El papel de las operaciones psicológicas en la nueva estrategia imperial (Parte II)

Existe una conseja que dice que “EN LA GUERRA LA PRIMERA VICTIMA ES LA VERDAD”, la cual siendo cierta,  es una noción recortada de la capacidad manipuladora de la opinión pública, que en el régimen capitalista no sólo se remite al conflicto bélico, sino que está presente en los procesos electorales con la guerra sucia o en el Marketing con la propaganda que fomenta el consumismo con la venta de mercancía. En todos estos casos se trata de verdaderos escamoteos de la verdad, que inutiliza y hace triza de la libertad de prensa y el derecho a la información. En la agresión imperial el mayor esfuerzo, tanto en sus inicios como en todo el proceso, se monta como   campaña de guerra psicológica  pre- sentando la realidad y su entorno  de una manera distorsionada. Como no se trata de la guerra psicológica como  una generalización vaga del manejo de la mente y las emociones, en nuestras investigaciones hemos caracterizado la concepción, los métodos y técnicas empleadas por el imperio en este campo, más específicamente el enfoque empleado por  The Rendón Group ( ver el “Dossier sobre Operaciones Psicológicas” ), la empresa subcontratada por el pentágono que elaboró y difundió la información falsa   de  que Irak poseía armas químicas, lo cual se convirtió en términos opinático en la excusa para la invasión. Veamos un resumen apretado de los aspectos teórico-metodológicos que subyacen en el enfoque de The Rendón Group:

 1.- La OPSIC y la manipulación propagandística que le es inherente está modulada POR DISTORSIONES INFORMATIVAS (fundamentada teóricamente en premisas neo-conductistas como soporte de la  Agenda Setting, el Gatekeeper y el Newsmaking, tal como lo reseñamos en la PARTE I de esta serie),

 2.- Esto lo asume The Rendón Group, como “gestión de la percepción vía noticia”. Siendo este punto de partida lo que hace la diferencia con otros enfoques comunicacionales o de guerra psicológica. El acento se coloca en la producción y distribución de noticias intoxicadas. (Temas generadores permanente o coyunturales priorizados y jerarquizados, agenciados, a través de la OPSIC son repetidos y difundidos en profundidad por diversos medios noticiosos (agencias, radio y televisión, prensa escrita, internet) pudiendo llegar a ser creídos y defendidos por sectores desprevenidos y sin capacidad crítica, de allí su eficiencia política.

 3.- En dicho proceso se aplican métodos de fragmentación de la información, extrapolación noticiosa, generalización de casos aislados, proyección simbólica de algunos hechos, silencios y censuras en torno algunos datos de la realidad, todo lo cual impacta como fragmentación cognitiva y emocional

 4.- Las técnicas más comunes empleadas están: “efecto diagramación” combinando titulares con fotos y caricaturas que producen impacto no solo cognitivo si no también emocional, entrevistas o reportajes montados con sesgos, programas de opinión con expertos que intentan darle legitimidad a los referidos “temas generadores” o matrices de opinión.

5.- La mecánica empleada consiste en operaciones previamente montadas o en la explotación de hechos o sucesos eventuales.

6.- La planificación y ejecución está en manos de un conjunto de operadores: armadores, anclas,  legitimadores , validadores

7.- Los medios y recursos empleados, combinan radio, TV, impresos, Internet, tantos de carácter nacional como internacional.

8.- El cronograma de ejecución física sigue un patrón con algunas variaciones dependiendo del contexto geográfico o socio-cultural.

9.- Resulta obvio que las operaciones psicológicas  no se realizan sin algún referente empírico o medias verdades, ni son un fenómeno mediático aislado, sino que se enmarcan en una estrategia global que posee finalidades múltiples cuando  el imperio se propone desestabilizar o derrocar un gobierno:

* Deslegitimación del proceso, descalificando la obra del gobierno, exaltando fallas y errores.

* Utilización de los  déficits, conflictos de intereses y contradicciones internas, para reforzar matrices de opinión en varias direcciones:

--   Intentos de consolidación de una fuerza opositora en la perspectiva electoral

--   Esfuerzos en función del aislamiento internacional y justificación de una intervención militar

-- Impulso de la ingobernabilidad y caldo de cultivo para la insurgencia armada interna (guarimba, paramilitarismo, operaciones encubiertas, rebeliones parciales tanto policiales como militares):

* Agudización de las contradicciones, incentivando paros y huelgas, hasta llegar al colapso del aparato productivo.

* Impulso de marchas y movilizaciones hacia edificios emblemáticos, que permitan realizar un cerco y presionar el pronunciamiento militar.

* Justificación de la organización de operaciones con fuerzas policiales y paramilitares, en coordinación con algunas individualidades militares (activos y en retiro).

* Paralizar o inhibir el conjunto de las fuerzas militares, lo que permitiría que a través de la lucha callejera y las operaciones especiales, se controlaran algunas zonas estratégicas al interior de algunas ciudades o regiones del país.

10.- De igual forma, no es este un fenómeno espontáneo, una especie de “proceso sin sujetos”, sino todo lo contrario, opera a través de redes inter- conectadas en el plano nacional e internacional: -- operadores externos: Comunidad de inteligencia EEUU. -- Operadores internos:

* En el terreno mediático: operadores armadores, legitimadores, anclas, validadores, como ya lo reseñamos anteriormente

11.- En la coyuntura las operaciones psicológicas se desagregan en objetivos específicos y se focalizan en diversos escenarios:

 A• Generación de un contexto de máxima presión con la movilización social: marchas, tomas, trancas, paros, huelgas.

B• Crear una situación de caos y crisis total del país, que genere conflictos, hostilidades, enfrentamientos y violencia. Para ello es indispensable infiltrar personal armado en sectores sociales, laborales y comunidades; participando en acciones directas, creando disturbios, generando caos y desorden en la sociedad.

C• Fomento del calentamiento de calle y la violencia social como clima de desestabilización general que se necesita. Como no se trata de un golpe en frío o un alzamiento tradicional, se desarrolla un cronograma de acciones en espiral que conduzcan a un punto crítico o estallido final. Este abc de los escenarios, es una copia de experiencias exitosas alcanzadas  por grupos contrarrevolucionarios en la Europa del Este y en el Medio Oriente( siendo el último ejemplo el de Ucrania)donde la lucha de calle combinada con grupos de choques armados que copan edificios sedes del gobierno, plazas u otro monumento histórico, logran paralizar a las fuerzas del orden y derrocan al gobernante de turno. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2318 veces.



Carlos Lanz Rodríguez


Visite el perfil de Carlos Lanz Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a184623.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO