Ideologización con vaselina

Por fin descansó El Chavo

Por fin descansó El Chavo. Ya no se burlarán ni se reirán más de él. Allá en el cielo Dios, que si ama y respeta de verdad a todos los niños del mundo, le proveerá de cama y sábanas tibias, comida caliente, y agua climatizada para bañarse y vestirse decentemente. Ya no vivirá más nunca en un barril ni lucirá tan humillantes trapos. En El Chavo se proyectan más, yo diría que a granel, los desvalores que los valores humanos. Observen con cuidado, con detenimiento, ese programa, y después hablamos. Por supuesto. Allá en el cielo, El Chavo tendrá su baño particular y privado.

Quien haya conocido una Casa de Vecindad, en México, sabe que es un conjunto de cuartuchos con una sola placita y una sola letrina. Todos sus habitantes son humildes y de escasos recursos económicos. Viven allí no porque les agrade sino porque no les queda otra alternativa. Esa Vecindad, donde un día llegó un niño llamado El Chavo, no ofrece ninguna posibilidad de desarrollarte como persona, de estudiar y hacerte profesional. Su entorno familiar, si que a su entorno tiene configuración integral de familia, no tiene ambiciones de ser alguien en la vida, de hacerse profesional, de, de algún día dejar de ser niño para convertirse en adulto y formar una familia. Es decir El Chavo durante 80 años fue un recogidito, que nunca aprobó la primaria, no curso bachillerato ni mucho menos pisó una la UNAM ni en sueños. En fin una familia estancada.

El Chavo, en si es tremendo niño, lleno de sentimientos nobles y muy talentoso. Pero su inmensa ingenuidad lo hacía lucir torpe y desadaptado. Sus más famosas frases, que el programa convirtió en muletillas estúpidas y gafas, y esa ingenuidad tan pura convertida en torpeza lo hicieron el hazmerreir de la gente durante ocho décadas.

Omar Rincón, colombiano, crítico experto en televisión, docente, periodista, escribió una semblanza de Roberto Gómez Bolaños, creador del personaje y su entorno. Veamos:

Se inventó la risa infantil con El Chavo del 8: un vecindario de lo disfuncional latinoamericano en el que una niña se burla de su padre, una madre soltera tiene amante, un niño malcriado abusa de sus amigos, un capitalista explota a los vecinos, una señora mayor se dedica al chisme, una dama llama "chusma" a los pobres, un niño vive en un barril y no entiende nada del mundo porque se toma en serio el lenguaje. Este es el "paraíso" donde aterriza el huerfanito El Chavo, luego de ser abandonado en un orfelinato, muerto de hambre y pidiendo una torta de jamón.

El doble rasero de El Chavo es el mismo de Tarzán. Un blanco que es Rey de la selva africana, con esposa blanca y un hijo catire. Que vive en la copa de un árbol para mirar a los negros desde arriba. Y que nombró como asistente a una mona (Chita) porque en toda África no había un negro capaz de ocupar ese cargo. Es decir Tarzán es un colonizador de mierda. Lo mismo que El Zorro, que en su vida real es Don Diego de La Vega, un acaudalado terrateniente dotado de un dechado de virtudes, pero que nunca le da la libertad a su esclavo, Bernardo, el fiel sordomudo. Y que me dicen de Luisa Lane, enamorada de un imposible, Superman, mientras desprecia al buenote de Jaime Olsen. Ha sido la eterna historia, metiendo con vaselina el mensaje subliminal. Ha sido lo mismo que Hollywood, la artillería cinética para "vender" a EEUU como el santico Tío Tom. O la caja mágica de la televisión sembrando falsos valores a través de las cuñas y las tóxicas teleculebras como Cosita Rica. Después los que defienden esas tácticas comunicacionales hablan de la ideologización a través de le educación. Ideologización es imponer el uso de productos innecesarios, imponer el consumo compulsivo. Ideologización es estudiar la conducta del hombre para "venderles" productos que no necesita (Marketing). Ideologización es "venderles"a las mujeres que deben implosionarse sus partes para elevar su autoestima aun a riesgo de que pierdan la vida porque sin tetas no hay paraíso.

Gringolandia tiene añales ideologizando al pueblo venezolano a través de elementos como El Zorro, Tarzán, Superman. El Chavo, etc. Es decir, ideologización con vaselina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1775 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: