Quien calla otorga

Auto entrevista

Siempre se encuentra gente que con regularidad pregunta. ¿Oye cómo está la situación, cómo está la causa , cómo va la revolución ?

Y la respuesta casi siempre ha sido:-“Todo bien, ahí vamos sacando la cocha del día, tratando de hacer lo que se entiende como hecho o trabajo revolucionario”

Sin embargo, creo que uno se queda corto cuando simplifica la respuesta de una situación tan delicada como es el trabajo político, que lleva consigo necesariamente la transformación de un estado de cosas por otras que necesariamente deben ser para mejor, para ir dejando atrás lo establecido y dando espacio a lo nuevo que va naciendo ante el rechazo de unos y el empuje de otros, entonces es cuando se entiende y se pregunta si se está haciendo algo que se parezca a revolución.

Es urgente y necesario aprender y seguir el ejemplo del líder presidente, tenemos qu romper con el silencio casi sepulcral que tanto daño hace el proceso revolucionario, ya que esta complicidad permite que el burocratismo de toda índole siga haciendo de las suyas.

¿ENTONCES CUALES SON ESAS COSAS QUE CHOCAN Y DESVÍAN EL PROCESO REVOLUCIONARIO?

-Bueno, en mi criterio, esa manía de algunos “dirigentes revolucionarios”, que se creen dueño hereditarios de cargos, quienes llega al extremo que en caso de no ser ello, hacen hasta lo imposible para que se pierda y salga mal, así salir luego con el cuento, de que de haber sido ellos los resultados hubiesen sido de triunfo; e incluso en muchas oportunidades abren carpa aparte; y lo más lamentable de todo, es que no pasa nada y en nombre de la unidad y la revolución esos camaleones vuelven a reaparecer en la palestra como si nada, para ello invocando supuestos derechos adquiridos.

¡PERO ESO ES UNA SITUACIÓN NORMAL EN CASI TODOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS?

Podrá ser normal en los partidos de derecha, en los partidos fascistas, pero en una organización o partido de izquierda, eso es incompatible con la ética que está en los principios revolucionarios y más aún cuando se han proclamados en nombre del socialismo, como modo o sistema de gobierno. Es inaceptable que alguien halla sido electo o electa para un representación popular y se olvide que ese revestimiento que recae sobre su persona, no fue por obra y gracia de la divina providencia, sino que allí está la sumatoria de la voluntad de un pueblo, al que no se debe echar de lado y solo acordarse de él, cuando vuelve la contienda, eso es contrario a una conducta verdaderamente revolucionaria. En todo caso, los cargos por elección popular, no son propiedad de los sujetos que la ejercen, sino de aquella mayoría de pueblo que les da el privilegio de representarles en el ejercicio de esas funciones ejecutivas o parlamentarias, por eso todo aquel funcionario que surje de la voluntad del soberano, debe tener claro, que sólo es un empleado de su pueblo, de la gente que votó por él o por élla, o dejó de hacerlo, así de sencillo.

¿QUIERE DECIR QUE NADIE ES PROPIETARIO DE LOS CARGOS POR ELECCIÓN?

Mucho más que eso, absolutamente nadie se puede abrogar la potestad o el derecho a creerse dueño o dueña de la investidura de cualquiera de los cargos que son producto de un proceso eleccionario de base y si hubiere aún quienes asi lo sigan creyendo, pues tendrán que bajarse de esa nube, en razón a que hoy los pueblos han descubierto el juego y saben que la fuerza o la sumatoría de sus voluntades son las que hacen presidentes, parlamentarios, gobernadores o alcaldes a quienes ejercen esas funciones, es decir, que los pueblos sabios e inteligentes han evolucionado políticamente para bien y ahora no se comen el cuento de que aquel o aquella por muy encopetados que sean van a estar por encima de su verdadera decisión.

¿QUÉ OTRAS CONTRADICCIONES O DIFICULTADES SIENTE O VE QUE ESTARÍAN HACIENDO DAÑO AL PROCESO?.

Al presidente en muchas oportunidades le meten cobas, le barnizan el panorama para presentarle un cuadro de que todo está bien, que todo va sobre ruedas, cuando en verdad, existen muchos problemas que de colocarlos al trasluz, seguro que se buscaría la manera de tratar de darle solución; pero como la burocracia es como un camaleón, en muchos de los casos se sale con las suyas y los problemas se queda ahí, a la espera que alguien algún día venga a darle solución; por ejemplo en algunas Misiones se ha perdido el sentido originario, creativo y anti burocrático, quizás tal vez, porque aquello cayó en el repartimiento de la cuotas que no se sabe por qué derecho corresponde a uno u otro aliados, convirtiendo aquello en una parcela, especie de coto cerrado, donde se repiten la prácticas cuarto republicanas; por eso vemos como una idea creativa que rompe en su concepción originaria con la rigidez del sistema burocrático establecido, ahora andan por ahí exigiendo contrataciones colectivas. Venezolanos compatriotas o no, que entraron como voluntarios a las Misiones y después que aparecieron en nóminas de pago, son incapaces de aportar una o dos horas de trabajo voluntario, misiones educativas que fueron penetradas por el adversario idelógico, y por eso su producto final, en muchos de los casos, son imagen y semejanza del troquel reaccionario de la cuarta república, algo así como copia al carbón de lo anti-ético.

Otra perversidad que se tiene que combatir en este caso tanto en el gobierno como en partido, es la conformación de grupos de intereses, que se mueven no tan solo a nivel regional, sino que están orquestados como tejido nacional; grupos que no son tendencias ni nada por el estilo, sino más bien especie de franquicias pragmáticas que planifican desde su visión grupalista ¿cómo seguir apropiados de la estructura de poder? Entre otras Gobernaciones y Asamblea Nacional, para desde allí cohabitar con factores reaccionarios para tratar de evitar que el proceso revolucionario avance al ritmo que exige e impone el momento histórico.

¿Y ENTONCES QUÉ HACER?

Seguir en la brega, buscando la forma, la manera o el modo de que se entienda que la revolución sólo puede avanzar, si sus dirigentes se mezclan, se funden en las bases del pueblo; una revolución donde la gente puede ser que lea o escuche las ideas que allí se expresan a través de los medios, pero además de ello, en la vida cotidiana los dirigentes se dejen ver y tocar en carne y hueso, viviendo el drama, la necesidad que tiene la gente al tiempo que por su intermedio traten de buscar soluciones. Aquí se hace necesario emular en dimensiones reales la forma y el estilo del líder nacional que ha logrado penetrar en la conciencia de la mayoría del pueblo, porque piensa y actúa como aspira el pueblo; lo cual conlleva a que en corto plazo de las propias bases de ese mismo pueblo van a surgir los nuevos y urgentes cuadros que requiere este proceso para su consolidación, por eso nadie puede andar pensando por ahí, que por derecho divino adquirido, le corresponde sin aviso ni protesto ser “los ungidos”, porque en este caso serán la bases del partido (léase patrullas), quienes decida el rol que corresponda jugar a cada uno en cada circunstancia. En fin aquello que le tienen temor a la confrontación, esos pasivos que no quieren problemas, que consideran que lo importante es haber llegado al gobierno y nada más, no podrán por razones obvias aspirar estar al frente de un partido socialista que cada día debe estimular y por lo tanto arreciar la lucha de clases, como medio que hará posible alcanzar el objetivo, que no es otro que construir un modo de vida colectiva que vaya dejando atrás la perversidad del capitalismo y que la sociología política ha bautizado como: El Socialismo.


(*) Miembro del Buró Político del PSUV-Táchira


macariosandoval@cantv.net





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2266 veces.



Macario Sandoval (*)

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor