El poder y la transformación social

Las premisas en la estructura del discurso político permiten acciones para transformar la realidad social. Las bases materiales en un país y la sociedad son el soporte de cualquier proyecto. La producción, la riqueza de una nación y sus recursos humanos bien orientados, necesariamente conducen al desarrollo. Los sistemas económicos establecidos dentro de una dinámica exclusivamente extractiva y rentista, sucumben en algún momento y autogenera la denominada crisis económica. Así, sin ser economistas, se puede comenzar un análisis muy suave y superficial en el panorama que vive la América latina, no por ser una situación nueva en sí misma, pues las formas en que produce en esta parte del mundo (la América meridional) permanecen deformadas, sujetas al pasado de un capitalismo de factorías, con algún ingrediente de nuevas informaciones en comunicación y tecnología.

El carácter dependiente de las economías latinoamericanas, levantaron un muro de contención a las iniciativas de desarrollo y soberanía. En consecuencia, los cambios caracterizados por la lucha contra la pobreza y la inclusión social, han sido enfrentados por los sectores políticos tradicionales, reproductores del sistema de dominación de esta parte del continente americano.

La práctica del poder político en la última década, dentro de un conglomerado de países de América Latina, como Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina, caracterizada por una estrategia dirigida a reivindicar a las clases populares, se han visto disminuidas por hechos que pueden desmoronar los diferentes gobiernos progresistas y desaparecer el llamado proceso de unidad latinoamericana y transformación propuesto por el extinto Presidente Chávez.

Es necesario romper los esquemas del rentismo y el populismo. Centrar la dinámica política en la producción, debe ser la gran tarea del estado en Venezuela. Las medidas de incentivo a la industria nacional y la agricultura como continuidad de la mejora en la calidad de vida de los venezolanos puede estimular la inclinación al trabajo, los empresarios incentivados por una revalorización del papel que juegan en el territorio nacional, aportarían bienestar a la comunidad en general. Con decisiones neoliberales que afectan negativamente el poder adquisitivo de la población, surgirá el cuadro de pobreza que antes de 1998 estuvo en un 80%.

No es casual que el fenómeno de debilitamiento de los procesos de carácter popular en Suramérica se relacione con la crisis venezolana. La virtual Presidente Keiko Fujimori en Perú, obtuvo el mayor porcentaje de votos en la primera vuelta, basando su campaña electoral en lo que vive actualmente Venezuela con las colas, escasez de productos de consumo masivo y alimentos. Es importante revisar la aplicación de medidas de aumentos de precios en nuestro país, el neoliberalismo está vivo. El 11 de abril de 2002, hace 14 años, se dio un golpe de estado al Presidente Chávez. El pueblo en 47 horas lo devolvió al poder, entró triunfante a Miraflores y su popularidad quedó demostrada una vez más.

¿Cómo actuaría el pueblo venezolano ante un golpe de estado contra Nicolás Maduro?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1411 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: