La Esperanza de Nicmer Evans, o por más que te tongonees siempre se te ve el bojote

Como he dicho antes, son muy pocas las veces que he estado de acuerdo en algo de lo que Nicmer Evans plantea.

No sé como lo hace para hablar, siempre o casi siempre, en forma opuesta a mi propia forma de pensar y de ver las realidades; que siempre son subjetivas pues dependen del cristal con que se miren.

En su más reciente nota titulada “¿Hay esperanza?”, Evans comienza exponiendo que no tiene la mas mínima duda de que el proceso revolucionario está en crisis y sustenta su opinión en una supuesta encuesta realizada sin orden ni método (simplemente saliendo a la calle con los ojos y oídos bien abiertos) pero que infaliblemente concluye en que esos duros que estaban resteados con el proceso y con Hugo Chavez, ya no lo están pues no ven satisfechas sus más mínimas aspiraciones.

Asegura Evans que el pueblo de la calle, el del día a día “muestran gran molestia por los niveles de ineficiencia e ineficacia de las instituciones públicas, la incapacidad de contener la tan mentada “guerra económica” y el desate, después de haber solicitado una ley habilitante para luchar contra ella, de la corrupción que se refleja en lo ostentoso y vulgar de la riqueza de algunos funcionarios y ex funcionarios que en su vida, con el salario de empleado público, hubiesen soñado acumular”

Y según el erudito revolucionario lo más lamentable de todo esto y lo que el pueblo más resiente es que “a pesar de ser evidente, la sordera se multiplica, la desconexión de la dirigencia con la base revolucionario y con el pueblo se incrementa, ya que entre otras cosas se limita o restringen los espacios críticos y autocríticos”.

A qué espacios se referirá Evans ¿A las redes sociales que cada día son más amplias y ahora con wifi gratuito a nivel popular? ¿A las páginas de opinión y critica como esta? ¿A las radios comunitarias? ¿A las Asambleas de ciudadanos y ciudadanas? ¿A los Consejos Comunales?... ¿Cuáles serán los espacios que según Evans cada día el pueblo siente (según él sabe y asegura) que se han restringidos cada día más?.

Nicmer Evans es un comunicador por excelencia y sus expresiones son muchas veces difundidas por los adversarios al proceso revolucionario como un punto de vista de alguien que es representativo del aparato oficialista. Entonces ¿Por qué no usa ese poder y ese tiempo que dispone para hacer encuestas y averiguaciones y nos ahorra un tiempito a todos y habla claro? ¿Por qué no lo oímos decir “cómo es posible que el ministro tal o el funcionario tal tenga tal o cual cosa? ¿O seguimos aplicando la misma de la oposición donde un ventilador lanza vientos por igual a todos los que cargan la camisa roja?.

Después de decir que el pueblo que está en la calle con el día a día esta hastiado de “todo lo que pasa” ensalza a ese mismo pueblo en una alabanza preparada sin sazón ni salero, cual candidato en campaña, haciendo ver que ese mismo pueblo que, líneas mas arriba, estaba desilusionado es a su vez un pueblo esperanzado “a pesar de la ineficiencia e ineficacia de las instituciones públicas” y aseguras que: “la esperanza está cuando vemos a un pueblo empoderado en torno a los Consejos Comunales y Comunas productivas. La esperanza existe cuando comprobamos que el pueblo aprendió a luchar por sus derechos conquistados para que nunca más sean arrebatados, la esperanza se mantiene cuando Constitución en mano, el pueblo exige y ejerce la democracia participativa y protagónica, la contraloría social y exige transparencia”.

Nicmer Evans, no soy quien para corregir a nadie pero me gustaría pedirte más seriedad en tus apreciaciones y mas puntualidad en tus denuncias; eso que leí es una retorica política de alguien que tiene una esperanza y que la expone claramente al final de su disertación. La esperanza de que un grupo nuevo dirija la revolución y por supuesto, humildemente, tu seguramente cuentas con ofrendar tu tiempo y tu desinteresado aporte para formar ese nuevo grupo que si hará lo correcto según tu criterio.

Sería bueno que aclarara Evans a que se refiere cuando dice que la “la esperanza está en la base crítica y autocrítica que se organiza, la esperanza está en aquellos que están claros que el objetivo es mantener, desarrollar y actualizar el legado de Chávez, construir el socialismo y que Maduro termine el período constitucional”. ¿Esa es la esperanza de Nicmer Evans o es la esperanza de ese pueblo que mantiene la revolución?.
¿Está el pueblo chavista esperanzado en que Maduro termine (por fin) su periodo constitucional? ¿Para qué?

Nicmer acusa sin tapujos al gobierno de Maduro de exponer “excusas que ocultan ineficiencia y corrupción y frenan la gran potencialidad productiva de nuestro país”
Nicmer Evans expone que: “la esperanza se preserva cuando el pueblo ya no se deja engañar ni por el que le ofrece volver al pasado, ni por aquel que barnizado de rojo le dice que todo está bien sin aceptar que existen problemas que deben ser urgentemente superados. La esperanza se enciende cuando la impotencia se convierte en acción, y sobre ello cada día más se suman voluntades para exigir y asumir la revolución dentro de la revolución. Un viejo dogma político dice que el poder no se pide, se toma o se conquista, y eso implica un esfuerzo extraordinario cuando la posición no es ventajosa.

¿Hasta dónde llega la responsabilidad de quien tiene el alcance de llegar hasta ciertas masas? ¿De alguien que lanza una frase como “el poder no se pide, se toma o se conquista, y eso implica un esfuerzo extraordinario cuando la posición no es ventajosa.”?
A que se refiere Evans y a que juega cuando expone que: “Dentro de la revolución, la confusión ante la incertidumbre (¿cual confusión cual incertidumbre?) hoy se empieza a transformar en esperanza producto del reconocernos como iguales que debemos articular, no sólo para preservar el poder, sino realmente para desarrollar un proyecto propio (¿un proyecto propio de quien o quienes?), autóctono, un proyecto de sociedad que nos haga productivos (¿?), que establezca una relación social de producción distinta a la del capitalismo, que nos haga más humanos, y que valore justamente el trabajo”.

“Está por nacer una nueva etapa de la revolución-asegura Evans- (¿Qué sabe que no sepamos?), y sus nuevos liderazgos aún no son tales, pero ya están entre nosotros (¿quienes, donde?. Todo cambio genera resistencia, pero será inevitable que exista un relevo de los mandos del proceso revolucionario, la base lo exige (¿cuál es esa base a la que se refiere?), el pueblo lo exige y la revolución lo necesita, si esto no pasa, estaremos en riesgo de perder todo lo logrado.”…NOTA: paréntesis míos.

No Evans, termino mi nota diciéndote que no se en que andas ni que quieres pero ese pueblo que siguió a Chávez aun lo sigue, ese pueblo está con Nicolas Maduro y con la revolución y ya tiene un corazón: el corazón de Chávez; no necesitamos el tuyo.

Por cierto Evans hoy no pueden decir “con hambre y sin empleo con Chávez me resteo” pues el hambre se empezó a erradicar de nuestro hermoso país desde que el comandante agarró las riendas y afortunadamente se nos fue físicamente viendo a un país cada día mas gordito y en cuanto a los empleos te voy a decir cómo le dijo la Fiscal a Cala, infórmate mejor antes de hablar de un tema.

Con Chávez y maduro el pueblo está seguro.
Chávez vive y la Patria sigue




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3420 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: