El baile de los alacranes

Me he reído bastante con el nuevo rapero de la oposición, Ramos Allup. Hasta lo tengo de tono del celular. Cuando ya esperaba un nuevo remix  u otro éxito musical, sale a dárselas de serio y de honesto analista del resultado referendario, con la misma sabiduría de un mercachifle de  Wall Street.  

Utilizó una frase que me llamó la atención y que da título a este escrito. Aunque queda mejor comparsa a baile, en esa cueva opositora no solo hay arácnidos, también hay ofidios y batracios, así como varias especies de mamíferos cuadrúpedos.  

Animalizados por la pervertida genética imperial, su comportamiento es instintivo, de modo que este alacrán florido no está dando muestras de sindéresis, sino que ese instinto le dice que empiece a abrir los brazos o los glúteos ante la pendejada esa de “tender puentes”.

Hay suficiente material audiovisual de sus desmanes y arremetidas, como para saber que si la derecha vuelve, lo que ellos van a tender serán nuestros cadáveres en bolsas negras negritas. Es verdaderamente incomprensible se envíe este tipo de mensajes a una oposición que si algo la caracteriza es su aversión a la Patria. Particularmente, yo no tengo que ver videos. Muchos hemos sido testigo de lo que son capaces. Pero los carajitos y carajitas quinceañeras de hoy serán votantes en las próximas elecciones presidenciales y están inermes y sin memoria  frente a la jauría fascista. 

Lo dije hace poco y lo repito para los “puenteros”. En aquel baking estaban plasmadas sus aspiraciones. El Líder Comandante fue a venenovisión  a sabiendas de que son ponzoñosos e irreductibles, más el fuego que sale de su boca calcinó la mala intención, trocándola en tiro por la culata. El camina descalzo sin temores junto al Pueblo; por eso le dijo a los alacranes (probablemente también aquellos, advertidos por Müller Rojas) que las puertas de Miraflores están abiertas, pero que eran sus acciones las que les permitirían estar allí. Ese mensaje es un látigo flamígero para los mercaderes del templo. 

En sus albañales las alimañas están concentrando sus venenos, atormentados por la derrota. Los más infectos siguen siendo los mediáticos,  verdaderos escondrijos políticos cuyos dueños son los perdedores absolutos. Se desataron como nunca antes, pues salieron ellos mismos a aguijonear a los electores y perdieron pero no como siempre ¡Como nunca, compa!   

No nos equivoquemos. No andan apesadumbrados, andan iracundos; no están reflexivos, están al acecho; no quieren entablar diálogo, quieren lanzar proclamas. Anhelan ir a las puertas de Miraflores, pero a sacar a Chávez. Sabemos muy bien que la contrarrevolución siempre quiere montar su merequetengue, pero  ¿Por qué ofrecerles salones de baile? ¿Quién quiere echar un pie con ellos? 

¡Revolución, revolución, revolución! O el Líder Comandante se consumirá y no tendremos Patria.

pladel@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2915 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor