Quisiera ser delegado al IV Congreso del PSUV ¿Podré lograrlo? (IV)

“Cuando el clarín de la Patria llama, hasta el llanto de la madre calla” Simón de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco

CONTENIDO DEL ARTÍCULO

Resumen

No ando buscando cargos sólo quiero ser útil.

Soy militante “inactivo” del PSUV desde su creación.

Me reinscribí, disciplinadamente, en el PSUV.

Dar y luego recibir siempre ha sido mi consigna

El himno del PSUV vibró dentro de mí y algo sucedió.

¿Por qué me provoca aspirar a ser delegado?

¿Cómo se eligirán l@s delegad@s?

Y con esta me despido.

RESUMEN

Este artículo es la continuación de una serie de cuatro artículos anteriores sobre nuestros aportes al IV Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que aparecen referenciados al final de este texto. Los cuales  esperamos continuar en sucesivas entregas. Esta es otra de ellas.

En el artículo se hace una muy breve reseña de nuestra inscripción y reinscripción como militante del PSUV y se explica, con honestidad, nuestra limitada participación en las actividades y en la estructura del partido, hasta ahora. Nuestra participación ha sido, fundamentalmente, en responsabilidades de gobierno y en apoyo al trabajo comunitario. En especial, últimamente, en la comunidad de San Rafael de Cárdenas, en el Municipio Cárdenas del estado Táchira. Como colaborador en el CLAP y el Consejo Comunal de “Vegueros del Paraiso”.

Se explican, algunas de las razones que nos han llevado a reflexionar y reconsiderar nuestra poca participación en el PSUV y nuestras dudas acerca de si debemos aceptar la postulación, que nos hacen un grupo de comuner@s de la zona,  para poder aspirar a ser delegado del Municipio Cárdenas al IV Congreso del PSUV.

Existían candidat@s de larga data y con una trayectoria que nos hacía temer que no teníamos chance; una resolución de la Comisión electoral de no permitir la participación de quienes ocupan ciertos cargos de elección popular y de importante responsabilidad políticas, nos ha abierto una posibilidad al recibir el apoyo público de algun@s de ellas.

Sabemos que es bueno darle oportunidad a las nuevas generaciones de jóvenes y mujeres. A la vez, también es bueno darles la oportunidad a los hombres y mujeres con acumulada experiencia, conocimiento y liderazgo, así como de comprobado compromiso y ética socialista.

Por eso, pudiéramos darles una sorpresa. Sólo Dios sabe. Él decide. Porque la voz del Pueblo es la voz de Dios, aunque se equivoque.

Así mismo, se indican los requisitos que deben reunirse y las razones que nos han movido a considerar la posibilidad de asumir esta responsabilidad en caso de que, eventualmente, seamos postulados.

Conscientes que estamos en desventaja y estamos preparados para respetar la decisión del colectivo, respetar los resultados adversos y continuar, en adelante, contribuyendo con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a fin de que se cumpla a cabalidad lo que expresa la fuerza de su himno. Y hacer realidad el sueño de Chávez y Bolívar.

Mis reflexiones pudieran ser  muy parecidas, o las mismas,  a las que se hacen miles de militantes que serán considerad@s por las UBCH, mañana domingo para ser postulad@s como candidat@s a ser delegad@s al IV Congreso Nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela. De modo que cualquier parecido, a las reflexiones que aquí hacemos, es mera coincidencia.

Much@s queremos ser útiles al PSUV y a la Patria. Yo quiero serlo.

NO ANDO BUSCANDO CARGOS SÓLO QUIERO SER ÚTIL

Nunca he sido militante activo del PSUV. Me gustaría, en esta etapa del proceso y de la Patria, ser un militante activo. Tampoco he participado enérgicamente en las UBCH, CLP, FFM, Misiones, CLAP, Somos Venezuela, etc. Sólo he sido, últimamente, colaborador de la comunidad donde vivo en el Municipio Cárdenas del estado Táchira. Eso sí: Ayudé en CORPOANDES a crear Sistemas de Aldeas Rurales Auto Organizadas (SARAOS)  como “Mistajá” y a promover  Fundos Zamoranos en los Andes. En PDVSA, creamos las primeras Cooperativas junto con la negra Antonia Rada y luego los primeros once Núcleos de Desarrollo Endógeno, entre ellos el Nude “Fabricio Ojeda” en Catia. También, fui creador y primer gerente de Desarrollo Social en PDVSA-Occidente.

Hemos sido pioneros de la organización comunal en Venezuela, en esta etapa Chavista. Como lo hicimos en LUZ, cuando coordinábamos AUTODESARROLLO y hacíamos trabajo Cívico-Comunitario.

No he sido militante activo de la estructura del PSUV, es verdad. He sido siempre militante de un proceso revolucionario, aunque aún no me he graduado, como tal, de revolucionario.

Ver: “Aún no soy un Revolucionario y…tampoco un Maestro”

www.aporrea.org/actualidad/a264919.html

Me he negado, muchas veces, a asumir cargos. Algo en mi me hace rechazar el estar buscando puestos. He tenido son responsabilidades y trabajo, duro y creativo, para ser útil. Lo saben en LUZ y en el Zulia. A pesar de ello, sin estarlo buscando he ocupado importantes cargos en el Zulia, Caracas, Táchira, Mérida y Carabobo. Por órdenes expresas de Hugo Chávez Frías. Por eso las asumí. Ya lo he dicho en otros artículos.

En la comunidad donde vivo en San Rafael de Cárdenas, vía Guarín, me propusieron ser “Jefe” de Comunidad: No acepté. Propuse a quien consideré el más indicado en ese momento: Fabio Caro. Me he mantenido apoyando –cooptado– y aportando, sin esperar nada a cambio. He aprendido que, en general, somos muy desagradecid@s. Así que ni las gracias espero que me regresen. La gratitud es un valor perdido que debemos recuperar y aprender. Debemos hacerlo y rápido. Al menos deberíamos siempre dar ¡Gracias a Dios! y a la vida, que nos ha dado tanto, como escribiera la poeta Violeta Parra y cantara Mercedes Sosa.

SOY MILITANTE “INACTIVO” DEL PSUV DESDE SU CREACIÓN

Me inscribí, en el 2008, en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), porque fue una orden pública de Chávez y la acaté, disciplinadamente,  a pesar de mis dudas. En esa oportunidad escribí varios artículos sobre el tema. Hoy recuerdo uno de ellos que se titula: “El Partido somos nosotros”, parodiando un poema de Bertolt Brecht.

Ver: https://www.aporrea.org/ideologia/a28995.html

Me inscribí, por primera vez en el PSUV, en la hermosa población de Pregonero, en las montañas andinas donde habitan l@s “chacar@s”. Lo hice cuando estábamos trabajando, con mucho tesón, en Uribante, para hacer realidad nuestro sueño de la Escuela Latinoamericana y del Caribe de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG), allá en Siberia y en el Complejo Turístico “La Trampa” luego llamado “El Paraíso de Uribante”.

Ese día me fui feliz, a inscribirme, con una chaqueta tricolor que estrenaba ese día. Me sentí orgulloso de poder formar parte, por segunda vez, de una organización política que luchara a favor del Socialismo. La primera vez, como lo he dicho en otras oportunidades, milité en el Movimiento Estudiantil de Unidad con el Pueblo (MEUP), La Liga Socialista (LS) y en la Organización de Revolucionarios (OR), en la década de los años 70. Aunque, además, en el anonimato y solidariamente, colaboraba con Bandera Roja y los CLP y con el PRV-FALN y Ruptura. Luego me mantuve durante años sin militar en ninguna organización política, salvo la UPI, el MUIP y el movimiento estudiantil “Simón Rodríguez” que ayudé a crear en la Universidad del Zulia.

Me acompañó, en esa oportunidad –cuando me inscribí por primera vez en el PSUV– una hermosa mujer de juventud acumulada a quien luego, en gesto agradecido por todas sus oraciones y sus manifestaciones de amor, de generosidad y bondad – mientras compartimos con ella y su hija Sara, en el sector  la Cuchilla en Siberia, donde vive – le obsequié la chaqueta tricolor que llevaba puesta, pues me manifestó que le gustaba muchísimo y entonces, sin pensarlo mucho, con mucha emoción me la quité y como si fuera a condecorarla le dije:

“Carmen, mi hermosa Carmen de Siberia, a vos mi viejita linda, como recuerdo de este día inolvidable, te ofrendo desde mis sentimientos más profundos esta chaqueta con el tricolor patrio y sus ocho estrellas, para que recuerdes cada vez que te la pongas cuanto te amamos. Ella – la chaqueta –,  representará el pacto de nuestro eterno compromiso con Chávez y con nuestra querida Patria”. Le afirmé con mucha ternura.

Carmen, mujer humilde, sencilla, solidaria y amorosa – siempre de buen humor – sonrió de alegría. Nos abrazamos, fuerte y tendido, e incrédula, no quería ponérsela. Hasta que comprendió que mi desapego y desprendimiento era un gesto desinteresado de amor y de compromiso.

Aún guardo grabado ese inolvidable momento en mi memoria y lo conservo en numerosas fotografías que nos tomamos juntos ese día.

Mientras tanto, ella reza por nosotros toitiiíco los días: ¡Amén!

ME REINSCRIBÍ, DISCIPLINADAMENTE, EN EL PSUV

Este año (2018), diez años después, por instrucciones públicas del Presidente Nicolás Maduro volví a reinscribirme en el PSUV, a pesar de mis observaciones críticas sobre el funcionamiento del PSUV.

Ese día hice una larga cola en la comunidad del barrio “12 de Octubre”, en San Rafael de Cárdenas (antes de Cordero), en Táchira. Esta vez me fui solo. No acepté privilegios – que me ofrecieron por ser de tercera edad –ni abusé, como otr@s lo hicieron, para colarme y llegar antes, como ví  hacerlo sin rubores a much@s “chavistas”, “socialistas” y “revolucionari@s”. “Debemos ser ejemplo de lo que pregonamos”, me dije a mí mismo. Levanté la cara con orgullo y dignidad y no acepté el ofrecimiento de una camarada que se me acercó para decirme que pasara de primero. Me pareció que sería como aceptar un ofrecimiento para corromperme ¿A esta edad?

Si no pudieron corrompernos antes, ahora, jamás podrán lograrlo. Esta es una ventaja de los “viejitos” sobre los jóvenes. Nosotr@s hemos logrado vencer tentaciones, debilidades humanas, limitaciones ideológicas…mientras l@s jóvenes tendrán que demostrarlo.

Cada día regreso a mi raíz y apelo a mi conciencia de clase. Recuerdo a la fuente de donde vengo: ¡pueblo humilde! Por eso, últimamente, he tratado de vivir como ellos viven y pasar por los dolores y sufrimientos que nuestro pueblo padece. No me iré del país. Aunque algun@s de mis hij@s y amig@s que están fuera de Venezuela me han invitado a hacerlo. Y tengo posibilidades de ofertas de trabajo en dólares norteamericanos, en euros europeos,  en pesos colombianos, chilenos, mexicanos o argentinos o en soles peruanos.

Resistiré hasta el instante y mucho más allá en el que triunfemos sobre la maldad, la injusticia social y el bloqueo. No descansaré hasta que vea liberada a nuestra Patria del maléfico que nos ataca desde afuera y de quienes traicionando su gentilicio, en lugar de competir dignamente, han sido capaces de vender su alma al diablo de la guerra y la destrucción.

Desde hace tres años se dañó la camioneta y no he podido arreglarla, ando en buseta y compro, con dificultad, alimentos y medicinas. Por eso sé lo que padece nuestro pueblo. No sólo me lo han contado. Hago kilométricas colas para cobrar la pensión y sudo, a pesar del benévolo clima donde vivo, cuando debo caminar durante horas para llegar a casa. Ni mis hij@s lo saben ¿para qué? si ni siquiera leen mis artículos.

Ell@s, la gran mayoría, me pasan factura por haberles “abandonado” por estas “locuras” mías de pensar diferente y comprometerme, de ser consecuente y de no escuchar, como no lo hice, el llanto de mi madre enferma, pues decidí venirme al Táchira y luego ir de un lugar a otro del país para serle útil a Chávez y a Venezuela. Mientras mi madre agonizaba de leucemia y esperaba por mí. Cuando quise hacerlo ya fue muy tarde.

¿Comprenden ahora Rafael Ramírez, Déster Rodríguez y tú, sociólogo traidor, que te di de comer y mordiste mi mano y tu deslealtad me ha hecho olvidar tu nombre como si no quisiera recordarte porque mi corazón lloró como lloraba el de Chávez cuando lo traicionaban?

Ninguno de ustedes me va a enseñar lo que significa el pensamiento, de Bolívar, con el que comencé este artículo y que ahora vuelvo a recordar:

“Cuando el clarín de la Patria llama, hasta el llanto de la madre calla”.

Mi padre hizo silencio, el día que me venía al Táchira y el llanto de mi madre calló, para siempre, un año después, cuando pedí permiso para ir a acompañarla –justo el día en que murió– un 13 de mayo de 2007, día de la madre. Día de celebración de su santa preferida: La Rosa Mística. Orgulloso estoy de ellos y de su legado. Y les pido disculpas públicas, desde aquí, por no haberlos podido acompañar en sus últimos años.

Ver estos dos artículos:

“Madre sólo hay una”

www.aporrea.org/actualidad/a34498.html

y “¡Por mi madre!”

www.aporrea.org/ideologia/a56778.html

DAR Y LUEGO RECIBIR SIEMPRE HA SIDO MI CONSIGNA

Vivo en una “mansión” de seis niveles (Casa de América Latina y del Caribe) y ya he anunciado, públicamente, que la donaré a la comunidad, si se la gana y, aunque muchas veces dudo, albergo la esperanza en lo más íntimo de mi ser que poco a poco se la irán ganando a fuerza de demostrarnos el poder de una población diversa y, a la vez, unida; no sólo a favor de sus propios intereses sino de nuestra Patria herida.

He sido disciplinado, a pesar de que no he ocupado cargos directivos y nunca me he beneficiado, directamente, de mi militancia en el PSUV y de mis múltiples y variadas relaciones; incluso, entre sectores de oposición, donde tengo grandes amig@s y conocid@s que, muchas veces, me tratan mejor que l@s camarad@s que deberían, por lógica, abrirme las puertas. El sector universitario es un ejemplo de ello. Ya lo comentaré otro día.

Nadie puede demostrar que mientras ha ocupado cargos importantes en el PSUV, o en el gobierno, l@s he ocupado para solicitarles algún apoyo en beneficio personal. Ni siquiera he hecho requerimientos institucionales a favor de la ESCOLAG. Pongo como testigo a Zoraida Parra, Estrella Uribe, Nellyver Lugo, Luis Mora o Jonathan García, por citar cinco importantes miembros directivos del PSUV-Táchira. A María Queipo, Mario Isea o la “Chonita”, en el caso del PSUV-Zulia. A mi amada Nohelí Pocaterra, a Jackeline Farías, al propio Diosdado Cabello o al respetado economista Rodrigo Cabezas, que han formado parte de la Dirección Nacional del PSUV y han ocupado cargos de relevancia y a much@s otr@s que he conocido y que posiblemente pudieran haber sido ser receptiv@s a nuestros petitorios.  Nunca los molesté y mucho menos ahora.  Salvo que las necesidades  y problemas de la comunidad así nos lo demanden.

Prefiero recurrir al Poder Popular para que me ayuden. De su fuerza solidaria recibo, cada día, expresiones de amor aunque también actitudes que nos decepcionan. Por ejemplo, dentro del pueblo humilde, debemos reconocerlo, hay: rencillas, odios y resentimientos acumulados, ingratitud a montón, zancadillas, malas caras, traiciones y deslealtades, malandraje y corruptelas, incapacidades e incompetencias,  mediocridad y recelos, desconfianza, vicios ancestrales y culturales e idiosincráticos, difíciles de superar, de la noche a la mañana. Falta mucho por hacer. Muchísimo.

Confieso y no tengo temor a decirlo: si tuviera que inscribirme en otro partido lo haría en el Partido Comunista de Venezuela (PCV) a ellos he ofrendado, más de una vez, mi apoyo solidario y lo seguirán teniendo.

EL HIMNO DEL PSUV VIBRÓ DENTRO DE MI Y ALGO SUCEDIÓ

Sorpresivamente luego de la invitación que se me hiciera para participar en la reunión informativa en el UIT, en la que Zoraida Parra, Huérfano y Freddy Bernal dieran las orientaciones básicas para el proceso interno que elegirá l@s delegad@s al IV Congreso del PSUV, sin estar preparado para ello, al escuchar y poner atención a la letra del himno del PSUV con el Comandante Chávez, un profundo sentimiento de identificación con la intención de su alegórico mensaje sumado a la fuerza mágica y refulgente del compás y el ritmo vibrante de su música, nubló y selló de lágrimas mi compromiso con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y, a la vez, con todas las organizaciones políticas aliadas, que conforman el Gran Polo Patriótico. Sugerimos buscarlo y escucharlo.

Himno del PSUV: https://www.youtube.com/watch?v=4y3NaET4itA

Por primera vez, sentí intensamente la necesidad de activarme y formar parte de su estructura directiva, al menos, de participar en el IV Congreso para poder hacer llegar y ser vocero de nuestra comunidad. Para tratar de influir, a fin de que se cumpla un clamor popular: Hacer del PSUV un verdadero y legítimo instrumento de transformación que contribuya a darle al pueblo su lugar soberano, se respete su voluntad y hagamos un gobierno que garantice estabilidad social y política y, por consiguiente, garantice la felicidad individual, familiar y social, de nuestro pueblo.

Fue algo muy profundo que no se explicar con palabras tradicionales. Por un largo instante, dejé de entonar la letra e hice silencio. No pude contenerme. Cerré los ojos y permití que fluyeran libres mis emociones. Sentí que reafirmaba nuestro pacto con Chávez  y, a través de él, con el Presidente Nicolás Maduro y con nuestra Patria: ¡Venezuela!

Fue un íntimo juramento de lealtad, al líder, al partido y a nuestro pueblo, que no puedo describir con frases certeras. Aún me es imposible hacerlo. Mis juramentos son ley de vida. Soy esclavo de mis palabras y de mis compromisos. Aunque sé que he fallado pues soy humano y por eso yerro, a la vez, soy capaz de rectificar y corregir errores cuando he podido hacerlo, aunque aún no soy tan sabio como es mi deseo.

Esta vez, deseo ser disciplinado y, a la vez, crítico y hacer aportes creativos e innovadores. Lo necesitamos como pueblo. Ojalá me lo permitan. Lo que saben de eso que dicen que ya eso lo tienen “cuadrado” y ya se sabe quién ganará. Yo tengo mis dudas. Creo en la inteligencia del pueblo que sabe que en este momento difícil que vivimos se necesita tener personas con amplia experticia y actitud crítica para poder enderezar entuertos. Algunos de mis hij@s me dicen: “Papá este gobierno no te tomará en cuenta, ellos ya saben lo que quieren. Y no quieren lo mejor quieren otras cosas. No sigas perdiendo tu tiempo…”

Tal vez tengan razón. Yo seguiré adelante: contra viento y marea.

¿POR QUÉ ME PROVOCA ASPIRAR A SER DELEGADO?

Hace tiempo, creo que fue en el 2008, aspiré dentro del PSUV a ser pre-candidato a Gobernador del Estado Mérida. Fue algo impulsivo. Estaba en Maracaibo y puse en dudas las palabras de Chávez de que “todo militante del PSUV que lo desee puede ser candidat@ a  Gobernador(a)”. Me arriesgué para ayudar a posicionar a ESCOLAG y darme a conocer entre el que supuse ganaría. Me costó caro ese atrevimiento y esa aventura creativa. Por supuesto que lo disfruté y conservo videos, reseñas y sobre todo recuerdos gratos e ingratos de aquella experiencia. Casi que llego de último. Lo decidí una semana antes. No me dieron la oportunidad para confrontarme públicamente con los demás, salvo dos programas de televisión que tengo grabados y que, según decían, “ponía en su sitio” al resto de l@s candidat@s. No tuve el apoyo de la “maquinaria” del partido (PSUV) Me había desvinculado en los últimos 7 años de Mérida, donde me desempeñé como Presidente de CORPOANDES. Nunca, como ya lo expresé, he sido militante activo del partido. En fin, esa historia que nunca he contado, como debe ser, me dejó muchas enseñanzas. Y tal vez, aún no las he aprehendido y asimilado.

Hoy vuelvo a sentir la intensa emoción de ser útil, pero no cuento con el apoyo mayoritaria de las bases aunque, tal vez, si pudiera contar con una parte de la estructura directiva del PSUV-Táchira, a la cual le estoy dictando un Diplomado en “Ciencias y Técnicas para el Arte del Buen Gobierno”. Supongo cuento con su apoyo, porque algun@s de ell@s me llaman maestro y yo sonrojado les replico que están muy equivocad@s. Tal vez, ven reflejado en mí lo que ell@s son, al menos: Zoraida Parra. Sólo que este es un evento donde las bases del PSUV son las que decidirán, levantando sus manos, para proponer potenciales delegad@s, es decir para cumplir con la norma reglamentaria de que cada Unidad de Batalla Bolívar Chávez (UBCH), sus patruller@s y los militantes del PSUV de la zona geográfica alrededor de cada centro electoral postule seis candidat@s para que sean considerad@s a ser potencial delegad@ del PSUV al IV Congreso. Estoy convencido y espero no equivocarme que en esta oportunidad, no decidirán las llamadas “cúpulas partidistas”. Y yo que pudiera contar con su apoyo, ahora de nada vale. Y eso me satisface en cierto sentido.

 ¡Cómo quisiera contar con el apoyo mayoritario de la comunidad del Municipio Cárdenas! Al menos, sé que cuento con el apoyo de la buena parte de la comunidad donde habito, porque me han ido conociendo, aunque aún existan dudas y desconfianzas. Es natural. No saben quién soy y de lo que soy capaz de hacer junto a ell@s. Ya me irán conociendo. Estoy seguro que haremos grandes e importantes cosas en adelante.

Ayer, casualmente, culminamos el segundo encuentro del Curso “Liderazgo Comunal”, en el que se intercambio ideas sobre los Principios y Valores de un Buen Líder o Lideresa, actividad que iniciamos el 05 de julio. Hoy, como parte de las actividades del Congreso, recibimos las presentaciones de dos excelentes profesionales e intelectuales de la zona, los profesores Abraham Blanco que nos habló de Ideología y Política Socialista y de Germán López quien nos hizo una excelente disertación sobre el Plan de la Patria. Mañana continuaremos con el Taller: “Juguemos a ser Gobernantes” dirigido  niñ@s de 4 a 12 años.

Todas estas actividades se realizan en la Casa de América Latina y del Caribe, sede de la ESCOLAG. Avanzamos, a paso lento pero seguro.

¿CÓMO SE ELIGIRÁN L@S DELEGAD@S?

Nos han explicado que cada UBCH elegirá seis postulad@s, de los cuales tres deben ser menores de 30 años y tres de más de 30 años al infinito. Tres de ellas deben ser mujeres. Al menos reúno parte de los requisitos. Por otra parte se exige que sea socialista, anti-imperialista, bolivariano, chavista y feminista y estén dispuesto a enfrentar la corrupción. Aún me falta por transitar algunos de estos criterios pero creo que, en general, los reúno. Voy a confesarlo con sinceridad: No soy feminista. Soy es anti-machista. Ambos son dos extremos que no son adecuados. Esta es una materia delicada que no voy a discutir aquí. Solo digo que no soy feminista. Eso sí, amo a las mujeres. Ellas han ocupado gran parte de mi vida: mis madres, mis parejas, mis amigas, mis hijas, mis “jefas”…

Me apresto a considerar la posibilidad de conocer y ganar los sentimientos y la racionalidad práctica de las bases del PSUV del Municipio Cárdenas, alrededor de sus UBCH y el apoyo de otras organizaciones de base. Tal vez lo logre, no sé si pueda lograrlo. Reconozco que he tenido dudas si valdrá la pena lanzarme a esta aventura. Estuve en suma desventaja, sobre potenciales candidat@s que tenían años trajinando estas lides electorales que yo, con sinceridad, no domino. Pero, ahora, algunas de ellas me apoyan porque debieron retirarse. Por eso siento el palpito que podemos dar una sorpresa.

Ya existen “grupos”, “clanes”, “macollas”, “incondicionales”, “equipos”, “mafias”, “aliad@s”, “irrestrict@s”, “tradicionales”, “comprometid@s” y l@s “entubad@s” de siempre que no será fácil derrotar, pues conocen ampliamente su territorio y el juego triádico subgrupal interno y externo, dentro y fuera del PSUV. De todas formas, en dos días he hecho mi trabajo como he podido. Con muchísimas limitaciones. Incluso para enviar este artículo a Aporrea, a pesar de que está listo desde hace dos días y lo envié ayer e inexplicablemente no salió hacia Aporrea.

Me declaro ignorante y con poca experiencia en materia “electoral”, no así en materia relacionada con la capacidad para resolver problemas de la comunidad de manera creativa y efectiva. Es decir a asuntos de gobierno y de gestión, como le explique esta mañana al Alcalde de Cárdenas con quien me reuní e informé de mi decisión de apoyar su gestión y de aceptar la postulación, aunque el tenga un familiar compitiendo.

Una cosa es tener conocimiento, liderazgo y experiencia en materia electoral y otra cosa es tener liderazgo, conocimiento y experiencia para GOBERNAR, como debe ser. Lo hemos dicho muchísimas veces y ahora lo volvemos a repetirlo: ES MUCHO MÁS FÁCIL GANAR ELECCIONES QUE SABER GOBERNAR. A la vez, a veces, resulta más difícil ganar unas elecciones que saber qué es lo que hay que hacer en caso de que la ganáramos. Este parece ser el caso.

Apenas he contado con dos días. Vamos a ver qué puedo hacer hoy.  Ya no dudo si acepto la postulación que algunos líderes y lideresas del sector de Paramito y San Rafael me han planteado con mucho entusiasmo. La acepto por mi compromiso con la comunidad y porque quiero serle útil al partido. Es posible que no me conozcan y sepan quién soy en las 33 UBCH restantes y ya a han anunciado que la regla es que ganará quien sea nombrado en más oportunidades en las 35 UBCH del Municipio Cárdenas. Al menos, quiero vivir la experiencia. Aprender de ella.

Quiero embadurnarme de pueblo llano. El pueblo de a pié. Sudado y cansado de tantas promesas incumplidas y de tantas esperanzas que mueren ahogadas de desánimo y de intensa frustración.  Porque no ven que se le resuelven sus necesidades más sentidas y los problemas, en lugar de resolverse, se acumulan. Yo los comprendo porque los he vivido. Los estoy viviendo. Nadie en el PSUV ni en el gobierno me va a chalequear y menos los que están “arriba”. Debemos evitar que se cree una nueva clase burocrática partidista  que se enquiste en los intersticios del aparato estatal y partidario y que todo lo resuelven con comunicaciones que duermen luego el sueño eterno del no retorno.

Aprovecho para recordar algunos criterios que sugerí para elecciones internas del PSUV que aparecen, entre otros, en los siguientes artículos:

¡Por mi Madre!  Publicado en:

www.aporrea.org/ideologia/a56778.html

“Valores y méritos para ser candidat@ a la Presidencia” Publicado en:

https://www.aporrea.org/actualidad/a257687.html

Y CON ESTA ME DESPIDO.

Es verdad: he militado, aunque no activamente, en el PSUV. Colaboro, eso sí, con la comunidad y con quienes me soliciten ayuda, ahí sí lo hago activamente, por consciencia y porque “algo” dentro de mi me exige y demanda hacerlo. Quiero ser útil. Quiero servir y no servirme. Por supuesto, si me dejan. No podemos obligar a nadie a que nos quieran.

Siempre en mis relaciones trato de dar mucho más de lo que recibo. La saben quienes me conocen: mis parejas, mis hij@s, mis amig@s y vecin@s. Por eso tengo a la entrada de la Casa de América Latina y del Caribe, donde vivo, estos pensamientos:

 “Verdaderamente felices son sólo quienes han descubierto cómo pueden ser útiles a los demás” de Albert Schweitzer.

O este otro de Aristóteles: “Una vida feliz tiene en cuenta el bienestar de otros”. O como dice Stefann Klein, en su libro: “La revolución generosa”:

“Practicar el altruismo es casi siempre más arriesgado que actuar únicamente en nuestro interés”  Y hay que seguir corriendo riesgos.

Pues como se lee en la Biblia, libro sagrado y bendecido:

 ”Hay más felicidad en dar que en recibir” (Hechos 20:3)

De modo que acepto la postulación a la que me han invitado camaradas de las UBCH de San Rafael y de Paramito, a fin de ofrecer mi nombre para serle útil al partido (PSUV) en el estado Táchira  y a la comunidad donde habito y más allá si me necesitan y me lo exigen. No me hago ilusiones.  A la vez, tengo el palpito que puedo ganar porque a las comunidades ya no le meten cuentos. Amanecerá y veremos.

Total, será el pueblo militante y organizado en las UBCH del PSUV quienes decidan, finalmente, quien deberá ser la persona que nos represente. Creo en el sano juicio y la intuición del soberano. Aunque todo debería girar en torno a una mujer joven de menos de 30 años, si nos atenemos a que dentro de los criterios se deja claro que la mitad deber ser jóvenes y la mitad deben ser mujeres y aunque creo que existen muchas camaradas que reúnen, al menos,  estas dos características. Es posible que se comprenda que necesitamos  en el partido, para lograr su renovación, gente con liderazgo demostrado, conocimientos y experiencia acumulada, con demostrada creatividad y que aún sueña con serle útil al país, siéndole útil, como delegado, del PSUV.

Si logro el apoyo necesario de la base del PSUV y si soy electo, lo tomaría como el compromiso y la responsabilidad más grande que he recibido desde que colaboro con el impulso de este proceso, cuando vine al Táchira en agosto de 2000, para asumir la Dirección de Planificación, Proyectos y Presupuesto de la Gobernación del estado Táchira, cuando me comprometí a ayudar a Ronald Blanco La Cruz y  poder cumplir así el  juramento que hice a mi padre, quien murió justo el día en que me venía para el Táchira.

Desde entonces he vivido durante los últimos 18 años, con idas y venidas, en estos espacios que he hecho míos como buen Gran Colombiano.

Si no saliera elegido, por alguna razón, seguiré trabajando con igual o mayor ahínco, porque no es lo que reciba – el apoyo y el respaldo a mi postulación – lo que me hará feliz, sino lo que puedo, con toda seguridad, darle incondicionalmente al PSUV y a la comunidad del Municipio Cárdenas e incluso a la del estado Táchira y del país: nuestra modesta experiencia, conocimientos y nuestro humilde liderazgo.

Soy ingeniero químico. Profesor Titular –es decir, General– desde 1982 y jubilado hace 21 años, un primero de mayo, día del trabajador. He escrito numerosos libros, de los cuales he publicado seis. He ocupado numerosos cargos, sobre todo, en los últimos años por influencia y decisión del Presidente Chávez. Los últimos años se los he dedicado a construir la Casa de América Latina y del Caribe y a mantener vivo el sueño de la Escuela Latinoamericana de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG)

Ofrecemos nuestra capacidad para ayudar a enfrentar, con creatividad, problemas complejos, de poderes compartidos, difíciles, nebulosos y plenos de incertidumbres,  en medio de un escenario de guerra que, estoy seguro, lograremos derrotar a favor de la paz, la armonía y la felicidad social. Estoy convencido. Más temprano que tarde se abrirán las alamedas de las que en el extremo austral nos habló, antes de partir, nuestro eximio y extinto Presidente Chileno, Salvador Allende, cuando hizo cierta su palabra de entregar su vida, si fuese necesario, para defender sus ideales y el compromiso que había adquirido con su pueblo, tal como hizo Hugo Chávez Frías y hoy lo hace, a su modo, nuestro líder y Presidente del país y del PSUV, Nicolás Maduro Moros.

¡Que se haga, entonces, la voluntad de Dios!

Porque la voz del Pueblo es la voz de Dios.

ARTÍCULOS ANTERIORES SOBRE APORTES AL IV CONGRESO

https://www.aporrea.org/actualidad/a264419.html (parte I)

https://www.aporrea.org/ideologia/a264560.html (pare II)

https://www.aporrea.org/internacionales/a266164.html  (parte III)

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1168 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a266355.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO