Nuestros nacionalizados europeos fungen de conquistadores

La conquista o invasión ibérica que tanto daño causó en nuestras tierras y poblaciones originarias no terminó con las Guerras de Independencia comandadas por Bolívar y sus ejércitos patriotas. Hoy tenemos inmigrantes de varias nacionalidades de la Europa Occidental e Insular que vienen asumiendo una actitud tan saqueadora como la de sus ancestros del siglo XVI que aquí llegaron sin pedir permiso. Pudieran estar respondiendo psicológicamente a complejos de superioridad, dada la ascendencia que sobre ellos siguen ejerciendo los conquistadores del siglo XVI. *

Ese saqueo del siglo XX y de lo que va del siglo XXI lo están llevando a cabo todos los nacionalizados a quienes el Estado pendejo venezolano les ha permitido hacer de todo, al punto que hasta a corruptos se han metido **. Los recientes casos de los burócratas guarimberos y especuladores de oficio, por ejemplo, son una clara demostración de esa conducta irrespetuosa que este tipo de nacionalizado mantiene contra la patria que los ha cobijado tan generosamente.

Tal vez no sean culpables voluntariamente porque al acogerse a las relaciones burguesas automáticamente asumen acciones explotadoras en fábricas y comercios tanto con sus trabajadores como con el resto de los trabajadores cuando estos visitan sus comercios.

Hoy, con motivo de esta desatada "guerra económica" abierta y descarada, comandada por el alto capital burgués, estos nacionalizados se han sumado a labores de acaparamiento, de especulación y de contrabando indeseable.

Ya señalamos en entrega anterior *** que a tales inmigrantes parece que se les olvidó que recibieron cartas de nacionalidad para ayudar a nuestro país como un todo y no para que se plegaran abiertamente en favor de un capital que actualmente se ha dedicado a actividades reñidas con las normas comerciales constitucionalmente establecidas.

Cuando asumen esa postura antigobierno, lo hacen contra el Estado, y, por supuesto, este estaría en su derecho para revocarles ipso facto esas nacionalidades que tan olímpicamente les concedió.

Están a tiempo de revisar su conducta comercial y ajustarse a la Ley de costes, ganancias y precios justos; es lo único que espera el Estado de ellos.

---

* Las empresas económicas, dada su personalidad jurídica, como una transnacional, por ejemplo, resulta tan conquistadora y saqueadora como aquellos encomenderos del Imperio Español del siglo XVI.

** Recordemos los empréstitos chimbos del FMI que le hicieron contraer a la república mediante connivencia indebida entre los agentes de esa financista y Presidentes, gobernadores, alcaldes y Ministros corruptos.

*** Véase: http://www.aporrea.org/tiburon/a196037.html-



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1720 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas