Ya basta de pasividad ante los planes imperiales

Los venezolanos debemos tomar conciencia que los agudos trastornos que ha padecido nuestro pueblo en los últimos años y que amenazan desembocar en una guerra son, en su mayoría, producto de un plan orquestado por potencias imperialistas, utilizando el mismo guion que aplicaron en Irak, para controlar militarmente los ricos yacimientos petroleros que poseemos los venezolanos, incluyendo los que están en el territorio del Esequibo, que constituyen las reservas de crudo más grandes del mundo.

Si recordamos la historia recordaremos que una vez terminada la Guerra Fría, el objetivo central de las potencias imperialista en el Medio Oriente era pasar a controlar militarmente sus ricos yacimientos petroleros, porque de esta forma tendrían el mundo en un puño, ya que para aquel entonces, esa región acumulaba la mayoría de las reservas mundiales de petróleo.

En el caso de Irak aprovecharon la acción militar de ese país para recuperar su territorio de Kuwait, el cual habían perdido a manos de Inglaterra cuando este imperio se lo robó y fundó a ese país.

Para lograrlo los países imperialistas realizaron una operación tenaza, en la cual por una parte iniciaron una feroz campaña mediática a nivel mundial presentando al Presidente Sadam Hussein como un ambicioso dictador que estaba desarrollando armas nucleares,  y por la otra, bloqueando económicamente a ese país para debilitar su capacidad de defensa.

OPERACIÓN TENAZA, AL IGUAL QUE EN IRAK

El objetivo de las potencias imperiales es el mismo que tuvieron en Irak: ocupar militarmente, tanto nuestras reservas petroleras que son las más grandes del mundo, como las de Guyana. Para ello están manipulando el diferendo de nuestro país con esa nación.

En primer lugar desconociendo el acuerdo firmado entre Venezuela y Guyana de resolver el diferendo pacíficamente, al lograr que Guyana lleve el caso a la Corte Internacional de Justicia en donde sus peones asalariados le den la razón a Guyana, despojándonos “legalmente” de nuestro territorio Esequibo.

Conscientes esas naciones imperiales que muestro pueblo no aceptará ni reconocerá cualquier decisión en ese sentido y que al final o nos quedará más remedio que utilizar la fuerza para recuperarlo, han aplicado en contra de nuestro país la misma estrategia utilizada en Irak: a) Tratando de construir una matriz de opinión en contra del Presidente Maduro presentándolo como un dictador y narcotraficante; b) iniciando un brutal bloque que nos prive de vitales recursos económicos y c) Concertando una alianza militar con Brasil y Colombia para intervenir en nuestro país al tratar de rescatar nuestro territorio Esequibo, o, en una previsible guerra civil, como apoyo al gobierno “legítimo” de Guaidó por derrocar a un gobierno dictatorial.

En este último punto cobra una importancia vital la reciente condena de la Comisión de los Derechos Humanos de la ONU, que proporciona la excusa que tanto han buscado.

EL QUE CALLA OTORGA, Y YA HEMOS OTORGADO DEMASIADO

Pienso que ya basta de tener esa inútil actitud pasiva, dejándoles toda la iniciativa comunicacional a los países imperialistas. Se debe pasar a la ofensiva.

En el aspecto de imagen creo que se debe intentar demandas penales por difamación e injuria ante el Tribunal Supremo de Justicia,  tanto al gobierno de Estados Unidos por la acusación de narcotraficantes a altos funcionarios del gobierno venezolano como la acusación de la Comisión de los Derechos Humanos de la ONU en la cual acusa nada menos que de ejecuta una política de crímenes de lesa humanidad.

Y digo ante el TSJ por tres razones: 1) Debe desenmascararse ante el pueblo en un juicio público y televisado esa sarta de mentiras, el cual necesita conocer toda la verdad, aspecto vital para una defensa exitosa del territorio patrio 2) No hay en el mundo instancia judicial que no esté sometida a los intereses imperiales. Y 3) Los acusados pueden presentar todas las pruebas que tengan para sostener esas aventuradas acusaciones.

Y si no presentan las pruebas, Venezuela, como miembro de dicho organismo tiene el derecho a acceder a todo el expediente y conocer cuántos periodistas o políticos han sido asesinados o cuantas masacres se han efectuado aparecen en dicho expediente que son la base para calificar una acción de lesa humanidad.

No dudo que existirán casos, como el de los jóvenes periodistas asesinados por el FAES en Cabimas cometidos por personas subalternas al frente de organismos policiales y probablemente, cometidos por asuntos personales. Pero de allí afirmar que hay una política gubernamental  hayan sostenido una política criminal de Lesa Humanidad hay una diferencia abismal.

Igual en la acusación de narcotráfico, se debe exigir la presentación de las pruebas sobre las cuales se basa tan temeraria acusación.

NO SE PUEDE SEGUIR VIVIENDO DE ILUSIONES O FALSOS CALCULOS

En conclusión, el objetivo de los países imperiales es que al producirse el conflicto bélico y ser derrotado nuestro país, y al igual que sucedió en Irak, ocupen militarmente los campos petroleros.

Es decir, que haga lo que haga Venezuela, el plan imperialista no se detendrá.

Para mí, la única forma de detenerlo es tener un poder de fuego tan poderoso que para ellos sea mayor el costo que el beneficio. Y en este aspecto la meta debe ser tener, a la vez de un ejército bien equipado y preparado, una milicia de no menos de 2.000.000 de efectivos, debidamente apertrechados y entrenados.

La dificultad está en que las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre desmontan toda la supuesta “legalidad” del supuesto gobierno paralelo y los imperios saben que una oportunidad así es difícil que se repita, de allí los actos imperiales desesperados que hemos visto últimamente.

Los imperios solo conocen el lenguaje de la fuerza.

INVITACION

Los venezolanos no podemos seguir contemplando impávidos como las potencias imperialistas ejecutan impunemente su estrategia guerrerista de despojarnos de la Guayana Esequiba y ocupar militarmente nuestro territorio valiéndose de mentiras y de la agresión inmisericorde en contra de nuestro pueblo.

Tenemos que detener esa dinámica diabólica.

Para denunciar ante nuestro pueblo y ante el mundo ese siniestro plan, un grupo de venezolanos estamos constituyendo el Movimiento Patriótico por la Defensa de Venezuela, MPDVE.

Si deseas participar en nuestro movimiento, puedes enviar un correo electrónico con tus datos personales a la dirección correo@mpdve.com, que oportunamente nos comunicaremos contigo.

Asimismo, informamos que el sitio web www.mpdve.com está en construcción y próximamente entrará en funcionamiento.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 495 veces.



Carlos Enrique Dallmeier


Visite el perfil de Carlos Enrique Dallmeier para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema El Esequibo es nuestro

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre El Esequibo es nuestro