José Sant Roz nos hizo pasar por inocentes

¨Ya yo no volveré a la pradera para incendiarla. Ya todo está calcinado, si miramos un poco atrás, con todo lo que ha hecho. Volveré a la montaña para quedarme en allí para siempre. Cumplí con un mandato.¨Jsantroz. Aporrea.28-12-2012.

Cuando culminé de leer el artículo ¨Como Perder amigos¨ de José Sant Roz, tomé el último párrafo arriba entrecomillado y entonces caí en cuenta, que lo que quiso decir nuestro estimado amigo, era hacernos caer por inocentes. Otra lectura no podría darle, conociendo su trayectoria de luchador y guerrero que nunca ha dado su brazo a torcer y mantiene una posición que revela un carácter indomable y tenaz.

Yo no me imagino a José arreando las banderas, retirándose a las montañas como Juan Félix Sánchez con su Epifanía para construir iglesias de piedra o cultivar flores. No me lo imagino en un monasterio rumiando por sus pecados y flagelándose por lo que no pudo hacer en sus tiempos de mozo. No lo imagino como planeta apagado que no genera luz. No me lo imagino amargado por no ver los logros que soñó con esta revolución.

Cuando dice, ¨Ya cumplí con un mandato¨, me surgen dos interrogantes¨¿Cuál es mandato que le dieron a nuestro guerrero?. Y ¿Quién le dijo que ya lo había cumplido?. Como decía mi querida madre: ¿Usted cree que se manda sólo?. Noooo caballero, usted no tiene derecho al retiro, como tampoco lo tiene el Comandante Chávez, ni todos los hombres y mujeres comprometidos hasta los tuétanos con esta revolución con los ideales socialistas de un mundo de amor, donde todos aporten de acuerdo a sus posibilidades y reciban de según sus necesidades.

A usted amigo Sant Roz le corresponde el papel de Juan El Bautista, descrito en los Evangelios, sus escritos deberán producir insomnios y pesadillas entre los corruptos, tránsfugas, saltadores de talanqueras, blandengues y traidores que este proceso cada día pone al descubierto. Usted no le puede dar cuartel a esos ¨sepulcros blanqueados¨ que hoy pululan en el sanedrín de la revolución. Algunas Salomes, pedirán su cabeza en una bandeja de plata y si ese es su destino deberá afrontarlo con la valentía de siempre.

Sabemos que hoy es el día de los Santos Inocentes, fecha que recuerda el degollamiento de cientos de niños por orden del Rey Herodes, tal como hoy lo hace el Primer Ministro de Israel con los niños palestinos en la Franja de Gaza. Así que, aun cuando mucha gente ha tomado esa fecha, para hacerles bromas a los amigos y vecinos a usted no le sale hacerlo y le pido revise su artículo y aclare, rectifique o niegue el último párrafo.

Aun cuando usted no me incluye y tampoco creo merecerlo, entre el grupo de amigos a los cuales usted ha admirado y aprendido de ellos, yo si lo admiro y he aprendido mucho de usted y por eso le niego el derecho a retiro.

Juanveroes64@hotmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2381 veces.



Juan Veróes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: