Carta pública a Vanessa Davies

Quiero hacer publico que me quejado de Aporrea por no publicar mis escritos, pero pido disculpas tanto a Aporrea como a los lectores de esta formidable pagina, ya que todo se debió a una confusión, ya que mis escritos estaban sin acentos, esto realizado deliberadamente ante el temor que un servidor como YAHOO, al enviar el mensaje dañara el mismo precisamente en los acentos, lo que hubiese hecho ininteligible el mensaje. Gracias de antemano por su comprensión.

Estimada Lic. Vanessa Davies

Quiero preguntarle, ¿Cual fue el sentido de la entrevista realizada por Ud. el domingo 25-09-2005 en la noche, con tres personajes de las noticias y opinión de VTV?. Cuando Ud. les preguntó si no se podía criticar el gobierno o hacer criticas en VTV. Las respuestas de sus invitados se convirtieron en una incógnita, ya que todos, incluida Ud. empezaron a utilizar un lenguaje tangencial para referirse sin nombrarlo a la causa de esa pregunta. Me pareció muy extraño que Ud. que es reconocida por su lenguaje directo, utilizara tal tipo de diálogo. Creo que quedó absolutamente comprendido por mucha de la teleaudiencia, que había una orden para esa actitud común de entrevistador y entrevistados. Tal vez quería evitarse un nuevo "Cuidado", con el cual el Comandante Chávez aplicándolo como una hojilla corto los comentarios personales de Mario Silva y Luis Tascón.

Pero lo que termino mas que de extrañarme, de indignarme, fueron los comentarios muy enrevesados y preparados de los entrevistados que dirigen RNV y ABN respectivamente, sobre aquellos que hacen criticas, por que quieren un puesto, o por que no tienen pruebas, o por que no van a la Fiscalía (esto último no se para que serviría, sino recordemos a Danilo Anderson). Como un fantasma que envuelve el ambiente pero aunque no puede materializarse, hace sentir su presencia, el incidente con el Sr. Walter Martínez y su programa Dossier deambulaba en sus palabras. ¿Porque no se fue franco al plantear el incidente y el problema que ha generado?, tal vez porque todas las respuestas de los entrevistados se despedazan ante el prestigio, ganado con tesón, del personaje señalado. No creo que el Sr. Walter busque un puesto, creo que ir a un organismo anquilosado como la Fiscalía es una perdida de tiempo, y por ultimo, conociendo al periodista, se que debe tener pruebas de lo denunciado, ahora esas pruebas serán siempre indicios, ya que Ud. entenderá mi estimada Vanessa, ni el Sr. Walter, ni yo, ni ningún ciudadano común, somos CICPC, ni DIM, ni DISIP, etc, ni contamos con los equipos sofisticados para convertir los indicios en pruebas. Por lo tanto, pedir pruebas fehacientes de corrupción a un ciudadano común ante una denuncia de corrupción es una sandez, y generalmente es una forma de eludir la responsabilidad del estado para investigar esos indicios de hechos punibles. Todo lo que se puede ver allí, es la típica confrontación entre David y Goliat, entre el hábito estatizante de un estado todopoderoso y un individuo librado a sus limitados medios de defensa. Lastima que generalmente no haya una buena piedra con que darle en la frente.

Yo siempre he sentido un gran respeto por Ud., desde que enfrentándose a los organismos del estado que pretendían acallarla, denunció los abusos en la Tragedia de Vargas, y debió arrastrar, por decirlo de algún modo, al Sr. Presidente, a los sitios de los sucesos, para que el se convenciera que aun sus muchachos (como el llama a los militares) son capaces de cometer desmanes, como los vistos en ese tiempo. El tuvo que rendirse a la realidad, porque temo que nuestro apreciado Sr. Presidente Chávez (y lo de apreciado no es ironía, yo aprecio a nuestro líder y amo a nuestra revolución) el tiende a idealizar a su gente, y tiende a sobredimensionar sus capacidades y virtudes. Pero antes del convencimiento del Sr. Presidente, un convencimiento por otro lado, digno de una persona inteligente como El, ¿cuantas horas amargas debió pasar Ud.?, frente a la incredulidad del oficialismo, la resistencia y amenazas de los organismos implicados, y aun ante la terquedad del propio Mandatario. En primera instancia el gobierno negó todos los hechos, etiquetándolos como propaganda de los medios opositores, si no hubiese sido por su valiente intervención estos hubiesen quedado impunes (aunque temo que lo están, a pesar suyo, por la Fiscalía que tenemos).

Hoy vuelve el estado y sus medios de comunicación a cerrarse ante las denuncias de un periodista prestigioso, que aunque muchos le adjudiquen un EGO hipertrofiado, en nada desdice de su calidad profesional. Cerrado su espacio, tan anhelado por muchos TVvidentes, callada su protesta, denigrado por "buscar protagonismo" por el propio Mandatario, censurados y sancionados sus defensores, prohibido como si fuera leproso pronunciar su nombre, que hora tan aciaga para nuestro querido Walter Martínez, cuanto me hace recordar a Ud. en los días de Vargas. ¿Se esta haciendo algún bien a la revolución con censuras como esta?, o hacen mayor daño los "que se ponen una boina roja para robar" y nunca son denunciados para no manchar el proceso. ¿Entendía Ud. al Sr. Presidente cuando se negaba a creer los delitos en Vargas?, ¿Entiende Ud. al Mandatario cuando se niega a oír y por el contrario manda a callar a quien se le ocurra nombrar hechos de corrupción?. Yo de verdad no entiendo ni lo anterior, ni el silencio de todos los periodistas, excepto los que se negaron a leer el remitido del MCI y VTV, sobre este triste caso, ¿temen una reprimenda?, ¿temen perder el empleo?. De verdad estoy muy decepcionado por todo esto, la revolución no se hace con silencios cómplices, la revolución no es el asesinato de la libertad de expresar a viva voz nuestro parecer, tal como lo señala nuestra Carta Magna, la revolución no es dejar que nos consuman los gusanos de la corrupción, por temor que se nos escape una quejido que alerte al enemigo, en fin si la revolución me coarta mi libertad de buscar, trabajar y luchar por un mundo mas justo y mejor, prefiero no tener revolución alguna, porque toda supuesta revolución donde el poder ejecutor cercene la libertad del individuo para expresarse no es revolución sino fascismo.

En verdad Lic. Davies, estoy verdaderamente decepcionado que Uds., los periodistas de VTV en su gran mayoría, aunque sea por simple cuestión gremial, no le brindaran apoyo, en esta triste hora a su colega Walter Martínez, prefirieron bajar la cabeza ante el poder político de la censura. ¿Podrán mantener su cabeza erguida en los días por venir?. Si tienen dignidad, yo lo dudo, cuando uno acepta un yugo después es difícil de quitárselo. Bueno no la fastidio mas con mis palabras, no busco ofenderla, cuanto mas decirle que no olvide su coraje en Vargas, creo que este es el paradigma de su vida. Gracias por escucharme.

Atentamente

Antonio Bermúdez
antber_2002@yahoo.com
NOTA: He utilizado este espacio de Aporrea, por ser imposible hacerle llegar esta comunicación a su correo de Contragolpe


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8955 veces.



Antonio Bermúdez


Visite el perfil de Antonio Bermúdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Bermúdez

Antonio Bermúdez

Más artículos de este autor