Las Claves del actual escenario de confrontación de clases de nuestra Venezuela

En el actual escenario de confrontación de clases en nuestra Venezuela, constato la amenaza de estancamiento del proceso revolucionario bolivariano, ante la posibilidad de ceder ante las exigencias de los estamentos del poder económico, que ha comprado; ya sea por el dinero o la extorsión, cuotas de poder político, claro está también tienen a su servicio aquellos funcionarios votados por la vía electoral, por los ciudadanos que constituyen su base social.

Cuando las expectativas de los trabajadores y trabajadoras como clase revolucionaria son defraudadas, ocurriendo con ello la desilusión, el riesgo es un comportamiento retrogrado que conlleva a apoyar la única opción aparente de peso, y esa opción es en el escenario actual la ultraderecha y sus formulas de actuación política: el fascismo y la política social asistencialista (esto a pesar de que en realidad no son una opción política).

Las conquistas sociales obtenidas se apoyan en una cultura general y afianzada de participación y de interrelación política cívico-militar, este avance es la redistribución de nuestra economía dependiente de la renta petrolera y no puede ser desmontada ni a corto, ni a mediano plazo. Sin embargo, hay un comportamiento recurrente de la administración de justicia, que favorece la impunidad y está es la vía más expedita para lograr esa desilusión en las masas de la clase trabajadora.

La propaganda de la ultraderecha venezolana y su actuación política exclusiva de utilizar el fascismo, ha contemplado desde la histórica etapa de animadversión hacia los partidos políticos, que se evidencia con fuerza sobre todo desde el año 1989, a partir del Caracazo, las siguientes claves:

1.  Evadir las responsabilidades

2.  Dispersión e improvisación

3.  Repetición de modelos y fórmulas aplicadas en otros países

4.  Desconocimiento de la cultura e identidad de la clase obrera

5. Propaganda dirigida a la clase media en base a el racismo, el clasismo, la xenofobia, la idolatría a la cultura norteamericana y el deseo de imitar el estilo de vida individualista, exclusivo, consumista, copiando ideas,, modas y conductas de la clase burguesa y de la idealización fantasiosa del estilo de vida norteamericano, validado en las series y películas norteamericanas. Es importante destacar que de esta manera se filtra hacia las capas medias de la sociedad y de la clase trabajadora en menor proporción, el pensamiento ilusorio de que son parte de esa burguesía, o de esa clase media en el caso de los asalariados. Esta falsa identidad permite que puedan apoyar esas fórmulas de terrorismo mediático y material, que sustituyen cualquier comportamiento racional en lo político.

No tener la suficiente agudeza para demostrar la amenaza de ceder en cualquier terreno a los actores abiertos y encubiertos del poder económico, fronteras adentro y fuera de Venezuela, limita el alcance de este artículo de opinión. Sin menospreciar el interés geopolítico en nuestros recursos naturales, dando relevancia también a la referencia a nivel mundial del proceso revolucionario bolivariano y chavista en la época histórica actual que conlleva a la eliminación del contrato social, actualmente en progresiva implementación en los países llamados del primer mundo, justificado y acusando de ello a la crisis económica mundial y al envejecimiento de la población económicamente activa.

Frente a este riesgo de desilusión o desmoralización es preciso caracterizar a través de la plataforma de comunicación popular, militar y del gobierno bolivariano revolucionario el comportamiento aberrado de los actores de la dramatización de la tragedia y  la comedia, que busca compensar, ahora como nunca, su desvinculación con la clase trabajadora, quedando en evidencia que sólo representan a la burguesía, y nunca a la clase media y mucho menos a los asalariados, aunque algunos de estos últimos tengan una falsa conciencia de si mismos de ser parte de esa burguesía, o en el caso de los asalariados de ser parte de la clase media.

El escenario de confrontación de clases actual requiere la profundización del  proceso revolucionario:

1.  Administrar la toma de decisiones con el componente de los consejos de trabajadores, sindicatos democráticos y legítimos, consejos comunales, movimientos sociales de base genuinos (excluyendo a las organizaciones no gubernamentales  y la iglesia-por su carácter de no beligerante-), Partido Socialista Unido de Venezuela, partidos del polo patriótico.

2.  No ceder al diálogo a puertas cerradas y a espaldas de los chavistas  bolivarianos y revolucionarios.

3.  Llamar al diálogo a los factores políticos que son progresistas, socialistas y hacen oposición por la izquierda.

4.  Negar el diálogo con actores y agrupamientos que hacen parte del terrorismo material y mediático.

5. Empoderar al poder popular y militar, consejos de trabajadores, sindicatos democráticos y legítimos, consejos comunales, comunas, movimientos sociales de base genuinos (excluyendo a las ongs y la iglesia), universidades democráticas, centro de investigaciones científicas no elitistas, centros culturales no elitistas de todos los medios de comunicación existentes.

6.  Desmercantilizar por completo la educación y la salud para evitar entre otros males el tráfico de órganos y la venta de títulos, existen muchas perversiones en la educación privada y la salud privada, acto que debe ser apoyado en una investigación científica y de derecho.

7.  Erradicar las prácticas monopólicas en el comercio y la actividad no productiva de importación que requiere por vías legales e ilegales la obtención de divisas petroleras, que luego utilizan para especular en el mercado de divisas generando desequilibrios.

8. Generar un estudio sobre el comportamiento del mercado financiero y de la banca privada revisando sus instrumentos y procedimientos que coadyuven a la nacionalización de la banca privada y ejecutar su nacionalización.

9.  No ceder en la derogación de leyes, ni artículos, ni eliminación o reducción de los controles que estas establecen, sobre todos las de orden económico.

10. Garantizar la aplicación de la constitución y las leyes, para dar justicia a las víctimas del terrorismo material y mediático, a los responsables materiales e intelectuales.

11. Ajustar los procedimientos en todas las misiones a un estudio organizativo que mejore y simplifique los procedimientos y controles, en especial en la red de distribución de alimentos aplicar este estudio organizativo, que garantice que la familia pueda acceder a los bienes y servicios, en un procedimiento expedito, que impida la aleatoria distribución de las existencias de alimentos. Agregando también en esto la administración de la toma de decisiones, del control anterior, en el sitio y posterior , con auditorias aleatorias a la red de alimentación con participación de los consejos de trabajadores, sindicatos de base democráticos, consejos comunales, comunas y movimientos sociales.

En este momento, la victoria es del pueblo y del gobierno revolucionario. Como dijo el Comandante eterno Hugo Rafael, en la Victoria:  “Gloria al Vencedor” refiriéndose a una frase del Mariscal Antonio José de Sucre, prócer independentista de Venezuela. La victoria es del pueblo, el factor vencido son los apátridas colaboracionistas, la burguesía asalariada cuyo único empleo es entregar la patria, los terroristas, el imperialismo y sus aliados, la mentira, por eso no les cabe el honor, que completa la frase de nuestro Mariscal Sucre: “Honor al vencido”.  La condición de los apátridas colaboracionistas, los terroristas y la burguesía es el excremento desde donde medran y se arrastran. Para ellos solo puede haber un destino ser aplastados por los pueblos del mundo.

Y los sectores que los apoyan ya no tienen asidero, el terrorismo no puede tener apoyo, los entreguistas de una Venezuela que quieren ocupar con un ejercito y un pueblo de paramilitares y mercenarios no tienen justificación, quienes apoyan a los terroristas les cabe el honor de los apátridas colaboracionistas y su mejor exilio es el centro del fascismo mundial, el estado fallido del sionismo israelí, jefe del gobierno de EEUU y por lo tanto de los terroristas en Venezuela.

Ahora más que nunca estamos unidos y dispuestos a dar toda nuestra capacidad, inteligencia, tiempo y recursos para profundizar la revolución socialista bolivariana en Venezuela y coadyuvar a otros pueblos en conquistar espacios  para consagrar de una vez y para siempre sus derechos políticos, económicos, culturales, sociales, humanos.

Greti Richard.

grettyrichard@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1762 veces.



Greti Richard

Educadora y Comunicadora Popular. TSU en Administración. Activista Social. Artista Plástico.


Visite el perfil de Greti Richard para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas