Opinión, Política e Historia

La seguridad pública en Venezuela i en el mundo, reflexiones i posibles soluciones (IV)

“Se ama a la humanidad en general

  para no tener que amar a los seres

                en particular”

             Albert Camus

“El simple hecho de estar vivo

implica un riesgo”

Harold MacMillan

Ω

     Estamos en una revolución porque progresamos de verdad, i lo sucedido en el siglo pasado cuando Hugo Chávez Frías llega a la presidencia de la República de Venezuela, no fue como antes, un simple cambio de gobierno, sino el inicio de una nueva era que está cambiando radicalmente los tiempos de la IV República, cuando, sometida la patria a una dictadura de partidos, simulando i pregonando ser una democracia, hundían al país. Falsa i peligrosa democracia. Cambio que muchos no entendieron i al ver no cumplidas sus apetencias de poder, en cualquier sitio privilegiado para hacer dinero, se disgustaron o defraudaron, i se inició la carrera de obstáculos con los saltos de talanqueras. No se sopesaron valores humanos i éticos, por lo que puedo decir en palabras de Albert Camus, “que todo valor no implica la rebelión, pero todo movimiento de rebelión invoca tácitamente un valor”. Todo incomprendido para muchos, porque hasta en el campo de la filosofía, constituye un problema precisar qué son los valores. I precisamente, recordando a Platón como en estos días conseguí en Internet, cuando en un correo especial interesantísimo, se puso la frase latina scire est reminisci, que quiere decir saber es recordar ; el filósofo griego pensaba que para saber tanto los hombres durante esta corta vida, era por lo que llamó reminisci, una especie  de herencia del conocimiento de vidas anteriores del alma; pero que Chomsky –este filósofo i lingüista de hoi que hasta se ocupa de la revolución bolivariana− piensa en la hipótesis de una estructura cognitiva ubicada en algún lugar del cerebro. Lo que pasa entre nosotros es que muchos políticos, profesionales universitarios, o no tienen la herencia platónica, o ese lugarcito cerebral, no existe o está atrofiado. ¡Cómo me sobran los ejemplos que no quiero nombrar!

     Pues bien, en este serio problema de la inseguridad que nos afecta i crea miedos exacerbados por la guerra mediática de la oposición, el recordar el pasado i valorarlo para no chocar dos veces con la misma piedra, a los pseudo líderes de la derecha, o de la oligarquía del dinero como la llamó en un libro, hace años, Domingo Alberto Rangel, no debemos volver la mirada al ayer. Como lo dijo Obama, solamente le importa el presente i el libro de Galeano que Chávez le regaló, seguro estoi que ni lo ha leído. Sin embargo, así como la historia es la biografía del planeta, el pasado, el nunca jamás del poeta  Antonio Machado, para los hombres es también su biografía, sobre todo ciudadana. Estamos hechos de historia. Por lo tanto no olvido las tragedias de ayer, al punto que publiqué un artículo incitando a crear el Tribunal  Maissiel que era el nombre de una joven universitaria asesinada cerca del Estadio Alejandro Borges, llamado el Olímpico, condenando hechos terribles como el de ella; i para las varias masacres, genocidios o desapariciones, que cometió la falsa democracia i nunca debemos olvidar; pedía también una especie de Tribunal Russell, como este filósofo i matemático inglés, había solicitado que se fundara, para castigar los crímenes de guerra de Vietnam. Como no era posible en lo material aplicar sanciones, era un tribunal de honor, con señalamientos o castigos morales i éticos que, quedaran consignados en la historia. Era como una alternativa al Poder Moral propuesto por el Libertador i del cual me había ocupado antes de ir a la ANC, en conferencias en la Escuela de Derecho i en la Academia de la Historia del Zulia, por lo cual propuse esa idea, en el II Congreso de Escritores de la Lengua Española, celebrado en 1981 en Caracas, en la Casa de Bello. No lo aceptaron porque alegaron que una sanción moral, no le importaba a casi nadie. Absurdo, pero fue así. I cuando finalicé el artículo en el cual me refería a la joven Maissiel, terminaba diciéndole: ¡Te quiero antorcha, pasión i luz! Naturalmente de una justicia ética.

       Luego otro caso lamentable que también comenté (todos en la IV República), i que por escribir afirmándome en la memoria i no haber conseguido en los archivos el nombre de otra bella muchacha asesinada, fue tan emotivo mi artículo que, hasta familiares fueron a mi casa a darme las gracias, por recordar  a ser tan querido; pero recientemente me conmovió mucho el asesinato de una bella muchacha de apellido Di Brino cuyo cadáver apareció en aguas del lago cerca de Isla Dorada, fue profundamente doloroso hasta para quienes no la conocimos, como ha sucedido igual i más recientemente, el caso de Karen Berendique, la hija del embajador de Chile. I así muchos otros asesinatos que impactan, aunque jamás hemos tenidos los casos que se observan en México, por ejemplo. Todos, todos tememos por la integridad física i la vida de nuestros seres queridos; son lamentables estos homicidios,  así sean por motivos probados o demostrados: pasiones, agresiones, robos, negocios sucios, etc.; pero los crímenes de gente inocente, esos hacen llorar o padecer a todos, es el reto que tienen los cuerpos de Seguridad del Estado que todavía tiene infiltrados, muchos agentes con la mente de años atrás, i la ciudadanía también es responsable. Creo honestamente que el gobierno revolucionario ha invertido muchísimo dinero, esfuerzos planificados, perfeccionamiento en lo posible de los cuerpos policiales, Guardia Nacional i hasta el mismo Ejército, con lo cual ya se tienen muchos logros, así como lo vemos en los golpes que se le dan al narcotráfico, el arreglo de las cárceles, la terapia ocupacional, el nuevo ministerio para las prisiones olvidadas i una Ministra capaz i profundamente humana que actúa con inteligencia ante esos problemas. Empero, no olvidemos que no existe una sociedad ni una Humanidad, sino sociedades i humanidades, i el fracaso en esto de todas las religiones, no solamente está comprobado, sino que a nombre del fanatismo que ellas encierran o producen delitos comunes i crímenes, como dicen las viejitas,  desde que Dios creó el mundo i posiblemente manejaba ya las partículas celestiales  que hoi calificamos de bosones. O también los factores de desestabilización aportados por el Imperio a través de la CIA i la colaboración de los vende patria, ilustres representantes de la irracionalidad más notable. Por eso, todas las soluciones que se piensen, deben tener como denominador común una profunda e inteligente educación, que ayude a formar conciencias lúcidas i humanitarias. La colaboración de psicólogos, sociólogos, filósofos i expertos en cuestiones de defensa personal, es indispensable, i los políticos tener conciencia de ser este un problema a resolver por el bien de todos, excluyendo ideologías i grupos de intereses económicos. Es anhelar la paz i la felicidad.

     Por todas estas razones, expuestas i hasta comentadas filosóficamente en estos artículos seriados, como son los factores negativos producidos por una de las tantas humanidades, intentaré asomar las posibles soluciones, una de las cuales me llevó a la Asamblea Nacional Constituyente, trabajando en las Comisiones de Administración de Justicia i la del Poder Moral Bolivariano, transformada en Poder Ciudadano.

robertojjm@hotmail.com

  (Continuará)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1667 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a146420.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO