¿Participación protagónica o candidatos controlados?

La revolución bolivariana constituye un hecho histórico que abrió cauce a la más amplia participación y protagonismo del pueblo venezolano en la construcción de una nueva forma de vida que teóricamente implicaba el impulso del poder popular en permanente organización, espíritu de debate y comprensión de su realidad, así como, las pertinentes tomas de decisiones para avanzar hacia la sociedad nueva, la sociedad socialista, como expresión de la mas profunda democracia.

Este escenario debe necesariamente conducir a la destrucción de todos los estamentos que le dan sustento a la sociedad capitalista: El estado burgués con todas sus superestructuras y las relaciones económicas de producción sustentadas en la propiedad privada; amen de superar todos los valores, estilos, conductas y conceptos que marcan la personalidad de los seres humanos en esa sociedad. Estrategia claramente definida por el camarada Hugo Chávez Frías en el año 2005.

Es sabido que el camino asumido para cumplir con este cometido, hasta ahora, ha sido la participación en las elecciones convocadas por el estamento burgués para cumplir la premisa de que para destruir el capitalismo, es necesario tomar el poder político, tarea cumplida a medias por el camarada Chávez.

Elecciones Parlamentarias: ¿Avanzar o retroceder?

Sin lugar a dudas, la construcción de la nueva sociedad debe entonces implicar la generación de formas, métodos y maneras de selección de las o los voceros que irían a los diferentes órganos y organismos del estado, que nazcan de las entrañas del poder popular revolucionario, como mecanismo de pre-figuración de la sociedad que se quiere construir: participativa y protagónica, profundamente democrática. Ejemplo de esta realidad, podemos observarla en la sociedad cubana, pueblo digno y valiente que ha sido sometido a mas bestial de los acosos por parte del imperialismo yanki, que le impuso por mas de 50 años un bestial bloqueo económico que casi los mata de hambre, pero que ha mantenido el camino de la dignidad y la participación protagónica y democrática. Allí la revolución ha seguido firme en la convicción de que todo el pueblo debe opinar y hoy día podemos decir con certeza, que las y los candidatos a las elecciones municipales son postulados por asambleas abiertas cuadras por cuadras en las comunidades, donde impera el compromiso, la constancia, el trabajo continuo y la lealtad a la revolución, además muy importante, es que las campañas de difusión de estas candidaturas es igualitaria, sin ningún tipo de ventajismo. El partido comunista cubano cumple su rol de vanguardia, de guía, sin imponerse como maquinaria por encima del pueblo. Esto es lo que queremos para Venezuela ¿avanzamos o retrocedemos?.

¿Cuál es nuestra realidad?

Teórica y jurídicamente, Venezuela es un estado de derecho y justicia social con una democracia participativa y protagónica, pero es sabido por todos que sigue actuando el estado burgués con sus secuelas de burocratismo y corruptela, aunado a la conspiración de la burguesía internacional, a través de una brutal, perversa y asesina guerra mediática y económica, y por otro lado, tenemos a un Partido Socialista Unido de Venezuela construido como maquinaria electoral y supuestamente para hacer la revolución, con una estructura vertical, impositiva, clientelar, manipuladora y de utilitarismo colectivo, casi convertido en satélite de la gobernabilidad y con un conjunto de partidos como UPV, REDES, PODEMOS, PPT, entre otros, convertidos en centros para el negociado y aprovechamiento lectoral. La perversidad de la lógica burguesa sigue siendo nuestra realidad, a través de unas amañadas, sectarias y excluyentes primarias donde el PSUV selecciona candidatos que luego impone a la colectividad dejando a los otros partidos las migajas que el cogollo considera pertinente. Todos ellos amparados por una ley electoral que abona privilegios para quien cumple con la condición de partido político, casi el único mecanismo para poder postular candidatos en el país.

¿Qué hacer?

Para avanzar, es imperativo acabar con la lógica burguesa y construir un camino electoral auténticamente democrático, participativo y protagónico que permita profundizar y consolidar la revolución y por ende, el socialismo, lo cual implica asumir como método la convocatoria de una elección abierta, sin ventajismo de ninguna naturaleza, donde participen todos los chaviztas bajo el control del poder popular, de donde surjan las y los candidatos idóneos para ser voceros y voceras de la revolución bolivariana ante el parlamento nacional. Con esta propuesta se desarrollaría la autentica unidad de todo el pueblo que de manera consciente y sin cortapisas, asumiera la selección activa de las y los mejores cuadros que llevarían la voz de la revolución a los diferentes estamentos del estado.

¡ Que el triunfalismo no nuble el futuro de libertad, independencia, democracia y socialismo!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1667 veces.



Rubén Mendoza

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas