¿Quién censura a Shirley Varnagy?

Confieso que no me cae bien, desde hace rato, esta catira al parecer más oxigenada que real, aunque nada de eso me conste ni venga a cuento. La razón es simple: no me merece respeto alguien que con un monótono close up resalte con tanta insistencia, cada vez que arranca un programa, su pelo rubio, la blancura de su tez y sus ojitos azules que, otra vez, vaya usted a saber si son de verdad o de vidrio. Es como si dijera, mirenme bien, soy periodista pero soy además igualita a la Barbie

Pero como me opongo radicalmente a la censura, me dispuse a ver la entrevista completa que le hizo a Mario Vargas Llosa en Globovisión; entrevista que según la distinguida catira fue censurada, razón por la cual renunció a ese canal.

En mi criterio, Varnagy es una periodista inteligentemente average, o sea, sus entrevistas no están mal, pero no hay que esperar mucho de ellas pues son bastante previsibles.

En cuanto a Vargas Llosa, baste con decir que estuvo comedido. Habló comedidamente como hombre de derecha. Argumentó modosamente desde un pensamiento de derecha. Y, en conclusión, no aportó nada nuevo ni en la forma ni en el fondo, como nos gusta decir a los críticos literarios.

¿A quien, pues, le podría haber interesado censurar una entrevista que de otro modo habría sido olvidada en menos tiempo de lo que dura una cuña de pañales desechables?

Sin dudas no al gobierno. En los días que corren, podemos escuchar toneladas porque la basura pesa- de estupideces mucho más agresivas y definitivamente peor dichas que el discurso más o menos inocuo, por repetido y gastado, de Vargas Llosa, sin que el gobierno ande por allí eliminando o recortando programitas de televisión o artículos de prensa

Por otro lado, es cierto, y me consta por experiencia propia, que algunos medios de comunicación privados que viven del Gobierno, y digo viven para resaltar la motivación monetaria, porque no necesariamente lo apoyan en lo político, suelen ser más papistas que el papa y tienen una tendencia evidente a suprimir todo lo que, en su criterio, pudiese interponerse entre ellos y el patrocinio de los entes gubernamentales. No parece ese tampoco el caso de Globovisión donde la publicidad oficial es más bien escasa.

He visto en dos ocasiones la parte de la entrevista supuestamente censurada y no encuentro motivo para una decisión semejante. Se me ocurren dos posibilidades como explicación alterna: o Globovisión aprovechó la cadena oficial que interrumpió la entrevista para cortar el programa de la Varnagy y provocar que se fuera del Canal o, distinto pero lo mismo, la rubia autoexotizada aprovechó la ocasión para armar un show y hacer lo que tenía previsto,es decir, irse de Globovisión.

No estoy, en fin, excluyendo la posibilidad de que en efecto haya habido censura. Pero si alguien decidió semejante estupidez deberá felicitarse por haberle dado alas a dos pajarracos que, al menos en esta ocasión, no habrían levantado vuelo ni con el aletear de las pestañas de Shirley sobre los ojitos azules de lo que tanto se precia



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5363 veces.



Cósimo Mandrillo


Visite el perfil de Cósimo Mandrillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Cósimo Mandrillo

Cósimo Mandrillo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a187391.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO