Cómo quisiera entender a Jorge Rodríguez en estos días difíciles que vive el chavismo

En estas horas difíciles que vive el chavismo y su dirigencia quisiera más que nada entender a Jorge Rodríguez. Siempre he creído que él es uno de los dirigentes del chavismo que además de una sólida formación intelectual cuenta con liderazgo y dotes políticos que muchos de los que hoy ejercen este oficio, en las filas de la derecha, envidian.

Me desconcertó mucho ver al Alcalde de Caracas, y responsable mayor del chavismo en la campaña para las elecciones parlamentarias del 6D, hablar de hechos enmarcados en las elecciones del 6D (compra de votos, votos nulos, etc.), tan parecido a como en estos 17 años de fracaso electoral sistemático lo venían haciendo los dirigentes de la derecha. Faltó poco para que el Alcalde expresara claramente que el CNE favoreció la obtención de los resultados del 6D.

Pero más desconcertante aún fue oír la invitación del Alcalde a la Plaza Bolívar de Caracas el 31 a despedir el año y a celebrar el comienzo del Año nuevo. Anunciando los nombres de orquestas y músicos que amenizarán esta fiesta.

No entiendo por qué en lugar de aceptar que fuimos derrotados electoralmente y empeñarnos en entender las causas de esta derrota nos distraemos justificando los nefastos resultados electorales del 6D y en el otro caso somos invitados a la rumba y al bonche, como forma de olvidar las duras consecuencias que esta derrota asoma para el chavismo y la revolución.

Algunos vienen alertando acerca de que el chavismo no puede distraerse estos días de asueto y de tradicionales bonches decembrinos, pero parece que el golpe que acusamos ha sido tan inesperado y contundente que algunos de nuestros dirigentes no terminan de procesarlo y siguen empeñados en continuar obrando como si no hubiese ocurrido gran cosa.

En muchos escenarios gubernamentales se repite la necesidad de revisión, rectificación y de reimpulso pero lo que no se entiende es cómo esto no pasa de una mera retórica y nada que perfile cambios se instrumenta en los hechos.

El Presidente Maduro solicitó que el tren ministerial en pleno ponga sus cargos a la orden, pero después de varios días nadie sabe aún en qué ha parado esto. Cuando debería estarse conformado un Gabinete de Emergencia y desde ya anunciar las primeras medidas a los fines de contrarrestar la difícil situación económica que se empeora con la conflictividad política inminente para el 2016, el gobierno parece paralizado e incapaz de ponerse a la ofensiva.

Apenas supimos que el Gobernador de Anzoátegui, Aristóbulo Istúriz, anunció públicamente su renuncia a la dirección del PSUV, pero no se ha sabido nada de decisiones del Partido orientadas a los cambios y a las transformaciones que la derrota del 6D y el cambio de correlación de fuerzas en el Parlamento a partir del 2016 obligan.

Quisiera entender a Jorge Rodríguez, pero también a la mayor parte de los dirigentes del chavismo que parece que no asimilan la derrota y no terminan de salir de un estado de parálisis después de la inesperada paliza que el 6D la derecha le diera al chavismo.

Un viejo combatiente guerrillero parece que dijo por ahí "hablarle claro al pueblo" y dejar de repetir el cliché ese la guerra económica. Explicar más y propagandizar menos.

Carlos Luna Arvelo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3810 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas