(Desde San Félix hasta Ricardo Sánchez)

Cuando Nicmer fue agente de la CIA*

Los últimos acontecimientos en el país parecen dejar sabor a hiel. En efecto los sucesos de San Félix en el Estado Bolívar han hecho que se escucharan –poder arriba- las alarmas, realmente las alarmas tienen rato sonando, y en ese mismo rato el poder – abajo, alertaba. Lo que sucedió en esa población bolivarense, pudo suceder en cualquier lugar del país, ante la alcaldes o gobernadores que tienen una rara forma de entender el poder popular convirtiéndose muchos de ellos en espectadores o más bien en maquilas políticas de un PSUV dirigente donde cada día se parecen más a Páez o a Santander más que al mismo Bolívar, pese a que todos los días lo trillan, lo trillan y lo trillan, no se diga lo contrario de Hugo Chávez.

Pasó lo que pasó cuando hace tiempo la actuación a tiempo de alcaldes y gobernadores hubiese sido efectiva. Pero porque meter en esta madeja de situaciones a estas direcciones o niveles de gobierno. Por su indolencia, como lo señalan algunos camaradas en aporrea léase a Fidel Rodríguez ( http://www.aporrea.org/regionales/a211772.html ), o Juan Martorano, ( http://www.aporrea.org/actualidad/a211658.html ), entre otros.

San Félix pudo ser El Tigre para un trágico momento tan apetecido por las huestes de la ultraderecha fascista. Toneladas de alimentos llegan a diario-pero no a todos, ni a todas (pese a las estadísticas ingratas que el mayor general Osorio pueda asomar sobre el consumo por familia desde la comodidad de un operativo con sus escoltas ). No pueden darse cuenta que los mercados a cielo abierto son "ofertas para el bachaqueo" y que vergonzoso resultan para la gente honesta y responsable que a riesgo de agresión ve a efectivos policiales repartiéndole "combos a los bachaqueros". No necesitamos el lumpen que están construyendo, definitivamente en su edición bolivarista (que no bolivariana) de la torre de babel.

Necesitamos que se entienda que es eso que llaman dirección colectiva, los que secuestran la verdad impidiendo, por ende, que puedan ponerse por encima de las circunstancias y con visión prospectiva adelantarse a los hechos, desbaratar los planes de una derecha siniestra a la que la indolencia y la falta de dirigencia locales o regionales en el PSUV, se la "está poniendo bombita"…pero el enemigo termina siendo el que "pide información" -y valla la importancia de esta para la inteligencia social- o el que escribe desde el radicalismo de la esperanza (Freire dixit).

Y aquí funciona una especie de mediática de la adulación que sale a enfrentar las posiciones críticas dentro del proceso. Basta que algún camarada asuma la crítica para ser tildado de agente de la CIA (es lo que falta para que esa mediática le endilgue a Nicmer Evans, entre otros hasta el número de carnet de la policía imperialista).

La situación del país no es nada buena, tiene ya tiempo siendo desesperante (tensa la llamó José Vicente en su último programa). Pareciera que el enfoque de la guerra se ha quedado librando peleas en el "mapa", descuidando la calle, el terreno. La guerra económica entendida sólo a un nivel macro que cada centímetro que se aleja de Miraflores empieza a calar hondo en el venezolano o venezolana que, entendiendo o sin entender la guerra económica, se le va poniendo el alma chiquita (y eso pasa cuando la desesperanza crece).

Con la libertad que se le ha dado al bachaqueo ya este tiene la posibilidad de hacer metástasis como para que sea tarde después el "ya basta" presidencial o el "ahora sí". Estamos perdiendo esa guerra. Nos ganan los valores de competición y hacen de familias enteras pequeñas unidades de guerra contra el proyecto bolivariano, el original… y este, que cada día se parece menos a Bolívar a Chávez. Que puede estar aprendiendo esa muchacha o ese niño a la que la madre le enseña en familia a joder al otro como si se convirtiese en filosofía aquella de que todos los días sale un pendejo a la calle, y el que lo agarre es de ellosl. Todo esto ante la impasividad de autoridades, llámese alcalde, gobernador, lopna, seniat, policía y sin voluntad de crear una alianza para derrotar al enemigo a ese nivel de la guerra.

Como hace falta de verdad una alianza estratégica verdadera – no la que hacen con Ricardo Sánchez, que ni es alianza, ni es estratégica y mucho menos verdadera. Porque ante el problema del bachaqueo, éste ha resultado una guinda para la torta. Qué bueno hubiese resultado esas alianzas de las que hablan con orgullo los pesuvistas puros, que ven en Marea Socialista una amenaza, pero no atisban o se hacen los suizos a la hora de entender que con Ricardo se juega a "suma cero". Que efectiva sería para el PSUV una alianza con el Frente Antiimperialista en El Tigre tomando en cuenta que uno de ellos Lemark Gómez sacó en esa ciudad "todos los votos del mundo" , pero no…los camaradas dirigentes fueron contra él, con todo los reales del mundo y con toda la saña también para que después amaneciera la candidata del gobernador como suplente, ¡al carajo el poder popular!. Por eso es que están vivitas las preguntas de Amaranta en su último artículo ( http://www.aporrea.org/actualidad/a211859.html ): ¿En las oferta de diputados del PSUV y del Polo, cuantos vienen de los consejos comunales. Comunas y el poder comunal? ¿En 15 anos, aún no hay un producto (líder) del poder popular? ¿Y entonces?. Por esto (y otras cosas más) que mal queda la palabra de Diosdado en el acto de El Tigre ayer cuando ve al sectarismo como el enemigo… no es el sectarismo, son los sectarios, o será que yo también soy de la CIA.

*es un decir, el decir más usado en el PSUV para ir contra la crítica.




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4506 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor