Entre los llaneros de Boves y los bachaqueros de Mendoza hay 203 años de diferencia

Cada día me sorprendo más cuando oigo a gentes quejarse por las largas colas, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, por las muertes de pacientes en los hospitales, por la inseguridad en las calles y asesinatos por la acción de sicarios, malandros y paramilitares. ¡Dios mío! ¿Es que esta gente no se ha dado cuenta aún, que estamos en Guerra declarada desde Febrero de 1989 cuando estalló el Caracazo?

Pareciera que todavía hay gente que piensa, que si no hay tropas combatiendo montada en caballos y con lanzas en sus manos no hay situación de guerra o que sin tanques en las calles, el traqueteo de ametralladoras y bombas cayendo desde el cielo tampoco estaríamos en guerra.

Un camarada nos acusa de estar ciegos:

http://www.aporrea.org/actualidad/a227351.html

"Sabes, esto que estamos viviendo hoy aquí en Venezuela me recuerda a Kuwait durante la primera guerra del golfo, con la masiva escasez de agua, luz, transporte, infraestructura, comida, medicina, servicios, incluso la falta de servicios bancarios, etc., donde las calles estaban hechas un desastre, pero no todas, donde casi no existía ningún orden social, cada uno hacia los suyo, no había coordinación en nada, donde la escuelas abrían a veces sí, a veces no, pero nunca nadie sabía cuándo, o por qué, donde los negocios abrían cuando les daba la gana, etc. No había orden, y la escasez era tremenda. Era muy confuso el asunto."
Mi amiga me respondió, "Así es, es increíble como el ser humano se adapta, ahora solo falta que caigan las bombas."

La última guerra vivida por este pueblo fue interna y ocurrió en 1.859-1864, cuando los campesinos acompañaron a Ezequiel Zamora en su consigna de "Tierras y hombres libres" y no quedó, en las actuales generaciones de venezolanos, ni siquiera el recuerdo de lo que aquí pasó y donde la mitad de la población pereció combatiendo, por hambre o debido a las enfermedades endémicas. Es por ello que no podemos culpar a nuestra gente de ciegos e ignorantes:

http://www.aporrea.org/actualidad/a227470.html

¡Carajo!, cuanta vigencia tiene el discurso del Padre de la Patria:…"nos han dominado más por la ignorancia que por la fuerza"…por no percibir con claridad al verdadero enemigo que tenemos.

"La guerra está a la vuelta de la esquina y el enemigo mordaz piensa que han ganado la batalla en los barrios, en el seno de las FFAA, en el parlamento y que están tantito así de hacerse del poder, pero ¡ah,malaya!" ……"No podemos ser miopes, ni dejarnos cercar por un chauvinismo irracionalmente atemporal, el peo no es solo Venezuela, paralelamente a nuestra crisis, El Club Bidelberg desestabiliza a: Ecuador, Bolivia, Brasil, y da sus pininos hacia Nicaragua y Uruguay".

Más aun, tiendo a pensar que esa supuesta ignorancia y miopía es un mecanismo de defensa psicológica de nuestro glorioso pueblo, para no sucumbir, tal como les pasó a los chilenos y a otros que han sufrido guerras similares en estos dos últimos siglos.

¿Cuáles son las razones por la cuales todavía no hemos llegado a la situación de Siria y que me parecen válidas?

http://www.aporrea.org/actualidad/a227470.html

"En primera instancia, el enemigo es torpe muy torpe; en el seno de la conspiración las miserias humanas y ambiciones personales no dejan cuajar un plan concertado. Como segundo elemento del juego aún hay más de 2 millones de compatriotas que son nuestros y que si bien por malcriadez, tozudez o desengaño se abstuvieron de votar son, oigan bien: "nuestros". El tercer elemento lo constituye la existencia de no pocas comunidades, colectivos de trabajo, colectivos sociales, pueblo organizado y una Fuerza Armada al servicio del Pueblo, que no se ha rendido ni se va a rendir en el combate. Y por último y como colofón; el irreductible pensamiento chavista y bolivariano que alimenta día a día a nosotros los utópicos que soñamos con un Mundo Mejor."

20 años de duro batallar contra el Imperio español (1.810-1830) y los 27 años que ya llevamos contra el Imperio norteamericano (1.989-2016); en dos tipos de guerras tan diferentes, impidió crear en nuestra memoria histórica una referencia, con la cual relacionar que estamos viviendo momentos similares y de allí que nos cueste asimilar: que es el "mismo musiú pero con diferentes cachimbos". Entre los Llaneros de Boves y los Bachaqueros de Mendoza hay más de 200 años de diferencia cultural, que por ahora y todavía no distinguimos…..y que ojalá no lleguemos a ello.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1481 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: