¿Chávez un "recuerdo adormecedor"? ¡Nunca! Pero…

El estremecimiento a la consciencia general surgido con el tronar del mensaje de Hugo Chávez en pleno siglo 21 es tan fuerte que Chávez no podrá ser jamás un "Recuerdo adormecedor" como se preguntan unos connotados revolucionarios.

El pensamiento chavista va mas allá del propio Chávez, pues es un pensamiento flexible que se debe adaptar a las circunstancias para prevalecer, y es así como se retroalimenta a diario y en cada cabeza se transforma a su propio tiempo y a su propio espacio.

Las rígidas doctrinas socialistas o comunistas que surgieron de pensadores europeos en siglos pasados ya no son viables en la Latinoamérica de hoy y quizás en ninguna parte del mundo (ni siquiera donde fueron creadas)

Lo dijo claramente Simón Rodríguez, mucho antes de que los "pensadores modernos" aparecieran; lo dijo justamente por la lectura que la generación de Bolívar, Bello, Miranda y los pensadores de la época revolucionaria independentista hacían de los pensadores antiguos; no se pueden aplicar pensamientos procedentes de otras latitudes y o tras circunstancias a nuestra realidad (ya sea la de ayer o la de hoy): "O inventamos o erramos" dijo claramente Rodríguez en su momento y así lo asumió Chávez: "O inventamos o Erramos"; por eso no fue rígido en nada y muchas veces nos cambio la seña a direcciones insospechadas pues el momento así lo demandaba.

Explica, los connotados revolucionarios que Estados Unidos derrotó a La Unión Soviética y a China; supongo que lo aseguran porque les hizo someterse a las reglas del mercado capitalista de hoy y eso los llevó a flexibilizar las condiciones de convivencia lo cual significó el derrumbe a medias de los regímenes tiránicos que gobernaban esas potencia mundiales.

El derrumbe de la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas, la caída del muro de Berlín, la apertura China al mercado mundial no son un fracaso sino una evolución natural pues el mercado es lo que genera dividendos y no se puede vivir generando miserias sino dinero; aunque los románticos de la izquierda barbuda de boina negra y fusil en el monte quedaron fríos y sin razón romántica de vida..

Venezuela no tiene nada que ver con China ni con la extinta Unión Soviética, ni mucho menos con la actual Rusia; ni siquiera se pudiera decir que el venezolano tenemos nexos de simpatía con los chinos o los rusos; los primeros acaparan los alimentos y siempre tienen de todo para joder nuestros bolsillos y los otros tienen el corazón sin música y nosotros somos salseros y merengueros.

La única relación que nos une es la diversificación del mercado que logró el gigante Hugo Chávez quien pateó la hegemonía norteamericana sobre nuestra economía y abrió la puerta a los enemigos de la "democracia" del norte.

Nuestro proceso político está muy lejos de ese "socialismo" que manda la doctrina o la bendita dialéctica de los eruditos; nuestro proceso político debe ser, está obligado a ser un proceso liberador no esclavizador de normas y mucho menos de normas obsoletas.

Es imposible que ningún país y mucho menos Venezuela, que depende grandemente de las importaciones, implante un cerrado modelo socialista, doctrinario, como los que mandan los "pensadores"; Venezuela es una economía emergente y debe estar abierta y nuestra sociedad, que no se caló la rígida doctrina religiosa que nos trajeron los primeros españoles no se va a calar tampoco ninguna doctrina que vaya por encima de su propia naturaleza.

El capitalismo mundial es una maquinaria que genera tristezas y alegrías y que está en los tuétanos de la tierra y el que intente correr contra esa corriente quedará aislado, eso es impensable para ningún país; Venezuela debe competir en ese ambiente de las fronteras hacia afuera, mientras a lo interno sociabiliza los dividendos, es decir, hay que generar riquezas para poder repartirlas, así de simple.

Todo, absolutamente todo lo que se está haciendo después de Chávez tiene que ver con él y su enseñanza, ¿Qué si se puede ser chavista y a la vez empresario? Se preguntan los connotados socialistas; de cojones que sí, es la respuesta; que carajos tiene que ver el culo con las pestañas, justamente el ideal sería tener una mayoría de empresarios socialistas cuya riqueza sea distribuida entre la sociedad y no como la de los Mendoza que va de sus bolsillos a sus cuentas en el extranjero sin pasar por "GO" ni pagar los doscientos bolívares.

Uno de los conceptos recurrentes de los ideólogos y pensadores, es decir, de los eruditos en determinada materia es que se empeñan en recrear los escenarios pasados para ajustarlos al presente en vez de aprender de ellos para hacer cosas diferentes.

Bolívar visualizó en Sucre a su sucesor y por eso este fue asesinado antes de matar a Bolívar, sin embargo el pensamiento bolivariano no murió, aun anda rondando nuestras cabezas, con la sentencia infalible de Rodríguez "O inventamos o erramos" y con la sabia oxigenadora de Hugo Chávez que no los trajo de regreso.

Hoy Sucre somos todos, es lógico que los que brillan en los medios sean mas notorios, pero eso no los hace sucesores; el mismo Hugo Chávez salió de la nada, entonces es absurdo hablar de que tal o cual puede ser el sucesor nato y reforzar la idea en que como son tales posibles, entonces están siendo atacados; aquí "Por ahora" hay un solo sucesor de Chávez y es el presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela: Nicolás Maduro Moros, quien con sus aciertos y errores ha logrado que por lo menos en función de gobierno el chavismo siga.

Maduro ni se ha vendido, ni ha pactado, ni lo han derrocado; mil cosas han podido pasarnos desde que Hugo Chávez fue asesinado, entonces hay que ser bien mezquinos para dudar del liderazgo y fuerza del primer presidente chavista de la patria.

Hugo Chávez, en consecuencia, no puede ser un recuerdo adormecedor sino por el contrario un pensamiento vivo; el pueblo está despierto y observando todo, este pueblo no es pendejo nunca más, el pueblo observa a los zorros y camaleones que rodean al presidente, al PSUV, a la izquierda, a los ministros, a las oficinas públicas, a los empresarios; el pueblo observa y está presto al rescate de lo que le arrebaten si es que logran arrebatarle algo.

Chávez no puede ser un recuerdo adormecedor, Nunca, pero hay que estar con un ojo abierto y el otro también para que no nos pongan a dormir por otros cien años, este pueblo esta vez va a pasar cien años despiertos pues ya no es el mismo pueblo que vivió Neruda

Este es el pueblo de Bolívar y Chávez, el Chávez vivo y el Bolívar Vivo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1339 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: