Y los motoplagas y un poco de gordos

Con policías y guardias así, raspacupos así y buhoneros así...

¡Qué tal, camarada! Esperanzados con la direccionalidad que al gobierno le imprime nuestro líder Maduro aunque, pareciese, que la revolución como que siempre está comenzando.
Antes de iniciar el desarrollo de los temas quiero aclarar que utilizo el término buhonero en vez de “miembro de la economía informal” -como ha adecentado nuestra revolución al respeto por todos los ciudadanos merecen- y que se refieren a personas decentes que se ganan su dinero con grandes esfuerzos y son respetuosos.

Buhonero seguirá siendo el sinvergüenza que revende alimentos y productos de primera necesidad a precios exorbitantes y, lo peor, a su propia gente de pueblo.

Y con “los motoplagas” lo mismo, ya que existen ciudadanos que se comportan de la mejor manera conduciendo, pero hay otros que son unos mojones agresivos y abusadores. Y, lo peor, los azotes que asaltan desde ese versátil y huidizo vehículo.

Bien. Conversando con jóvenes, lo que nos reconforta doblemente, por su propia esencia y nuestro regreso, y por el diálogo franco, corrosivo, capté varias cosas.

Me decía uno, y lo exigía, que a todo el que lo encuentren vendiendo harina, papel toilet, aceite, etc. a precios especulativos que no les decomisen nada sino que los metan presos un par de años.

Ah, pero entonces hay que formar mejor a los policías. Comentaba otro joven que en su familia, donde hay una dama policía, exponían que un policía con poca formación no tenía la capacidad de resolver y que era absurdo lanzar a la calle a lidiar con tantas vainas a unos policías jovencitos, 19,20 años, ya que a nadie le inspiran respeto.

Se requieren policías con presencia, buen porte y carácter o mejor disciplinados para que las personas, más los desadaptados, les paren bolas. Y/o con mecanismos de apoyo inmediato que acentúen la autoridad.

Hay policías que se comportan mal, como en muchos países. ¿Existen “Asuntos Internos” de los cuerpos policiales?

Recuerdo que mi padre, quien se fue a vivir a los 15 años a Nueva York, en 1928, contaba que para ordenar a la policía y aplicar las leyes en esa época conflictiva, importaron Policías irlandeses, unos grandulones que no comían cuento con nadie para darles un rolazo a los delincuentes. No lo estoy sugiriendo, ojo.

Eso policías, y los de tránsito, que sean más exigentes y severos con los motoplagas que se cruzan, se comen la luz, vienen en sentido contrario de donde están los polis. Circulan por las aceras, atropellan gente, etc.

Hasta algunos mototaxistas andan a millón para ir y luego agarrar el próximo cliente.
Parece que, por fin, se enseriará este fenómeno social que tiene alterada a las comunidades. Cada vez que se sabe de un atraco o un robo es de una pareja de motorizados o de uno solo, o de dos solos en cada moto, que se paran a los lados del que surte gasolina y ¡zas!

Hay un decreto del presidente Chávez de octubre de 2011, Gaceta 39.771, que norma todo lo de las motocicletas. ¿Qué pasa que no se aplican?

El que incurra en abusos motocicleteros, opinan los jóvenes, que les salga reclusión o trabajos comunitarios complejos, y nada de multicas.

Comentó uno, ingeniero metalúrgico, que visito su tierra, en un estado andino, y se encontró con un amigo que inició la carrera de las armas junto con él, en la marina y el amigo en la GN.

Él se salió y el amigo lo acaban de ascender a teniente luego de estar en una fiesta de militares y estaba en una buena casa, buen carro y entre tantos tragos, me cuenta el joven, se fue de boca y le contó que lo mandó a llamar un general y, muy a las películas, le dijo: te observo como un militar con futuro. Te vas a la alcabala tal (muy apetecida) y de lo que produzcas me das la mitad.

Todos nos quedamos asombrados ante su comentario y el final de que así no superaríamos nunca los ilícitos de contrabando, acaparamiento, etc. ¿Dónde está la inteligencia militar?
Por cierto que extraje de las noticias: “En rueda de prensa, el general de brigada Luis Alberto Morales Guerrero, comandante del Core 3, declaró que tras intensas labores de inteligencia se lograron retener las gandolas preventivamente detectando que transportaban 26 bobinas y 200 bloques de aluminio, para un total de 110 toneladas de aluminio, de prohibida exportación”, que consideramos tremenda acción militar.

Y nos preguntamos ¿Cómo logran sacar ese aluminio de donde lo producen o lo almacenan? Investigar a fondo.

Se requiere infiltrar gente de amor al proceso, chavistas de Chávez, en todos los espacios donde pueda haber trácalas.

La campaña antiraspacupos debe ser inclemente y penalizando con prisión a todo quien infrinja la Ley. Y a los que especulen (los ladrones). Que raspen los platos de aluminio luego de que les den su ración de comida.

La Ley Habilitante, pienso, debería establecer penalizaciones que vayan más allá de las multas, los cierres de negocios, etc.

Para finalizar este artículo light planteo que debe realizarse una campaña de adelgazamiento de los militares sobrepapeados (con los botones a saltar y el arruguero por los rollos de la cintura y espalda), igual los entrenadores deportivos, etc. ya que no lucen bien y son muy mal ejemplo para sus subalternos y para mostrarlos como ejemplos de cuido en sus personas.

Miren que estamos viendo una cantidad de venezolanos y venezolanas con sobrepesos. Mal alimentados.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1922 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor