(El Hambre como arma Política)

O nos dedicamos a alcanzar la seguridad y la soberania agroalimentaria, o no seremos una nacion libre e independiente

Tal vez el título de este artículo resulte a primera vista, como muy determinista, radical y exagerado, lo cual no niega la verdad (casi axiomática) que el mismo contiene. En nuestra patria Venezuela, la historia económica ha sido determinada por la violencia ejercida por los poderes económico, político y militar, sobre las clases más desposeídas del país. Estos poderes fácticos siempre han utilizado EL HAMBRE como su principal arma para ejercer la dominación sobre el pueblo.

En nuestro materialismo histórico, hemos podido identificar dos formas para someter por hambre al pueblo: la primera muy violenta y descarada, ejecutada por las diferentes dictaduras que nos han oprimido y la segunda forma, igualmente violenta; pero enmascarada por un sutil velo de democracia. Esta segunda manera, es con creces la más perversa, ya que no solo confabula a los tres poderes antes mencionados, sino que además, incorpora la sutileza de los poderes: eclesiástico (cualquiera sea su "confesión de fe"), de los medios de comunicación masiva, del sistema educativo, y en la actualidad, de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC’s), en sus diferentes expresiones funcionales, como son las redes sociales y la red de redes, Internet.

Con este artículo pretendemos establecer un breve resumen histórico, de una de las formas de dominación más aberrante que han utilizados los poderosos del mundo (los imperialistas), El Hambre, como arma para someter y limitar el natural desarrollo humano de quienes habitamos en este planeta Tierra. Presentaremos algunas de las criminales y genocidas estrategia utilizadas para impedir que las grandes mayorías de seres humanos tengan una vida plena, a partir del acceso libre a los inmensos recursos materiales que nos brinda la creación para el sustento de nuestras vidas.

EXTRACTO DEL DISCURSO DE FEDERICO ENGELS, ANTE LA TUMBA DE CARLOS MARX. 1883

El catorce de marzo del año en curso, se cumplió un año mas de la desaparición física del que fue uno de los pensadores mas importante de la historia, Karl Marx. En el discurso pronunciado, el 17 de marzo de 1883, por Fiedrich Engels, en el cementerio de Highgatem, en Londres; quien fuera su mas cercano colaborador y amigo, expresó.

Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero oculto bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión, etc.; que, por tanto, la producción de los medios de vida inmediatos, materiales, y por consiguiente, la correspondiente fase económica de desarrollo de un pueblo o una época es la base a partir de la cual se han desarrollado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, las ideas artísticas e incluso las ideas religiosas de los hombres y con arreglo a la cual deben, por tanto, explicarse, y no al revés, como hasta entonces se había venido haciendo (resaltado nuestro). Pero no es esto sólo. Marx descubrió también la ley específica que mueve el actual modo de producción capitalista y la sociedad burguesa creada por él . El descubrimiento de la plusvalía iluminó de pronto estos problemas, mientras que todas las investigaciones anteriores, tanto las de los economistas burgueses como las de los críticos socialistas, habían vagado en las tinieblas.

Sesenta años después, en el año 1943, el psicólogo Abraham Maslow publicó su Teoría de las Motivaciones Humanas, donde pone de manifiesto que la mayoría de personas están demasiado necesitadas como para crecer ya que, mientras nuestras necesidades están frustradas, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo intentando darles cumplimiento. Según dijo Maslow, las necesidades son de cuatro niveles: el primero es fisiológico, que es la necesidad de alimento y vestido; luego viene la necesidad de sentir seguridad, seguida de la de ser amados y, finalmente, de la de la autoestima. En su escrito sobre la Teoría de las Motivaciones Humanas, expresó:

Las necesidades 'fisiológicas' . - Las necesidades que suelen tomarse como punto de partida para la teoría de la motivación son los llamados impulsos fisiológicos. Dos líneas de investigación recientes hacen necesario revisar nuestras nociones habituales sobre estas necesidades, primero, el desarrollo del concepto de homeostasis, y segundo, el hallazgo de que los apetitos (opciones preferenciales entre los alimentos) son una indicación bastante eficiente de las necesidades reales o deficiencias de las cuales carece el cuerpo.

La homeostasis se refiere a los esfuerzos automáticos del cuerpo para mantener un estado normal y constante del torrente sanguíneo. Cannon (2) ha descrito este proceso para (1) el contenido de agua de la sangre, (2) contenido de sal, (3) contenido de azúcar, (4) contenido de proteína, (5) contenido de grasa, (6) contenido de calcio, (7) contenido de oxígeno, (8) nivel constante de iones de hidrógeno (equilibrio ácido-base) y (9) temperatura constante de la sangre. Obviamente, esta lista se puede ampliar para incluir otros minerales, hormonas, vitaminas, etc.

Young en un artículo reciente (21) ha resumido el trabajo sobre el apetito, en su relación con las necesidades del cuerpo. Si el cuerpo carece de alguna sustancia química, el individuo tenderá a desarrollar una apetito o hambre parcial por ese elemento alimenticio.

En un artículo anterior (13) se ha señalado que estos impulsos o necesidades fisiológicas deben considerarse inusuales, en lugar de típicos, porque son aislables y porque son localizables somáticamente. Es decir, son relativamente independientes cada una de ellas, de otras motivaciones [p. 373] y del organismo en su conjunto, y en segundo lugar, en muchos casos, es posible demostrar una base somática subyacente localizada, para esta conducta. Esto, es generalmente menos cierto de lo que se pensaba (las excepciones son fatiga, somnolencia, respuestas maternas), pero sigue siendo cierto en los casos clásicos de hambre, sexo y sed.

Indudablemente, las necesidades fisiológicas son las más preponderante de todos los tipos de necesidades. Lo que esto significa específicamente es, que al ser humano que le falta de forma extrema todo en la vida, lo más probable es que su principal motivación sea la satisfacción de las necesidades fisiológicas, en lugar de cualquier otra. Una persona que carece de comida, seguridad, amor y estima, lo más probable es que tenga más hambre de comida que de cualquier otra cosa. Si todas las necesidades están insatisfechas y el organismo está dominado por el sistema de necesidades fisiológicas, todas las demás necesidades pueden volverse simplemente inexistentes o pasar a un segundo plano. Entonces, en este marco referencial, es justo caracterizar a todo el organismo diciendo simplemente que tiene hambre. El hambre se apropia casi por completo de la conciencia. Todas las capacidades de las personas sometidas a esta situación, se ponen al servicio de la necesidad de satisfacer el hambre, y la organización de estas capacidades está determinada, casi en su totalidad, por el único propósito de satisfacer el hambre.

Los receptores y efectores, la inteligencia, la memoria, los hábitos, todos ahora pueden definirse simplemente como herramientas para gratificar el hambre. Las capacidades que no son útiles para este propósito permanecen inactivas o son empujadas a un segundo plano. El impulso de escribir poesía, el deseo de adquirir un automóvil, el interés por la Historia Americana, el deseo de un nuevo par de zapatos es, en el caso extremo, olvidado o se vuelven de importancia secundaria. Para el hombre que es extremada y peligrosamente hambrientos, no existen otros intereses que la comida. Sueña con la comida, recuerda la comida, piensa acerca de la comida, se emociona solo con la comida, solo percibe comida y solo quiere comida. Los determinantes más sutiles que normalmente se fusionan con los impulsos fisiológicos en organizar incluso la alimentación, la bebida o el comportamiento sexual, ahora puede ser tan completamente abrumado como para permitirnos hablar en este momento (pero solo en este momento) de que el hambre puro impulsa el comportamiento, con el único objetivo incondicional del alivio.

Otra peculiar característica del organismo humano cuando está dominado por una determinada necesidad, es que toda la visión acerca del futuro tiende también a cambiar. Para nuestro hombre, crónica y extremadamente hambriento, la utopía se puede definir muy simplemente como un lugar donde hay un montón de comida. Tiende a pensar que, si solo se le garantiza la comida para el resto de su vida, será perfectamente feliz y nunca querrá nada más. La vida misma tiende a ser definida en términos de comer. Cualquier otra cosa es definida como sin importancia. Libertad, amor, el sentimiento de comunidad, el respeto, la filosofía, pueden dejarse de lado como frivolidades que son inútiles ya que no logran llenar el estómago. Se puede decir con justicia que un hombre así vive solo de pan.

No se puede negar que tales cosas sean ciertas, pero se puede negar su generalidad. Las condiciones de emergencia son, casi por definición, raras en las condiciones de coexistencia pacíficas en las cuales funciona normalmente la sociedad. Que esta obviedad pueda olvidarse se debe principalmente a dos razones. Primero, las ratas tienen pocas motivaciones distintas de las fisiológicas, y dado que gran parte de la investigación sobre motivación se ha hecho con estos animales, es fácil llevar la imagen de la rata a la del ser humano. En segundo lugar, con demasiada frecuencia no se comprende que la cultura en sí misma es una herramienta de adaptación, una de cuyas principales funciones es hacer que las emergencias fisiológicas ocurra con menos frecuencia. En la mayoría de las sociedades conocidas, el hambre extrema y crónica, del tipo hambruna, es algo raro, más que común. En cualquier caso, esto sigue siendo cierto en los Estados Unidos. La media del ciudadano estadounidense experimenta apetito en lugar de hambre cuando dice "Estoy hambriento [p. 375] ". Él, está propenso a experimentar hambre pura, de vida o muerte, sólo por accidente y pocas veces a lo largo de toda su vida.

Obviamente una buena manera de oscurecer las motivaciones "superiores" y de generar una visión asimétrica entre las capacidades humanas y la naturaleza humana, es hacer que el organismo, de manera extrema y crónica, esté hambriento o sediento.

Cualquiera que intente convertir un escenario de emergencia en uno típico y aquel que mida todos los objetivos y deseos del hombre por su comportamiento durante una privación fisiológica extrema, es ciertamente un ser ciego a muchas cosas. Es muy cierto que el hombre vive solo de pan, cuando no hay pan; pero, ¿qué pasa con los deseos del hombre cuando hay pan de sobra y cuando su estomago se llena crónicamente?

Resulta más que evidente, que lo expresado por Engels ante la tumba de Marx, y por la teoría de las motivaciones de Maslow; se puede resumir en el hecho de que mientras el hambre azote a los pueblos, resulta bastante difícil que …. el pueblo se levante y que todo haga cambiar…, tal como lo expresó Alí Primera en su canción, No Basta Rezar.

Como prueba de la afirmación anterior está lo ocurrido en la ciudad de Caracas, en febrero del año 1989, cuando un pueblo sometido por décadas a un situación de subalimentación, lo cual se traduce en hambre crónica, produjo un estallido social conocido por los nombres de Caracazo o Sacudón. La respuesta de los poderes económico, político y militar, no fue procurar aliviar el sufrimiento de ese pueblo, fue una brutal represión, la cual desencadenó en una horrible masacre de miles de personas, que sólo buscaban alivio a la más brutal forma de violencia ejercida de forma continua y sistemática sobre ser vivo alguno, como lo es EL HAMBRE.

NSSM 200 EL PLAN DE CONTROL DEMOGRAFICO DE HENRY KISSINGER DE 1974

Con el título "Implicaciones del Crecimiento de la Población Mundial para la Seguridad de los EE. UU. y sus Intereses en Ultramar", el 10 de Diciembre de 1974, el Secretario de Estado, Henry Kissinger, presenta un Memorándum de Análisis de la Seguridad Nacional NSSM 200.

En el memorándum (NSSM 200) que Kissinger presentó al Presidente de los Estados Unidos, Gerad Ford, se propone como armas para el control de las naciones y de sus recursos estratégicos, el control de la natalidad y el control de la producción de alimentos (el hambre). Su contenido sigue hoy plenamente vigente.

Por ser el enfoque del NSSM 200, de carácter estratégico, sus objetivos están proyectados a largo plazo. Su implementación táctica-operacional, es revisada continuamente para adaptarla a los nuevos tiempos. Tiempos determinados por una dinámica arrolladora, que cambia o muta permanentemente, dependiendo su velocidad de cambios, del desarrollo tecnológico.

Sobre el proceso táctico-operacional, que en la actualidad se viene desarrollando, en el marco de la pandemia del COVID 19 y del desarrollo de las tecnologías convergentes: robótica, nanotecnología, biotecnología, neurociencia, tecnologías de información y comunicación, computación cuántica, inteligencia artificial, cadenas de bloque, impresión 3D, vehículos autónomos y otras; les comentaremos, en una próximo artículo, dedicado al tema sobre el proceso de mutación del capitalismo.

CRISIS DE ALIMENTOS COMO ARMA POLITICA

Con este título se publicó, en el año 1976, en la revista SIC, N.º 384, páginas 185-192, editada por el Centro Gumillas de Caracas, un artículo donde se analiza, como las agencias del gobierno norteamericano, han desarrollado políticas de Estado para utilizar el hambre, como arma para dominar a los pueblos. A continuación cito algunas de las expresiones de voceros del gobierno imperialista, sobre el tema en cuestión:

  1. "Dar comida a los países simplemente porque la gente está hambrienta, es una razón bien débil".

Dan Ellerman, Consejo de Seguridad Nacional

  1. "Los hambrientos solamente escuchan a aquellos que tienen un pedazo de pan".

Earl Butz, Secretario de Agricultura, Agosto-1974

  1. "El monopolio de los productores de alimento excede al monopolio de los productores de petróleo, y este crecerá con el tiempo….Los alimentos nos darán influencia porque las decisiones en otros países dependerán de lo que nosotros hagamos".

Thomas Enders, Asistente del Secretario de Estado

  1. Las Agencias de Socorro:...con frecuencia actúan "como brazos invisibles de la diplomacia americana, viviendo a la sombra entre la política oficial y la caridad privada".

NACLA’s Latin America and Empire Report. Diciembre 1973

  1. "...parece claro que el mundo de los pobres, por lo menos, va a experimentar una continua escasez de alimentos y hambrunas ocasionales en las décadas venideras...Por lo tanto la disparidad entre ricos y pobres se va a ensanchar. Y la dependencia mundial de la agricultura americana continuará creciendo...La capacidad de proveer alimentos de socorro en periodo de escasez y de hambre hará crecer la influencia americana en los países receptores...Si la tendencia del cambio climático predicha por los climatólogos continua por varías décadas, con toda certezas habrá una absoluta escasez de alimentos...En un mundo afectado por el cambio climático y por lo tanto más hambriento, la posición de casi monopolio americano como exportador de alimentos...podría dar a los Estados Unidos una medida de poder que nunca tuvo antes -posiblemente una dominación económica y política mayor que la de los años inmediatamente posteriores a la II Guerra Mundial...Washington adquiriría virtualmente un poder de vida o muerte sobre el destino de la multitudes necesitadas".

Agencia Central de Inteligencia (CIA), Oficina de Investigación Política.

"Implicaciones potenciales de las tendencias mundiales de la población,

de la producción de alimentos y clima". Agosto-1974

LA MISERIA EN VENEZUELA

Mapa de la pobreza en Venezuela

Con este título fue publicado, en octubre de 1977, por la editorial Vadel hermanos, el libro del economista canadiense, Michel Chossudovsky. Este libro es el resultado de un estudio solicitado al autor, por la Oficina Central de Coordinación y Planificación, del primer gobierno de CAP; el cual serviría de insumo para la elaboración del V Plan de la Nación.

La presentación del libro, La Miseria en Venezuela, correspondió al Economista Héctor Silva Michelena, para la fecha, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FACES), de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

El texto completo de dicha presentación, el cual condensa los resultados del estudio en cuestión, es el siguiente:

PRESENTACIÓN

Michel Chossudovsky me ha pedido una pequeña presentación de esta obra suya, cosa que hago con satisfacción. Estamos en presencia de un estudio llevado a cabo bajo la Oficina Central de Coordinación y Planificación (CORDIPLAN).

El estudio pone de relieve de manera descarnada, pero conservando el rigor de la investigación, un panorama que la ideología dominante en nuestro país siempre trató de ocultar; o de mostrar a pedazos, con el solo propósito de hacer creer que los gobernantes se preocupan por exhibir sinceramente nuestra realidad.

El panorama que emerge de este estudio muestra con precisión a dónde ha conducido al país la aplicación de 15 años de una política que, inscrita dentro de los marcos de la Democracia Representativa, se presenta con ropaje popular, pero que, al final, aflora como lo que realmente es: un instrumento en manos de la burguesía para acelerar la acumulación del capital basada en la explotación progresiva de nuestros trabajadores, urbanos y rurales.

A mi juicio, el elemento que más hay que destacar en el cuadro que presenta el estudio de Chossudovsky, es el relativo éxito logrado por la burguesía y su Estado para poner en práctica mecanismos de desvalorización de la fuerza de trabajo, necesarios para mantener a raya los salarios y garantizar una cierta tasa de ganancia, por lo general abusiva, que sirva de espolón al proceso de reproducción ampliada del capital social en Venezuela.

Los diversos capítulos de la obra, dentro de sus fines descriptivos, constituyen una excelente ilustración de aquellos mecanismos de empobrecimiento, tal como se manifiestan en nuestro capitalismo periférico o dependiente; o como se lo quiera llamar. Así, dentro del "Mapa de la Pobreza", ¿qué otra cosa pueden significar los elevados índices de desnutrición infantil o de sub-alimentación existente en nuestro país? ¿Cómo interpretar el deterioro de la salud, de la educación, de las condiciones ambientales y de vivienda? ¿Qué otra cosa significan la llamada "marginalidad", el sub-empleo y el desempleo sino los pivotes sobre los cuales se mueven las condiciones de trabajo en las masas populares? Numerosos estudios han puesto en evidencia que todos aquellos elementos antes mencionados han constituido piezas esenciales para que, entre nosotros, el proceso de acumulación del capital, el proceso de autovalorización, pudiese continuar.

Sin embargo, ahora observamos un giro interesante: la nueva fracción hegemónica de la burguesía venezolana parece haber comprendido, en virtud de la actual necesidad histórica del capitalismo a escala mundial, que aquél rumbo seguido durante los últimos años, si bien asegura una jugosa rentabilidad, tiene límites más o menos definidos. En una palabra, la necesidad hizo ver a la burguesía monopolista, y a su Nuevo Estado, que ese empobrecimiento progresivo, aquella distribución tan desigual del ingreso, el sub-empleo, la marginalidad, el desempleo, etc., terminan por configurar un capitalismo burocrático, rígido, que a la larga se mostrará incapaz de continuar asegurando la reproducción del sistema.

He aquí la gran contradicción: el sistema de rentabilidad social establecido en los últimos 15 años, pone en peligro la continuación del propio sistema, amenazándolo al mismo tiempo por la izquierda (socialismo) y por la extrema derecha (dictadura militar). Sucede que aquel sistema de rentabilidad atrae al capital hacia sectores especulativos, suntuarios o usuarios, desviándolo de las ramas productivas para que más directamente satisfacen las necesidades populares.

Para decirlo con palabras de un sociólogo norteamericano: se ha llegado a la convicción de que el capitalismo burocrático es caldo de cultivo de conflictos sociales.

Por eso hay que cambiar, por eso se requiere un Nuevo Estado, un estado dinámico, empresarial y productor; por eso se requiere reacomodar el viejo sistema de mediaciones entre la burguesía y el Estado venezolano. La Reforma Administrativa en curso es la expresión más acabada de aquella necesidad.

El libro de Chossudovsky, que aquí presento, no tiene por objeto directo examinar estas perspectivas del capitalismo del Estado en Venezuela, pero sirve para ilustrar muy bien, y con acierto, el gran fracaso de la burguesía venezolana, y de su Estado, no ya sólo en dar satisfacción a las necesidades más elementales del pueblo venezolano, sino aún en lograr establecer un capitalismo cuyo proceso de acumulación se articule con la producción destinada a servir de apoyo a los únicos creadores de riqueza: la clase obrera, fuente de la opulencia burguesa.

El informe que ahora se entrega al público lector tiene, pues, el mérito de mostrar con crudeza una realidad no precisamente rosada, en un país de grandes recursos. Debería quedar claro, para todo el mundo, que el modo (capitalista) de utilización de estos recursos, y de distribución de sus frutos, está en la raíz de la pobreza y la marginalidad en un país rico. Un modo de utilización y de reparto tan sui generis que hace que una riqueza social —el petróleo— se vaya progresivamente convirtiendo en riqueza privada de una minoría que, al enriquecerse, adquiere el poder de convertir sus privilegios en derechos.

Por eso este Informe no puede ver la luz pública, porque es como mostrar las propias lacras al desnudo, y porque es una molesta cuña en el mecanismo de creación y reproducción de falsa conciencia en nuestro pueblo.

Héctor Silva Michelena

Caracas, Julio de 1976.

Como en este artículo se pretende poner en evidencia la utilización (por parte de los poderes económico, político y militar) del hambre como arma para someter y dominar a los pueblos, a continuación presentamos un extracto del libro de Chossudovsky (pag 55-58, 2da. Edición), de una de las formas más criminales y aberrantes utilizadas por los poderes que dominan al mundo, para el control del crecimiento poblacional, y el control social, como es someter a la niñez a procesos de hambre crónica, hasta lograr que la desnutrición o los acabe, o les impida su desarrollo físico e intelectual, que pueda, en un acto de justicia humana, disputarles la hegemonía del poder.

DESNUTRICIÓN INFANTIL

De cada cien niños venezolanos, cincuenta y cinco presentan problemas de desnutrición. Es un. hecho comprobado que la desnutrición infantil, normalmente va acompañada por cuadros característicos de gastroenteritis y enfermedades diarréicas —las que ocupan el primer lugar como causa de mortalidad diagnosticada en menores de 4 años— así como por enfermedades respiratorias (bronconeumonías, neumonías y TBC pulmonar)— y otras enfermedades infecto-contagiosas como el sarampión y la meningitis:

"Las infecciones repetidas en los niños son tan frecuentes que en ciertos grupos de bajo nivel económico social se estima que los niños pasan una tercer parte de su vida enfermos de una infección u otra. Estas infecciones, por razones varias..., conducen a agravar la desnutrición del niño y son con frecuencia la causa precipitante del estado severo de desnutrición. La mal nutrición y la infección tienen, sin embargo, un efecto sinérgico y del mismo modo que las infecciones agravan el estado de desnutrición de los niños, las infecciones son más frecuentes, más graves y de más larga duración en el caso de niños desnutridos" (14).

La desnutrición en el niño afecta no sólo su desarrollo físico, sino también, su desarrollo funcional, social y educacional:

"... a los 7 años de edad la talla, el peso y otros parámetros son notablemente inferiores a los de los niños de clases sociales altas o de los países industrializados... Un niño que ha alcanzado la edad de 4 años puede presentar la talla de un niño de 3 años, el perímetro torácico de un niño de 2 años, un perímetro cefálico de un niño de 1 año y medio, una capacidad de lenguaje de un niño de 14 meses y un peso de un niño de 1 año. Por eso puede decirse que un niño de siete años al ingresar a la escuela, si ha pasado por episodios de desnutrición e infecciones repetidas, no tiene el desarrollo funcional de un niño de esa edad, pero tampoco su desarrollo corresponde a un niño de menor edad, sino que es un ser distinto, con reacciones motoras y sensoriales y una capacidad de aprendizaje que no corresponden a una edad cronológica definida". (15).

Diferentes estudios acerca de la relación desnutrición-infección demuestran que, para la Zona Metropolitana de Caracas, de cada tres niños hospitalizados en edad pre-escolar, uno sufre de desnutrición en segundo o tercer grado. En base a 50.000 niños examinados, la desnutrición diagnosticada en niños de 1 a 6 años en 11 Entidades Federales fue superior a un 55 por ciento, con más de 14 por ciento de los casos con desnutrición en segundo grado y 0,9 por ciento con desnutrición de tercer grado. (16).

La desnutrición en el niño es un factor que predispone y contribuye significativamente a la morbilidad y mortalidad infantil causadas por diarreas y gastroenteritis. El aumento en la tasa de mortalidad infantil durante los últimos cinco años (véase capítulo IV) ha estado sintomáticamente acompañado por aumentos significativos en las tasas específicas de enteritis y enfermedades diarréicas, de aquí es, que podemos concluir que la desnutrición infantil ha acusado importantes aumentos en el último quinquenio.

Estudios realizados en varios hospitales de niños demuestran que más de la mitad de los niños hospitalizados por todas las cusas, presentan algún grado de desnutrición:

"En investigaciones sobre diarreas, amibiasis y neumopatías se demostró que la desnutrición constituía más del 80 por ciento de los casos y era causa de la casi totalidad de las muertes". (17).

Así mismo varios estudios hospitalarios permiten comprobar la existencia de una estrecha relación entre la frecuencia y gravedad de la desnutrición infantil y el conjunto de variables socio-económicas:

"... más del 50 por ciento de los niños provenían de familias habitantes de ranchos, más del 60 por ciento sólo tenían dos camas con un promedio de 7 personas por familia; el salario familiar fue en el 70 por ciento de los casos, inferior a Bs. 300.oo mensuales en pacientes asegurados, ya en el Hospital J.M. de Los Ríos, el 47 por ciento provenían de hogares de desempleados". (18).

Es importante destacar la causalidad circular y acumulativa que caracteriza la relación entre la desnutrición y la infección. Por una parte, la incidencia de la sub-alimentación sobre el estado nutricional favorece el desarrollo de infecciones, a su vez, el desarrollo de infecciones por enfermedades diarréicas contribuye a una agudización del estado desnutricional del niño.

La enteritis, las enfermedades diarréicas y otras infecciones aunque estrechamente relacionadas con la variable nutrición, dependen, también, de un complejo de otros factores como son el sistema de abastecimiento de agua potable, la infraestructura sanitaria y el sistema de eliminación de excretas en los barrios marginales. (Véase capítulo V):

"El niño desnutrido es propenso a la parasitosis porque en el medio donde vive no hay una buena disposición de las aguas negras, los excrementos circulan libremente por los caminos del sector y la basura se aglomera en los alrededores de su vivienda. En las zonas marginales del país nos encontramos con niños que albergan en sus intestinos muchas formas parasitarias, entonces nos encontramos con infantes que padecen de poliparasitosis". (19).

Finalmente; podemos señalar que la desnutrición infantil está, también, relacionada con una carencia en la atención materno-infantil, así como con problemas relativos al sector salud y a la asistencia médica en su conjunto. Estos aspectos serán analizados en el Capítulo IV de este estudio.

Se podría exponer mayor cantidad de la información presentada en el libro de Michel Chossudovsky; pero creemos que lo presentado es más que suficiente, para ir comprendiendo, no sólo como se ha utilizado el hambre como arma para controlar el crecimiento poblacional, sino, que además ha sido utilizada, como control social, y por ende, como control político y económico, que impide el pleno desarrollo de los pueblos.

Una síntesis de los resultados del estudio realizado por Michel Chossudovsky, es presentado por ese gran venezolano, padre fundador de la OPEP, Juan Pablo Pérez Alfonzo, en el ensayo titulado Plan de Destrucción Nacional, el cual forma parte de su libro, Hundiéndonos en el Excremento del Diablo. Las cifras presentadas son las siguientes:

Deshumanización

En las Metas y Programas del V Plan se advierte de inmediato el error básico del cual parte su sentido destructor. Como nadie puede negarlo, se reconoce la degradación física y moral del pueblo venezolano, repitiendo lamentables indicadores:

70 por ciento de la población no alcanza los requerimientos nutritivos mínimos

DESNUTRICION

54 por mil de los nacimientos mueren

MORTALIDAD

INFANTIL

47 por ciento de las viviendas sin agua

 

50 por ciento sin cloacas

VIVIENDA

23 por ciento sin electricidad

 

12 por ciento de la población con uno u otro síntoma de retardo mental

DEFECTO MENTAL

27 céntimos para el trabajador mientras el capital atrapa 73 céntimos, la mayor parte

DESIGUALDAD

No me puedo imaginar al 70% de la población sometida a un proceso de desnutrición crónica, ni mucho menos a los niños que sobrevivieron a la tasa de mortalidad infantil, que no mostraban por conveniencia los gobiernos de la democracia representativa, expresándose, como lo han hecho, y aún lo hacen, algunos y algunas, venezolanos y venezolanas, con la frase:

"….eramos felices y no lo sabíamos..."

REFLEXION FINAL

Desde todo punto de vista: científico, político, social y económico, queda claramente expuesto, que cualquier ser humano (y en especial los niños y niñas) que sea crónica y sistemáticamente privado de los alimentos necesarios para su desarrollo y existencia plena; su vida se verá limitada a procurar por todos los medios posibles, los alimentos que necesita. Todo lo demás queda relegado a un segundo plano.

Los poderes hegemónicos (económico, político y militar), que dominan el mundo y a las naciones, tienen perfectamente claro la situación presentada en el párrafo anterior. Por esta razón, desde siempre han utilizado el hambre como arma de control social y político de los pueblos.

En el caso venezolano, el sostenido proceso de alienación al cual han sometido y siguen sometiendo al pueblo de Venezuela, sumado a la ignorancia, codicia y corrupción, de los gobiernos que ha tenido este país, salvo el excepcional y extraordinario gobierno revolucionario del Comandante Hugo Chávez, ha impedido ver, que nuestro principal e inmediato objetivo debe ser, alcanzar la seguridad y soberanía agroalimentaria para poder avanzar hacia el pleno desarrollo de nuestras capacidades y potencialidades, como nación libre, soberana e independiente, como lo soñaron Bolívar, Chávez, y todos y todas, hombres y mujeres, que han entregado su vida por este ideal.

Al alcance de nuestras posibilidades están las manos laboriosas de hombres y mujeres, están las tierras (inmensamente fértiles), el agua, un clima excepcional, y los medios de producción que nos legó el comandante Chávez, para transformarnos en una potencia agroalimentaria, que le de sustento a los objetivos históricos contemplados en el Plan de La Patria 2013-2019.

Con nuestro recordado camarada Carlos Lanz, decimos :

¡TODAS LAS MANOS A LA SIEMBRA!

Finalmente, con el libertador Simón Bolívar en mente, y teniendo presente el contenido del libro La Miseria en Venezuela, decimos

"Un gobierno ignorante, codiciosos y corrupto, no sólo es instrumento de su propia destrucción, también lo es de la destrucción de buena parte de su pueblo"

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

¡VENCEREMOS!

 


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 578 veces.



Avigail Avila


Visite el perfil de Avigail Avila para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: