¿Será verdad que éramos felices hasta 1998 y no lo sabíamos?

Estar viviendo con toda intensidad la actual crisis económica, social, política y ética, que se sufre siendo miembro de la clase social explotada, la que hoy sobrevive con un salario mínimo, producto de la pensión obtenida por haber cotizado al Seguro Social, nos está haciendo reflexionar y generar preguntas como las del titular de este artículo.

¿Será verdad que equivocamos el camino cuando decidimos apoyar a Chávez y darle la espalda al puntofijismo que nos dirigió desde 1958?. ¿No estaban repletos los Supermercados CADA y Central Madeirense de todo el país, con todo tipo de alimentos, licores importados y artículos a los cuales les hacían costosas campañas publicitarias para que la gente fueran adquirirlos?. ¿Acaso nuestro pueblo hacia largas colas en los bancos para obtener dinero?. ¿Acaso había algún impedimento para comprar los dólares que la población quería en el City Bank o en las casas de cambio? ¿No podía nuestra gente viajar semanalmente a Margarita, a Cúcuta o a Maicao a comprar lo que le diera la gana?. ¿No llegaban a Miami cada mes, si querían y abarrotaban sus Malls y sin preguntar los precios les ordenaban: "tá barato, dame dos"?. ¡Como carajo, fue que dejaron todo eso, para ir detrás de un encantador de serpientes, como resultó ser el hoy llamado Comandante Eterno?!.

¿Éramos tan ricos y generosos los venezolanos que invitamos a más de 5 millones de colombianos a que vinieran a compartir nuestras riquezas y también le darles carta abierta a los europeos para que se resarcieran de las pérdidas materiales sufridas en sus guerras fratricidas que todavía hoy mantienen desde hace siglos? ¿Cómo pudimos hacer eso regalándole nuestra principal riqueza a los yanquis y además asumir su cultura como nuestra?.

¿Es que acaso los venezolanos no éramos felices con nuestros 60% de coterráneos en situación de pobreza y un 16% de pobreza atroz y con nuestro 15% de analfabetas?. ¿Es que CARITAS no repartía los alimentos a nuestros pobres que nos enviaban como ayuda humanitaria desde USA?. ¿Es que ACUDE? No alfabetizaba a nuestra población?. ¿Es que Eugenio Mendoza no construía viviendas para sus trabajadores?. ¿Es que acaso ya no eran los comunistas un caso resuelto por los T.O.? ¿No tenían los trabajadores una CTV que los amparaba y un BTV que los financiaba?. ¿Cómo fue que nos enceguecimos y dejamos de ver todas estas bondades del régimen que vivíamos y nos volvimos locos tras un hombre a caballo como le pasó a la Loca Luz Caraballo?.

Ya ahora puedo entender, el por qué un grueso sector de la población juvenil del país, no puede explicarse ni justificar las razones por las cuales estamos viviendo la actual situación de crisis económica y siente que no hay futuro para ellos, optando por emigrar hacia países que viven como nosotros vivíamos antes de que llegara el chavismo a trastocarles la vida. Hay un camino que rescatar le dicen sus padres, "para volver al paraíso tenemos antes que exterminar a esos chavistas del demonio".

Es por eso que la población que ahora apoya a la MUD, la que es financiada desde el exterior, la que disfrutaba del paraíso que teníamos antes de la llegada de Chávez, lucha a brazo torcido para volver a los estándares de vida que gozaban y que le fue arrebatado por el gobierno chavista: manirroto, regalón y populista, que en nombre de una "falsa justicia", se puso a repartir lo que no era de él. Gracias a Dios, que es justo, que tarda pero no olvida, pronto volverá nuestro país a tener y posiblemente con más intensidad, el nivel de vida perdido. Nacerán de nuevo instituciones como la fundada por Don Antonio Aragón, para traer juguetes recogidos en las urbanizaciones del Este de Caracas para nuestros niños pobres del páramo en las navidades. La Santa Iglesia Católica reactivará de nuevo a CARITAS y a nuestros barrios y campos llegaran los alimentos que nos envíen regalados desde el Norte, volveremos a vivir de la Caridad, como buenos cristianos que somos.

Dando respuesta al título de este artículo, es verdad en 1998 el 20% de la población vivía en El Paraíso y el 80% vivíamos en El Infierno. Chávez nos dijo que eso era injusto y que todos merecíamos vivir en El Paraíso. Le creímos y le seguimos. Hoy estamos pagando las consecuencias de nuestras decisiones pero estamos dispuestos a seguir por ese camino, aun a costa de nuestras vidas. Los que siguieron a Jesús no fueron mejores que nosotros, declarados seguidores de Chávez.

Juanveroes64@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3493 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: