El escolta II

La cueriza de Carlos Croes

            A continuación enumero varias metidas de patas por personal de seguridad  y escoltas de ex presidentes, candidatos presidenciales, presidentes, de sistemas de seguridad de EEUU y la Unión Soviética. En fin, de puros peso pesado. Son evidencias que en eso de escoltas es más bulla que la cabuya.

            El 4 de febrero de 2007, un joven burló la Seguridad del presidente Chávez y se colocó justo a sus espaldas mientras EL mandatario venezolano pronunciaba un discurso en conmemoración del 15 aniversario de la asonada que dirigió el 4 de febrero de 1992 en contra de CAP.  Chávez ni se inmutó.

En uno de sus dos mandatos, no recuerdo cual, el Presidente Pérez entregó un crédito de Corpoindustria a un demente que había logrado burlar todos los anillos de seguridad. Después, Casa Militar se percato del desaguisado, le despojó del cheque, bien “gordo”, por cierto, y le hizo preso. Tuve la oportunidad de entrevistar al enajenado, en la Policía de Puerto La Cruz, y la verdad es que aquel tipo estaba loco de a bola. CAP ardió en llamas y boto a toda la Casa Militar. Amables y pacientes lectores. ¡Imagínense el marisquerón!

 Rodolfo José Cárdenas, cuenta en su libro: La República Civil, "Cuarta República" 1958-1998 Tomo I, del cabillazo que un loco le asestó en plena terba al candidato presidencial Luis Herrera Campins: "En la noche del 17 de noviembre de 1977, al salir de un acto socialcristiano, un loco, o alguien que así lo parecía, y que dijo llamarse Pedro González, de 34 años, sin tener documentos de identidad, le asestó un cabillazo en la cabeza al candidato Herrera. Por poco lo deja fuera de combate. El herido fue curado por los médicos Alfonso Benzecri y Juan Del Corral. Aparentemente no le hizo daño interno, pero muchos amigos de Herrera pensaron que de ahí en adelante la personalidad del candidato cambió. Le batieron los sesos con ese cabillazo".

" Julia Pierson, Directora del Servicio Secreto de Estados Unidos, ofreció su renuncia, y la acepté", dijo el secretario de Seguridad Interior norteamericano, Jeh Johnson, en un comunicado, días después de la falla que permitió a un intruso saltar una valla e ingresar a la Casa Blanca. Obama, vio al tipo en el ascensor presidencial. “Viajaban” los dos, “ingrimisolos”.

En 1987 un joven de 19 años, proveniente de la Alemania occidental, cruzó la Cortina de Hierro y evadió el sistema de defensa del área soviético aterrizando su pequeña avioneta en plena Plaza Rojo de Moscú.  Otro chamo – no recuerdo el nombre -  penetró las redes del cerebro informático del Pentágono y esguañingó todos los planes de seguridad del Imperio. Al Departamento de Estado de EEUU no le quedó más remedio que incorporar al chamo a la sala situacional. No quiero pensar en las consecuencias si alguien llegase a “jaquear los sistemas de control de las torres de control de despegue y aterrizaje del aeropuerto de Atlanta.

            Que quiero decir con esto que no hay sistema de seguridad en el mundo que no pueda ser violado. Entonces porque tanto pavoneo de los escoltas venezolanos. Por qué tanta echonería si no son capaces de cuidarse ni ellos mismos y sus conductas dejan mucho que desear. Eso de apearse de las camionetotas aún rodando es pura pantallería. Un escolta con poder es más peligroso que un mono con una hojilla.

            La experiencia en seguridad de los escoltas cubanos  producto de los 50 años de asedio y bloqueo de Gringolandia  han garantizado la vida del Comandante Fidel. El caballo no le toma a un guayoyo a nadie si no es servido por su camarero de confianza y si no es  elaborado con café  de su propia alacena. Es tan arrecho el sistema de seguridad en Cuba que Chávez estuvo convaleciente muchos días en la Habana y no se filtró ninguna información – y fotos mucho menos - .A su cuarto de enfermo sólo entraban Fidel y Raúl, los médicos, enfermeras y demás venezolanos de alta confianza. La privacidad fue completa, granítica, invulnerable. Por eso Chávez, y por la calidad de los médicos, optó por tratarse en Cuba. Lo demás es habladera se paja.

            Y sí hablamos de cine. Recordemos El Padrino, cuando Vito Corleone (Richard Burton) instrumentó a través de Tom Hagen, su lugarteniente, el degüello del caballo más costoso y más querido de Jack Woltz, poderoso productor de cine,  y coloca la cabeza sangrante a un lado de la almohada de la cama del poderoso en un claro  mensaje que era muy fácil ultimarlo si no contrataba a su ahijado Johnny Fontane (Frank Sinatra). En una reunión previa  Woltz se puso cómico con el Don basado en su estrecha amistad con el director de FBI. Vale decir que para matar al caballo y llegar al dormitorio del magnate del cine     había que burlar un montón de escoltas y unas cuantas puertas eléctricas de seguridad que sólo se abrían con combinaciones numéricas electrónicas. Se cansa uno como decía el difunto Cuto.

            TINTERO

            Una soberana cueriza le propinó el Ministro de Educación Héctor Rodríguez al colega Carlos Croes este domingo en el programa Dialogo, de Televén. Rodríguez, en clara, altiva e inteligible voz y con mucha clase,  respondió preguntas raboecochinos de Croes, sobretodo cuando le preguntó que si la Revolución era enemiga de la educación privada: “Eso lo está diciendo Ud. Nunca hemos sido enemigos de la educación privada. Lo que perseguimos es hacer una educación pública de calidad. Tan de calidad que los padres no tengan necesidad de pagar por educar a sus hijos, con escuelas cómodas, con cainamitas, con la firma de convenciones colectivas, con libros gratuitos”. La verdad es que Croes como que subestimó al Ministro Rodríguez. Carlos fue por lana y salió trasquilado. Al mejor cazador se le va la liebre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8022 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social