No huyas hacia adelante

"Huir hacia delante" no es otra cosa que seguir adelante sin tener en cuenta varias señales que normalmente deberían conducir a enmendar el rumbo. Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando un individuo ante situaciones conflictivas prefiere escapar de ellas, no afrontándolas y resolviéndolas, sino persistiendo en su conducta. Cuando eso pasa a nivel de un país y con millones de personas de por medio, los efectos son muy serios.

Esto es precisamente lo que ha venido haciendo un buen número de "compatriotas", si es que se les puede llamar con este calificativo, huyendo de su propio país, muchos de ellos confundidos o ambicionando el "sueño americano", que en su gran mayoría no lo han alcanzado. Siempre he creído que quien huye lo hace por cobardía y temor de enfrentar la realidad de su propia situación.

Subjetivamente, sostengo que quien atenta contra su propia vida lo hace por cobardía de enfrentar su propia realidad. Por ejemplo, bien sea por causas de infidelidad, motivos económicos u otras razones personales que nos debe llamar a la reflexión, siendo ésta una materia que deber ser tratada y orientada por profesionales de la psicología y la psiquiatría.

Los expertos en este tema refieren que las ideas suicidas son preocupaciones con la muerte que suelen ser intrusivas e indicativas de la presencia de una enfermedad mental. Este tipo de pensamientos inadaptivos generalmente ocurren en respuesta al estrés y a la capacidad que tiene una persona de lidiar eficazmente con dicho estrés. La severidad de las ideas suicidas puede variar desde pensamientos fugaces sobre la muerte hasta planes detallados sobre cómo quitarse la vida.

La presencia de estos pensamientos no infiere explícitamente que la persona intentará suicidarse. Sin embargo, si la persona lucha con estas ideas suicidas durante un periodo de tiempo prolongado, el riesgo de suicidio puede aumentar exponencialmente.

Aquellas personas que están constantemente preocupadas con su propia muerte suelen recurrir a las conductas autolesivas como un medio para aliviar su angustia emocional y están en riesgo de desarrollar un abuso de sustancias. Si usted, un amigo o un miembro de su familia están luchando con pensamientos suicidas, es crucial obtener la asistencia de un especialista en salud mental.

Creo que no escapan a las ideas suicidas los "compatriotas" que exponen sus vidas y la de su propia familia, al intentar cruzas diariamente las fronteras de Estados Unidos en la búsqueda del "sueño americano", que en su mayoría no logra concretar. El saldo de muertes ocurridas en 2021 superó las 4.470. El Proyecto Migrantes Desaparecidos, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), ha registrado más de 45.400 muertes desde 2014. No sabemos cuántos hermanos venezolanos han fallecido en esta suicida aventura, muchos de ellos, como dijimos al comienzo del artículo, "huyendo hacia adelante". Trece migrantes venezolanos que iban en su viaje hacia Estados Unidos desaparecieron recientemente luego de partir desde Chile hasta la isla San Andrés, en Colombia.

La semana pasada vimos cómo el Gobierno mexicano recibió 1.768 migrantes venezolanos deportados de Estados Unidos, desde que ese país anunció las nuevas restricciones migratorias para la expulsión inmediata de ciudadanos de Venezuela que lleguen por tierra. Nos duelo la humillación que le hace el imperio gringo a nuestros connacionales. Ningún Gobierno venezolano ha deportado a extranjeros en nuestro país.

Respaldamos lo que el valiente presidente de la nueva Colombia Gustavo Petro le cantó clarito al presidente de Estados Unidos, ripostándole que, a su parecer, el llamado "sueño americano" ha fracasado y que el verdadero sueño que deberían seguir los miles de latinoamericanos que intentan cruzar la frontera hacia EE.UU. debe ser el de "construir la prosperidad" de sus propias naciones.

Más de seis millones de colombianos conviven con nosotros desde hace más de 50 años, amén de todas las colonias extranjeras que llegaron a Venezuela con el inicio de la explotación petrolera y del hierro, y jamás ha habido represión por su condición de residentes ilegales. Invitamos a nuestros hermanos venezolanos olvidarse de ese fracasado "sueño americano", para que se queden en nuestra maravillosa patria y juntos construir el país que todos queremos, sin huir hacia adelante, ni arriesgar la vida en ese frustrado "sueño americano".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1278 veces.



Roger Sarmiento


Visite el perfil de Roger Sarmiento para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roger Sarmiento

Roger Sarmiento

Más artículos de este autor