicador social en las redes: a mi nadie me mandó, yo no voto en Caracas, ni siquiera voté, ya no voto pues, ¡Me mamé!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1664 veces.



Carolina Parra


Visite el perfil de Carolina Parra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carolina Parra

Carolina Parra

Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Elecciones Municipales, de Alcaldes, Noviembre 2017

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones Municipales, de Alcaldes, Noviembre 2017